Omita y vaya al Contenido
   Otros temas: A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W XYZ Todos los temas

Transfusión y donación de sangre

 

 
 

Cada año, cerca de cinco millones de personas que viven en los Estados Unidos reciben transfusiones sanguíneas que les salvan la vida.

Durante una transfusión, usted recibe sangre completa o partes de la sangre, tales como:

  • Glóbulos rojos: células que transportan oxígeno hacia y desde los tejidos y órganos
  • Plaquetas: células que pueden utilizarse para controlar las hemorragias
  • Plasma: parte líquida de la sangre que ayuda a la coagulación. Se puede necesitar cuando una persona tiene quemaduras graves, falla del hígado o una infección severa.

La mayoría de las transfusiones se realiza sin problemas. Algunos agentes infecciosos, como el HIV, pueden sobrevivir en la sangre e infectar a la persona que está recibiendo la transfusión. Para mantener la sangre segura, los bancos de sangre analizan la sangre donada. El riesgo de contraer un virus a raíz de una transfusión es bajo.

A veces, es posible obtener una transfusión de su propia sangre. Durante una cirugía es posible perder sangre y necesitar reemplazarla. Si usted va a tener una cirugía que puede programar por adelantado, su doctor puede preguntarle si usted desea usar su propia sangre en lugar de una donada. Si es así, será necesario que le saquen sangre una o más veces antes de la cirugía. Un banco de sangre almacenará su sangre para su uso.

NIH: Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre

 

 

 
 
Entérese Para saber más Multimedia

 

 
Investigaciones Materiales de consulta Para usted
  • Información no disponible

 

 

 

Fotografía de un técnico con probetas de sangre

Institutos Nacionales de la Salud