Omita y vaya al Contenido

Haloperidol

Advertencia:

Según las investigaciones, los adultos mayores con demencia (un trastorno cerebral que afecta la capacidad de recordar, pensar con claridad, comunicarse y realizar las actividades cotidianas, y que puede ocasionar alteraciones del estado de ánimo y la personalidad) que toman antipsicóticos (medicamentos para la enfermedad mental) como el haloperidol, tienen mayores probabilidades de morir durante el tratamiento.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) no ha autorizado el uso del haloperidol para el tratamiento de problemas de conducta en los adultos mayores con demencia. Hable con el médico que le recetó este medicamento si usted, un familiar u otro ser querido tiene demencia y está tomando haloperidol. Si desea más información, visite el sitio en Internet de la FDA: http://www.fda.gov/Drugs

¿Para cuáles condiciones o enfermedades se prescribe este medicamento?

El haloperidol se usa para tratar trastornos psicóticos (afecciones mentales que dificultan distinguir entre las cosas o las ideas que son reales y las que son irreales). El haloperidol también se usa para controlar los tics motrices (necesidad incontrolable de repetir ciertos movimientos del cuerpo) y los tics verbales (necesidad incontrolable de repetir ciertos sonidos o palabras) en adultos y niños con síndrome de Tourette (enfermedad que se caracteriza por la presencia de tics motrices o verbales). El haloperidol se usa también para tratar problemas conductuales severos, como la conducta agresiva y explosiva o la hiperactividad en niños que no pueden ser tratados con psicoterapia o con otros medicamentos. El haloperidol pertenece a un grupo de medicamentos llamados antipsicóticos convencionales. Actúa al disminuir la excitación anormal del cerebro.

¿Cómo se debe usar este medicamento?

El haloperidol se presenta en forma de tabletas y de un líquido concentrado para administrarse por vía oral. Por lo general, se toma una o dos veces al día. Tome el haloperidol más o menos a la(s) misma(s) hora(s) todos los días. Siga cuidadosamente las instrucciones de la receta y pídale a su médico o a su farmacéutico que le explique cualquier cosa que no entienda. Tome el haloperidol según lo indicado. No aumente ni disminuya la dosis, ni lo tome con más frecuencia que la indicada por su médico.

Posiblemente su médico le recete al principio una dosis baja de haloperidol y luego la aumente en forma gradual. Es posible que su médico disminuya la dosis una vez que su afección esté bajo control. No olvide decirle al médico cómo se siente durante el tratamiento con haloperidol.

El haloperidol puede ayudarle a controlar la enfermedad, pero no la curará. Siga tomando el haloperidol aunque se sienta bien. No deje de tomar el haloperidol sin consultar a su médico. Es probable que el médico opte por disminuir gradualmente la dosis. Si deja de tomar el haloperidol en forma repentina, puede tener dificultades para controlar los movimientos.

¿Qué otro uso se le da a este medicamento?

Volver al comienzo

El haloperidol se usa también para tratar la confusión y la dificultad para pensar y entender que producen ciertas enfermedades físicas o mentales graves. Consulte a su médico sobre los riesgos posibles de usar este medicamento para tratar su afección.

A veces se receta este medicamento para otros usos; pídale más información a su médico o a su farmacéutico.

¿Cuáles son las precauciones especiales que debo seguir?

Volver al comienzo

Antes de tomar haloperidol,

  • dígales a su médico y a su farmacéutico si es alérgico al haloperidol o a otros medicamentos.
  • dígales a su médico y a su farmacéutico qué medicamentos con y sin receta, vitaminas, suplementos nutricionales y productos medicinales a base de hierbas está tomando o piensa tomar. No olvide mencionar ninguno de los siguientes: amiodarona (Cordarone); anticoagulantes ('diluyentes de la sangre'); antihistamínicos; disopiramida (Norpace); dofetilida (Tikosyn); epinefrina (Epipen); eritromicina (E.E.S., E-Mycin, Erythrocin); ipratropio (Atrovent); litio (Eskalith, Lithobid); medicamentos para la ansiedad, la depresión, el síndrome de intestino irritable, la enfermedad mental, el mareo por movimiento, la enfermedad de Parkinson, las convulsiones, las úlceras o los problemas urinarios; metildopa; moxifloxacina (Avelox); medicamentos narcóticos para el dolor; pimozida (Orap); procainamida; quinidina; rifampina (Rifater, Rifadin); sedantes; sotalol (Betapace, Betapace AF); esparfloxacina (Zagam) (no se vende en los Estados Unidos); píldoras para dormir; tioridazina; y tranquilizantes. Es posible que su médico deba cambiar la dosis de sus medicamentos o vigilarle estrechamente por si presentara efectos secundarios.
  • dígale a su médico si tiene o ha tenido enfermedad de Parkinson (un trastorno del sistema nervioso que afecta la movilidad, el control de los músculos y el equilibrio). Es posible que su médico le diga que no tome haloperidol.
  • dígale a su médico si usted o alguien de su familia tiene o ha tenido el síndrome de QT largo (afección que aumenta el riesgo de aparición de irregularidades en los latidos del corazón, lo que puede causar pérdida del conocimiento o muerte súbita). Dígale también a su médico si tiene o ha tenido cáncer de seno; trastorno bipolar (enfermedad que causa episodios de depresión, episodios de manía y otros estados de ánimo anormales); citrulinemia (afección que provoca acumulación de amoníaco en la sangre); un electroencefalograma (EEG; prueba que registra la actividad eléctrica del cerebro) anormal; convulsiones; latidos del corazón irregulares; bajas concentraciones de calcio o magnesio en la sangre; dolor en el pecho; o alguna enfermedad del corazón o de la tiroides. Dígale también a su médico si alguna vez ha tenido que dejar de tomar un medicamento contra la enfermedad mental debido a efectos secundarios graves.
  • Informe a su médico si está embarazada, sobre todo si está en los últimos meses de gestación, si planea quedar embarazada o si está dando el pecho. Si queda embarazada mientras toma haloperidol, llame a su médico. El haloperidol puede provocar problemas en los recién nacidos después del nacimiento si se toma durante los últimos meses de embarazo.
  • si le van a hacer una cirugía, incluyendo una cirugía dental, dígale al médico o al dentista que está tomando haloperidol.
  • tenga presente que este medicamento puede causarle somnolencia y afectar su manera de pensar y sus movimientos. Evite conducir vehículos u operar maquinarias hasta que sepa cómo le afecta este medicamento.
  • pregúntele a su médico si puede consumir bebidas alcohólicas de manera segura durante el tratamiento con haloperidol. El alcohol puede empeorar los efectos secundarios del haloperidol.

¿Qué dieta especial debo seguir mientras tomo este medicamento?

Volver al comienzo

A menos que su médico le indique lo contrario, continúe con su dieta normal.

¿Qué tengo que hacer si me olvido de tomar una dosis?

Volver al comienzo

Si olvida tomar una dosis, tómela en cuanto se acuerde. No obstante, si ya casi es hora de la dosis siguiente, deje pasar la que olvidó y continúe con su horario de medicación normal. No tome una dosis doble para compensar la que olvidó.

¿Cuáles son los efectos secundarios que podría provocar este medicamento?

Volver al comienzo

El haloperidol puede provocar efectos secundarios. Avísele a su médico si cualquiera de estos síntomas es grave o no desaparece:

  • somnolencia

  • sequedad en la boca

  • aumento de la salivación

  • visión borrosa

  • pérdida de apetito

  • estreñimiento

  • diarrea

  • acidez estomacal

  • náuseas

  • vómitos

  • dificultad para dormirse o permanecer dormido

  • falta de expresión en el rostro

  • movimientos incontrolables de los ojos

  • movimientos extraños, lentos o incontrolables de cualquier parte del cuerpo

  • intranquilidad

  • agitación

  • nerviosismo

  • cambios de estado de ánimo

  • mareos

  • dolores de cabeza

  • aumento del tamaño o dolor de los senos

  • secreción de leche materna

  • falta de algunos períodos menstruales

  • disminución de la capacidad sexual en los hombres

  • aumento del deseo sexual

  • dificultad para orinar

Si presenta cualquiera de estos síntomas, llame a su médico de inmediato:

  • fiebre

  • rigidez muscular

  • confusión

  • latidos del corazón rápidos o irregulares

  • sudoración

  • disminución de la sed

  • contracturas musculares en el cuello

  • lengua que asoma fuera de la boca

  • sensación de tener la garganta cerrada

  • dificultad para respirar o tragar

  • pequeños movimientos ondulantes de la lengua

  • movimientos incontrolables y rítmicos de la cara, la boca o la mandíbula

  • convulsiones

  • dolor o cambios de coloración en los ojos

  • disminución de la visión, sobre todo por la noche

  • ver todo con un tinte color café

  • sarpullido

  • coloración amarillenta en la piel o los ojos

  • erección que dura por horas

El haloperidol puede provocar otros efectos secundarios. Llame a su médico si tiene algún problema inusual mientras toma este medicamento.

Si desarrolla un efecto secundario grave, usted o su doctor puede enviar un informe al programa de divulgación de efectos adversos 'MedWatch' de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por su sigla en inglés) en la página de Internet [http://www.fda.gov/Safety/MedWatch] o por teléfono al 1-800-332-1088.

¿Cómo debo almacenar o desechar este medicamento?

Volver al comienzo

Mantenga este producto en su envase original, perfectamente cerrado y fuera del alcance de los niños. Guárdelo a temperatura ambiente y en un lugar alejado del exceso de calor y humedad (nunca en el cuarto de baño). Proteja el líquido de la luz y no permita que se congele. Deseche todos los medicamentos que estén vencidos o que ya no necesite. Pregúntele a su farmacéutico cuál es la manera adecuada de desechar los medicamentos.

¿Qué debo hacer en caso de una sobredosis?

Volver al comienzo

En caso de una sobredosis, llame a la oficina local de control de envenenamiento al 1-800-222-1222. Si la víctima está inconsciente, o no respira, llame inmediatamente al 911.

Los síntomas de sobredosis son, entre otros:

  • movimientos extraños, lentos o incontrolables de cualquier parte del cuerpo

  • rigidez o debilidad muscular

  • respiración lenta

  • somnolencia

  • pérdida del conocimiento

¿Qué otra información de importancia debería saber?

Volver al comienzo

No falte a ninguna cita con su médico.

No deje que ninguna otra persona use sus medicamentos. Pregúntele a su farmacéutico cómo puede volver a surtir su receta.

Es importante que Ud. mantenga una lista escrita de todas las medicinas que Ud. está tomando, incluyendo las que recibió con receta médica y las que Ud. compró sin receta, incluyendo vitaminas y suplementos de dieta. Ud. debe tener la lista cada vez que visita su médico o cuando es admitido a un hospital. También es una información importante en casos de emergencia.

Marcas comerciales

Volver al comienzo
  • Haldol®

Este producto de marca ya no está en el mercado. Las alternativas genéricas pueden estar disponibles.

Documento revisado - 16/05/2011

Logo de ASHP American Society of Health-System Pharmacists, Inc. Cláusula de Protección

AHFS® Consumer Medication Information. © Copyright, 2014. The American Society of Health-System Pharmacists, Inc., 7272 Wisconsin Avenue, Bethesda, Maryland. Todos los derechos reservados. La duplicación de este documento para su uso comercial, deberá ser autorizada por ASHP. Traducido del inglés por DrTango.