Omita y vaya al Contenido

Licopeno


¿Qué es?

El licopeno es una sustancia química que existe en forma natural y que es la responsable del color rojo de las frutas y verduras. Es uno de los tantos pigmentos llamados carotenoides. El licopeno se encuentra en las sandias, los pomelos rosas, los albaricoques (damascos) y las guayabas. Se encuentra en cantidades especialmente elevadas en los tomates y los productos de tomates. En América del Norte, el 85% del licopeno en la dieta proviene de los productos de tomate tales como el jugo o concentrado de tomate. Una taza (240 ml) de jugo de tomate proporciona alrededor de 23 mg de licopeno. El procesar los tomates crudos usando el calor (en la elaboración de jugo de tomate, concentrado de tomate o ketchup por ejemplo), cambia el licopeno a una forma que es más fácil de usar por el cuerpo. El licopeno en los suplementos es tan fácil de usar por el cuerpo como el licopeno que se encuentra en los alimentos.

La gente toma licopeno para prevenir las enfermedades cardiacas, para el “endurecimiento de las arterias” (arterioesclerosis) y para el cáncer de próstata, de mamas, del pulmón, de la vejiga, de los ovarios, del colon y del páncreas. El licopeno también se usa para el tratamiento de la infección con el virus del papilloma humano (VPH), que produce la mayoría de los casos de cáncer uterino. Algunas personas también usan el licopeno para las cataratas y el asma.

¿Qué tan efectivo es?

Natural Medicines Comprehensive Database (La Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales) clasifica la eficacia, basada en evidencia científica, de acuerdo a la siguiente escala: Eficaz, Probablemente Eficaz, Posiblemente Eficaz, Posiblemente Ineficaz, Probablemente Ineficaz, Ineficaz, e Insuficiente Evidencia para Hacer una Determinación.

La clasificación de la eficacia para este producto es la siguiente:

Probablemente eficaz para...

  • Prevenir la deficiencia de licopeno.

Posiblemente ineficaz para...

  • Prevenir la diabetes.

Insuficiente evidencia para hacer una determinación para...

  • El cáncer de próstata. Investigaciones preliminares llevadas cabo en los hombres que sufren cambios precancerosos en la próstata muestran que el tomar 4 mg de suplementos de licopeno dos veces al día podría retardar o prevenir la progresión de estos cambios a cáncer de próstata. Los investigadores han también estudiado la dieta y los hábitos de salud de algunos hombres y han encontrado información contradictoria acerca del posible rol del licopeno para prevenir el cáncer de próstata. Algunos de estos estudios muestran que el consumo de licopeno en los alimentos, tales como el de los productos de tomates, es asociado con un menor riesgo de desarrollar cáncer de próstata. Pero otros estudios muestran que no hay ninguna relación entre la ingesta de licopeno en la dieta y el riesgo de cáncer de próstata. Sin embargo, para los hombres con historia familiar de cáncer de próstata, al aumento en la ingesta de licopeno en la dieta parece ofrecer cierta protección contra el cáncer de próstata.
  • El cáncer de mama. Muchos estudios han tratado de determinar si el consumo de más cantidad de licopeno, ya sea en la dieta o en forma de suplementos, podría ayudar a prevenir el cáncer de mamas. Pero no hay acuerdo en los resultados.
  • El cáncer de la vejiga. Los resultados obtenidos hasta el momento sugieren que tanto la cantidad de licopeno en la dieta como los niveles de licopeno en la sangre no afectan el riesgo de sufrir cáncer de la vejiga.
  • El cáncer de los ovarios. Algunas investigaciones muestran que una dieta rica en carotenoides, incluyendo licopeno, parece ayudar a prevenir el cáncer de los ovarios en las mujeres jóvenes (premenopáusicas).
  • El cáncer pancreático. Algunas investigaciones muestran que una dieta rica en licopeno, proviniendo principalmente de los tomates, parece ayudar a bajar el riesgo de desarrollar cáncer pancreático.
  • El cáncer del pulmón. Hay cierta evidencia que el obtener licopeno de los alimentos -12 mg/día o más para los hombres, y 6.5 mg/día o más para las mujeres- baja el riesgo de cáncer al pulmón en los hombres no fumadores de entre 40 a 74 años y en las mujeres no fumadoras de entre 30 a 55 años.
  • El cáncer del colon y del recto. Hasta el momento, las investigaciones muestran que no existe ninguna relación entre el consumo de licopeno en la dieta y el riesgo de desarrollar cáncer del colon o del recto.
  • Manchas blancas precancerosas en la boca (leucoplasia oral). Investigaciones clínicas en desarrollo muestran que el tomar 8 mg/día o 4 mg/día de un suplemento específico de licopeno (LycoRed, Jagconpal Pharmaceutical) mejora en forma significativa la leucoplasia oral.
  • Enfermedades cardiacas. Los resultados de los estudios son variados. Algunas investigaciones muestran que las mujeres con niveles más altos de licopeno en la sangre tienen un menor riesgo de sufrir enfermedades cardiacas. Pero otros estudios no muestran relación entre la ingesta de licopeno y el riesgo de ataque al corazón o ataque cerebral en las mujeres. En los hombres que ya tienen un bajo riesgo de enfermedades cardiacas, el aumentar la ingesta de licopeno en la dieta no parece prevenir los ataques al corazón.
  • Enfermedades de los ojos (maculopatía relacionada con la edad). Hasta el momento, parece que el consumo de licopeno en la dieta no tiene ningún efecto en el desarrollo o la prevención de la maculopatía relacionada con la edad.
  • La infección con el virus papiloma humano (VPH). Las mujeres con niveles más altos de licopeno en la sangre pueden curarse más rápido de las infecciones por VPH.
  • El “endurecimiento de las arterias” (arterioesclerosis).
  • Las cataratas.
  • Otras afecciones.
Se necesita más evidencia para poder aprobar al licopeno para estos usos.

¿Cómo funciona?

Volver al comienzo
El licopeno es un poderoso antioxidante que puede ayudar a proteger a las células para que estas no sufran daño. Por esta razón hay un gran interés en investigar el rol del licopeno, si es que juega uno, en la prevención del cáncer.

¿Hay preocupación por la seguridad de su uso?

Volver al comienzo
El licopeno es PROBABLEMENTE SEGURO cuando se toma por vía oral en cantidades apropiadas. Suplementos diarios que contienen 30 mg de licopeno se han usado sin peligro por hasta 8 semanas.

Advertencias y precauciones especiales:

Embarazo y lactancia: El licopeno es PROBABLEMENTE SEGURO cuando se toma por vía oral en las cantidades en que se encuentra en los alimentos. Sin embargo, no se tiene suficiente información sobre la seguridad del uso del licopeno durante el embarazo o la lactancia. Si está embarazada o amantando, evite el uso del licopeno en cantidades mayores de las que se encuentra en los alimentos.

Cáncer de próstata: Investigaciones en desarrollo sugieren que el licopeno podría empeorar el cáncer de próstata ya presente. Hasta que no se tenga más información, evite tomar licopeno si ha sido diagnosticado con cáncer de próstata.

¿Existen interacciones con medicamentos?

Volver al comienzo
No se sabe si este producto interactúa con algún medicamento.

Si está tomando medicamentos, converse con su proveedor de atención médica antes de empezar a tomar este producto.

¿Existen interacciones con hierbas y suplementos?

Volver al comienzo
Betacaroteno
El tomar betacaroteno junto con licopeno podría aumentar la cantidad de licopeno que es absorbida por el cuerpo.

¿Existen interacciones con alimentos?

Volver al comienzo
No se conoce ninguna interacción con alimentos.

¿Qué dosis se utiliza?

Volver al comienzo
La dosis apropiada del licopeno depende de muchos factores tales como la edad de la persona, el estado de salud y varias otras condiciones. En este momento no hay suficiente información científica para determinar un rango de dosis apropiado para el uso del licopeno. Tenga en mente que los productos naturales no son siempre necesariamente seguros y las dosis pueden ser importantes. Asegúrese de seguir las instrucciones en las etiquetas de los productos y consulte con su farmacéutico, doctor u otro proveedor de salud médica antes de usarlos.

Otros nombres

Volver al comienzo
All-Trans Lycopene, All-Trans Lycopène, Cis-Lycopène, Lycopène, Lycopenes, Lycopènes, Psi-Psi-Carotene, Psi-Psi-Carotène.

Metodología

Volver al comienzo
Para saber más sobre cómo este artículo fue escrito, refiérase a la metodología metodología (http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/druginfo/natural/methodology-sp.html) de la Base exhaustiva de datos de medicamentos naturales.

Referencias

Volver al comienzo
Para ver todas las referencias de la página de Licopeno, por favor diríjase a http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/druginfo/natural/554.html.
  1. Sesso HD, Buring JE, Zhang SM, et al. Dietary and plasma lycopene and the risk of breast cancer. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev 2005;14:1074-81.
  2. Nkondjock A, Ghadirian P, Johnson KC, Krewski D. Dietary intake of lycopene is associated with reduced pancreatic cancer risk. Canadian Cancer Registries Epidemiology Research Group. J Nutr 2005;135:592-97.
  3. Sesso HD, Buring JE, Norkus EP, Gaziano JM. Plasma lycopene, other carotenoids, and retinol and the risk of cardiovascular disease in women. Am J Clin Nutr 2004;79:47-53.
  4. Singh M, Krishanappa R, Bagewadi A, Keluskar V. Efficacy of oral lycopene in the treatment of oral leukoplakia. Oral Oncol 2004;40:591-6.
  5. Wang L, Liu S, Manson JE, et al. The consumption of lycopene and tomato-based food products is not associated with the risk of type 2 diabetes in women. J Nutr 2006;136:620-5.
  6. Mohanty NK, Saxena S, Singh UP, et al. Lycopene as a chemopreventive agent in the treatment of high-grade prostate intraepithelial neoplasia. Urol Oncol 2005;23:383-5.
  7. Kirsh VA, Mayne ST, Peters U, et al. A prospective study of lycopene and tomato product intake and risk of prostate cancer. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev 2006;15:92-8.
  8. Olmedilla B, Granado F, Southon S, et al. A European multicentre, placebo-controlled supplementation study with alpha-tocopherol, carotene-rich palm oil, lutein or lycopene: analysis of serum responses. Clin Sci (Lond) 2002;102:447-56.
  9. Cho E, Seddon JM, Rosner B, et al. Prospective study of intake of fruits, vegetables, vitamins, and carotenoids and risk of age-related maculopathy. Arch Ophthalmol 2004;122:883-92.
  10. Montonen J, Knekt P, Jarvinen R, Reunanen A. Dietary antioxidant intake and risk of type 2 diabetes. Diabetes Care 2004;27:362-6.
  1. Forbes K, Gillette K, Sehgal I. Lycopene increases urokinase receptor and fails to inhibit growth or connexin expression in a metastatically passaged prostate cancer cell line: a brief communication. Exp Biol Med (Maywood) 2003;228:967-71.
  2. Etminan M, Takkouche B, Caamano-Isorna F. The role of tomato products and lycopene in the prevention of prostate cancer: a meta-analysis of observational studies. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev 2004;13:340-5.
  3. Sedjo RL, Papenfuss MR, Craft NE, Guiliano AR. Effect of plasma micronutrients on clearance of oncogenic human papillomavirus (HPV) infection (United States). Cancer Causes Control 2003;14:319-26.
  4. Boileau TW, Liao Z, Kim S, et al. Prostate carcinogenesis in N-methyl-N-nitrosourea (NMU)-testosterone-treated rats fed tomato powder, lycopene, or energy-restricted diets. J Natl Cancer Inst 2003;95:1578-86.
  5. Gann PH, Khachik F. Tomatoes or lycopene versus prostate cancer: is evolution anti-reductionist? J Natl Cancer Inst 2003;95:1563-5.
  6. Obermuller-Jevic UC, Olano-Martin E, Corbacho AM, et al. Lycopene inhibits the growth of normal human prostate epithelial cells in vitro. J Nutr 2003;133:3356-60.
  7. Sesso HD, Liu S, Gaziano JM, Buring JE. Dietary lycopene, tomato-based food products and cardiovascular disease in women. J Nutr 2003;133:2336-41.
  8. Yeum KJ, Ahn SH, Rupp de Paiva SA, et al. Correlation between carotenoid concentrations in serum and normal breast adipose tissue of women with benign breast tumor or breast cancer. J Nutr 1998;128:1920-6.
  9. Cramer DW, Kuper H, Harlow BL, Titus-Ernstoff L. Carotenoids, antioxidants and ovarian cancer risk in pre- and postmenopausal women. Int J Cancer 94:128-34.
  10. Kim MK, Ahn SH, Lee-Kim. Relationship of serum alpha-tocopherol, carotenoids and retinol with the risk of breast cancer. Nutr Res 2001;21:797-809.
  11. Hak AE, Stampfer MJ, Campos H, et al. Plasma carotenoids and tocopherols and risk of myocardial infarction in a low-risk population of US male physicians. Circulation 2003;108:802-7.
  12. Neuman I, Nahum H, Ben-Amotz A. Reduction of exercise-induced asthma oxidative stress by lycopene, a natural antioxidant. Allergy 2000;55:1184-9.
  13. Kohlmeier L, Kark JD, Gomez-Gracia E, et al. Lycopene and myocardial infarction risk in the EURAMIC Study. Am J Epidemiol 1997;146:618-26.
  14. Arab L, Steck S. Lycopene and cardiovascular disease. Am J Clin Nutr 2000;71:1691S-5S.
  15. Norrish AE, Jackson RT, Sharpe SJ, Skeaff CM. Prostate cancer and dietary carotenoids. Am J Epidemiol 2000;151:119-23.
  16. Matlaga BR, Hall MC, Stindt D, Torti FM. Response of hormone refractory prostate cancer to lycopene. J Urol 2001;166:613.
  17. Lu QY, Hung JC, Heber D, et al. Inverse associations between plasma lycopene and other carotenoids and prostate cancer. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev 2001;10:749-56.
  18. Giovannucci E, Rimm EB, Liu Y, et al. A prospective study of tomato products, lycopene, and prostate cancer risk. J Natl Cancer Inst 2002;94:391-8.
  19. Kucuk O, Sarkar FH, Sakr W, et al. Phase II randomized clinical trial of lycopene supplementation before radical prostatectomy. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev 2001;10:861-8.
  20. Slattery ML, Benson J, Curtin K, et al. Carotenoids and colon cancer. Am J Clin Nutr 2000;71:575-82.
  21. Michaud DS, Feskanich D, Rimm EB, et al. Intake of specific carotenoids and risk of lung cancer in 2 prospective US cohorts. Am J Clin Nutr 2000;72:990-7.
  22. Giovannucci E. Tomatoes, tomato-based products, lycopene, and cancer: review of the epidemiologic literature. J Natl Cancer Inst 1999;91:317-31.
  23. Giovannucci E, Ascherio A, Rimm EB, et al. Intake of carotenoids and retinol in relation to risk of prostate cancer. J Natl Cancer Inst 1995;87:1767-76.
  24. Tzonou A, Signorello LB, Lagiou P, et al. Diet and cancer of the prostate: a case-control study in Greece. Int J Cancer 1999;80:704-8.
  25. Johnson EJ, Qin J, Krinsky NI, Russell RM. Ingestion by men of a combined dose of beta-carotene and lycopene does not affect the absorption of beta-carotene but improves that of lycopene. J Nutr 1997;127:1833-7.
  26. Rao AV, Agarwal S. Bioavailability and in vivo antioxidant properties of lycopene from tomato products and their possible role in the prevention of cancer. Nutr Cancer 1998;31:199-203.
  27. Rao AV, Agarwal S. Role of antioxidant lycopene in cancer and heart disease. J Am Coll Nutr 2000;19:563-9.
  28. USDA. NCC Carotenoid Database for U.S. Foods. 1998. Available at: http://www.nal.usda.gov/fnic/foodcomp/Data/car98/car98.html.
  29. Paetau I, Khachik F, Brown ED, et al. Chronic ingestion of lycopene-rich tomato juice or lycopene supplements significantly increases plasma concentrations of lycopene and related tomato carotenoids in humans. Am J Clin Nutr 1998;68:1187-95.
  30. Gartner C, Stahl W, Sies H. Lycopene is more bioavailable from tomato paste than from fresh tomatoes. Am J Clin Nutr 1997;66:116-22.
  31. Clinton SK, Emenhiser C, Schwartz SJ, et al. Cis-trans lycopene isomers, carotenoids, and retinol in the human prostate. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev 1996;5:823-33.
  32. Ascherio A, Rimm EB, Hernan MA, et al. Relation of consumption of vitamin E, vitamin C, and carotenoids to risk for stroke among men in the United States. Ann Intern Med 1999;130:963-70.
  33. Gann PH, Ma J, Giovannucci E, et al. Lower prostate cancer risk in men with elevated plasma lycopene levels: results of a prospective analysis. Cancer Res 1999;59:1225-30.
  34. Klipstein-Grobusch K, Launer LJ, Geleijnse JM, et al. Serum carotenoids and atherosclerosis. The Rotterdam Study. Atherosclerosis 2000;148:49-56.
Mostrar más referencias
Mostrar menos referencias
Documento revisado - 12/03/2014




Página actualizada 01 julio 2014