Omita y vaya al Contenido

Bifidobacterias


¿Qué es?

Las bifidobacterias son un grupo de bacterias que normalmente viven en los intestinos. Pueden ser cultivadas fuera del cuerpo y luego se pueden tomar por vía oral como medicina.

Las bifidobacterias se usan para muchas afecciones que afectan a los intestinos. Se usan para prevenir la diarrea en los bebés y en los niños y para la diarrea de viajero en los adultos. Algunas personas toman bifidobacterias para restaurar, en el intestino, las “bacterias buenas” que han sido muertas o eliminadas por la diarrea, la radiación, la quimioterapia, los antibióticos u otros problemas. Las bifidobacterias se usan también para tratar una enfermedad intestinal conocida como colitis ulcerosa y para una enfermedad llamada pouchitis, una complicación que a veces se presenta después de la cirugía para la colitis ulcerosa. Algunas personas usan bifidobacterias en los recién nacidos para prevenir una infección intestinal llamada enterocolitis necrotizante.

Las bifidobacterias se usan también para el tratamiento de una enfermedad de la piel en los infantes que se conoce con el nombre de eczema atópica. Se usa además para las infecciones por hongos (candidiasis), el resfrío, la gripe, para reducir los síntomas parecidos a la gripe en los niños que asisten a las guarderías, para el dolor en los senos (mastitis), la hepatitis, la intolerancia a la lactosa, las paperas, la enfermedad de Lyme y para el cáncer. Estas bacterias también se utilizan para estimular el sistema inmune y reducir el colesterol.

¿Qué tan efectivo es?

Natural Medicines Comprehensive Database (La Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales) clasifica la eficacia, basada en evidencia científica, de acuerdo a la siguiente escala: Eficaz, Probablemente Eficaz, Posiblemente Eficaz, Posiblemente Ineficaz, Probablemente Ineficaz, Ineficaz, e Insuficiente Evidencia para Hacer una Determinación.

La clasificación de la eficacia para este producto es la siguiente:

Posiblemente eficaz para...

  • La prevención de un tipo de infección, en el revestimiento del intestino, causada por bacterias (enterocolitis necrotizante), cuando se utiliza en combinación con otras bacterias llamadas Lactobacilos acidófilos.
  • La prevención de la diarrea en los niños (diarrea por rotavirus), cuando se utiliza con otras bacteria llamadas Estreptococo termófilo.
  • Prevención de la diarrea del viajero, cuando se usa con otras bacterias como el Lactobacilo acidófilo, el Lactobacilo bulgaricus o el Estreptococo termófilo.
  • El tratamiento de una enfermedad de la piel en los bebés llamada eczema atópica.
  • El síndrome del intestino irritable (SII).
  • Prevenir una complicación que puede ocurrir después de la cirugía para la colitis ulcerosa y que se llama pouchitis.
  • Reducir los efectos secundarios debido al tratamiento del Helicobacter pylori, la bacteria causante de las úlceras.
  • La colitis ulcerosa. Algunas investigaciones sugieren que el tomar un producto de combinación específico que contiene bifidobacterias, lactobacilos y estreptococos podría ayudar a controlar los síntomas y prevenir su repetición.
  • Las infecciones pulmonares. Algunas investigaciones sugieren que el tomar con leche, un producto de combinación específico que contiene Lactobacilos acidófiloa y Bifidobacterias (HOWARU Protect) con leche, podría ayudar a reducir los síntomas de la fiebre, de la tos, de la nariz que moquea y a disminuir la cantidad de antibióticos necesarios en los niños. También puede acortar el tiempo que duran los síntomas en los niños y disminuir el número de días que faltan de las guarderías.

Insuficiente evidencia para hacer una determinación para...

  • El resfriado común y la gripe (influenza).
  • La diarrea causada por antibióticos. Hasta la fecha, algunos estudios han demostrado que las bifidobacterias son eficaces para este uso, pero otros estudios no están de acuerdo.
  • Los problemas del hígado.
  • Los niveles altos de colesterol.
  • La intolerancia a la lactosa.
  • El dolor en los senos, posiblemente debido a una infección (mastitis).
  • Las paperas.
  • El cáncer.
  • Los problemas estomacales.
  • Reemplazar las bacterias beneficiosas que han sido eliminadas por la diarrea.
  • La quimioterapia.
  • La enfermedad de Lyme.
  • El estreñimiento. Algunas investigaciones preliminares muestran que el tomar un determinado producto de Bifidobacterias breve (Yakult Co.,Japan) puede disminuir el estreñimiento en los niños de 3-16 anos de edad.
  • La prevención de las infecciones después de la exposición a la radiación. Hay evidencia preliminar que indica que la Bifidobacteria longum resistente a los antibióticos, puede ayudar a mejorar la supervivencia a corto plazo en el tratamiento de la enfermedad por radiación. En combinación con antibióticos, las bifidobacterias parecen ayudar a prevenir que las bacterias peligrosas crezcan y causen una infección grave.
  • El envejecimiento.
  • Otras afecciones.
Se necesitan más pruebas para evaluar la eficacia de las bifidobacterias para estos usos.

¿Cómo funciona?

Volver al comienzo
Las bifidobacterias pertenecen a un grupo de bacterias llamadas bacterias ácido lácticas. Las bacterias ácido lácticas se encuentran en alimentos fermentados como el yogur y el queso. Las bifidobacterias se utilizan en el tratamiento con los llamados “probióticos”, lo contrario de los antibióticos. Se consideran bacterias “amistosas” y se toman para que crezcan y se multipliquen en las áreas del cuerpo donde normalmente crecerían. El cuerpo humano cuenta con una flora bacteriana normal que se encarga de realizar varios trabajos. Ellas rompen los alimentos, ayudan al cuerpo a absorber los nutrientes y evitan el sobrecrecimiento de las bacterias “malas”. Los probióticos, tales como las bifidobacterias, se utilizan normalmente en los casos en que una enfermedad se presenta o puede ocurrir debido a la muerte de la flora bacteriana normal. Por ejemplo, el tratamiento con antibióticos puede destruir las bacterias que causan las enfermedades, pero también matan las otras bacterias en el tracto gastrointestinal (GI) y en las vías urinarias. La teoría es que el tomar bifidobacterias probióticas durante el tratamiento con antibióticos puede prevenir o minimizar la muerte de las bacterias buenas e impedir el sobrecrecimiento de las bacterias malas.

¿Hay preocupación por la seguridad de su uso?

Volver al comienzo
Las bifidobacterias PROBABLEMENTE SON SEGURAS para los adultos y niños cuando se utilizan de manera apropiada. En algunas personas, el tratamiento con bifidobacterias podría producir malestares estomacales e intestinales, provocando hinchazón y gas.

Advertencias y precauciones especiales:

Embarazo y lactancia: No se tiene suficiente información sobre el uso de las bifidobacterias durante el embarazo y la lactancia. Sea precavida y evite su uso.

Debilidad del sistema inmunológico: Existe cierta preocupación de que los “probióticos” podrían crecer demasiado bien en las personas con un sistema inmunológico débil y producir infecciones. Aunque esto no ha ocurrido específicamente con las bifidobacterias, ha habido algunos casos que involucran la participación de otras especies de probióticos como el Lactobacilo. Si usted tiene un sistema inmunológico debilitado (por ejemplo, si usted tiene VIH/SIDA o está en tratamiento para el cáncer), consulte con su médico antes de usar las bifidobacterias.

¿Existen interacciones con medicamentos?

Volver al comienzo

Moderadas

Tenga cuidado con esta combinación

Antibióticos
Los antibióticos se utilizan para reducir las bacterias nocivas en el cuerpo. Los antibióticos también pueden reducir las bacterias amistosas en el cuerpo. Las bifidobacterias son un tipo de bacterias amistosas. El tomar antibióticos junto con bifidobacterias podría reducir la eficacia de las bifidobacterias. Para evitar esta interacción, tome los productos de bifidobacterias al menos dos horas antes o después de los antibióticos.

¿Existen interacciones con hierbas y suplementos?

Volver al comienzo
No se conoce ninguna interacción con hierbas y suplementos.

¿Existen interacciones con alimentos?

Volver al comienzo
No se conoce ninguna interacción con alimentos.

¿Qué dosis se utiliza?

Volver al comienzo
La concentración de los productos de bifidobacterias generalmente está indicada por el número de organismos vivos por dosis.

Las siguientes dosis han sido estudiadas en investigaciones científicas:

POR VÍA ORAL:
  • Para el síndrome del intestino irritable: Se toman mil millones de células de Bifidobacterias infantis a diario en una bebida de leche malteada.
  • Para las infecciones pulmonares en los niños: 120 ml de leche, dos veces al día, que contiene 5 mil millones de unidades formadoras de colonias tanto de Lactobacilos acidófilos como de Bifidobacterias. El producto específico se llama (HOWARU Protect, Danisco).
  • Para la pouchitis crónica: Se usa, una vez al día, una dosis de 600 mil millones de bacterias que consisten de las especies Lactobacilo, Bifidobacteria y Streptococo (VSL # 3).
  • Para el tratamiento del Helicobacter pylori: Se usa, una vez al día, una dosis de 5 mil millones de bacterias que consiste de Bifidobacterias lactis y Lactobacilos acidófilos.
  • Para el estreñimiento: Se usa, una vez al día, un determinado polvo que contiene de 1 a 100 mil millones de Bifidobacterias breve (Yakult Co., Japan).
  • Para la colitis ulcerosa:
    • Se ha usado 100 ml por día de un producto lácteo fermentado específico (Yakult Co., Japón) que contiene por lo menos 10 mil millones por dosis de las cepas vivas Bifidobacterias breve, Bifidobacterias bifidum y Lactobacilos acidófilos.
    • También se ha utilizado 3 gramos, dos veces al día, de una combinación específica de probióticos que contiene las especies de bacterias vivas liofilizadas de lactobacilos, bifidobacterias y estreptococos (VSL # 3).

Otros nombres

Volver al comienzo
B. Bifidum, B. Breve, B. Infantis, B. lactis, B. Longum, Bifido, Bifido Bacterium Longum, Bifidobactérie, Bifidobactéries, Bifidobacterium, Bifidobacterium adolescentis; Bifidobacterium animalis, Bifidobacterium bifidum; Bifidobacterium breve; Bifidobacterium infantis; Bifidobacterium lactis; Bifidobacterium longum, Bifidum, Bifidus, Bifidus Brevis, Bifidus Infantis, Bifidus Longum, Bifidobacteria Bifidus, Lactobacillus Bifidus, L. Bifidus, Probiotic, Probiotique.

Metodología

Volver al comienzo
Para saber más sobre cómo este artículo fue escrito, refiérase a la metodología metodología (http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/druginfo/natural/methodology-sp.html) de la Base exhaustiva de datos de medicamentos naturales.

Referencias

Volver al comienzo
Para ver todas las referencias de la página de Bifidobacterias, por favor diríjase a http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/druginfo/natural/891.html.
  1. Tabbers MM, Milliano I, Roseboom MG, Benninga MA. Is Bifidobacterium breve effective in the treatment of childhood constipation? Results from a pilot study. Nutr J 2011;10:19.
  2. Leyer GJ, Li S, Mubasher ME, et al. Probiotic effects on cold and influenza-like symptom incidence and duration in children. Pediatrics 2009;124:e172-e179.
  3. Miele E, Pascarella F, Giannetti E. et al. Effect of a probiotic preparation (VSL#3) on induction and maintenance of remission in children with ulcerative colitis. Am J Gastroenterol 2009;104:437-43.
  4. Kuhbacher T, Ott SJ, Helwig U, et al. Bacterial and fungal microbiota in relation to probiotic therapy (VSL#3) in pouchitis. Gut 2006;55:833-41.
  5. Bibiloni R, Fedorak RN, Tannock GW, et al. VSL#3 probiotic-mixture induces remission in patients with active ulcerative colitis. Am J Gastroenterol 2005;100:1539-46.
  6. Tursi A, Brandimarte G, Giorgetti GM, et al. Low-dose balsalazide plus a high-potency probiotic preparation is more effective than balsalazide alone or mesalazine in the treatment of acute mild-to-moderate ulcerative colitis. Med Sci Monit 2004;10:PI126-31.
  7. Kato K, Mizuno S, Umesaki Y, et al. Randomized placebo-controlled trial assessing the effect of bifidobacteria-fermented milk on active ulcerative colitis. Aliment Pharmacol Ther 2004;20:1133-41.
  8. McFarland LV. Meta-analysis of probiotics for the prevention of antibiotic associated diarrhea and the treatment of Clostridium difficile disease. Am J Gastroenterol 2006;101:812-22.
  9. O'Mahony L, McCarthy J, Kelly P, et al. Lactobacillus and bifidobacterium in irritable bowel syndrome: symptom responses and relationship to cytokine profiles. Gastroenterology 2005;128:541-51.
  10. Ishikawa H, Akedo I, Umesaki Y, et al. Randomized controlled trial of the effect of bifidobacteria-fermented milk on ulcerative colitis. J Am Coll Nutr 2003;22:56-63.
  1. Rastall RA. Bacteria in the gut: friends and foes and how to alter the balance. J Nutr 2004;134:2022S-2026S.
  2. Mimura T, Rizzello F, Helwig U, et al. Once daily high dose probiotic therapy (VSL#3) for maintaining remission in recurrent or refractory pouchitis. Gut 2004;53:108-14.
  3. Cremonini F, Di Caro S, Covino M, et al. Effect of different probiotic preparations on anti-helicobacter pylori therapy-related side effects: a parallel group, triple blind, placebo-controlled study. Am J Gastroenterol 2002;97:2744-9.
  4. Sullivan A, Barkholt L, Nord CE. Lactobacillus acidophilus, Bifidobacterium lactis and Lactobacillus F19 prevent antibiotic-associated ecological disturbances of Bacteroides fragilis in the intestine. J Antimicrob Chemother 2003;52:308-11.
  5. Kim HJ, Camilleri M, McKinzie S, et al. A randomized controlled trial of a probiotic, VSL#3, on gut transit and symptoms in diarrhoea-predominant irritable bowel syndrome. Aliment Pharmacol Ther 2003;17:895-904.
  6. Roberfroid MB. Prebiotics and probiotics: are they functional foods? Am J Clin Nutr 2000;71:1682S-7S.
  7. Gionchetti P, Rizzello F, Venturi A, et al. Oral bacteriotherapy as maintenance treatment in patients with chronic pouchitis: a double-blind, placebo-controlled trial. Gastroenterology 2000;119:305-9.
  8. Rautio M, Jousimies-Somer H, Kauma H, et al. Liver abscess due to Lactobacillus rhamnosus strain indistinguishable from L. rhamnosus strain GG. Clin Infect Dis 1999;28:1159-60.
  9. Goldin BR. Health Benefits of probiotics. Br J Nutr 1998;80:S203-7.
  10. Kalima P, Masterton RG, Roddie PH, et al. Lactobacillus rhamnosus infection in a child following bone marrow transplant. J Infect 1996;32:165-7.
  11. Saxelin M, Chuang NH, Chassy B, et al. Lactobacilli and bacteremia in southern Finland 1989-1992. Clin Infect Dis 1996;22:564-6.
  12. Lewis SJ, Freedman AR. Review article: the use of biotherapeutic agents in the prevention and treatment of gastrointestinal disease. Aliment Pharmacol Ther 1998;12:807-22.
  13. Meydani SN, Ha WK. Immunologic effects of yogurt. Am J Clin Nutr 2000;71:861-72.
  14. Isolauri E, Arvola T, Sutas Y, et al. Probiotics in the management of atopic eczema. Clin Exp Allergy 2000;30:1604-10.
  15. Korschunov VM, Smeyanov VV, Efimov BA, et al. Therapeutic use of an antibiotic-resistant Bifidobacterium preparation in men exposed to high-dose gamma-irradiation. J Med Microbiol 1996;44:70-4.
  16. Venturi A, Gionchetti P, Rizzello F, et al. Impact on the composition of the faecal flora by a new probiotic preparation: preliminary data on maintenance treatment of patients with ulcerative colitis. Aliment Pharmacol Ther 1999;13:1103-8.
  17. Phuapradit P, Varavithya W, Vathanophas K, et al. Reduction of rotavirus infection in children receiving bifidobacteria-supplemented formula. J Med Assoc Thai 1999;82:S43-S48.
  18. Hoyos AB. Reduced incidence of necrotizing enterocolitis associated with enteral administration of Lactobacillus acidophilus and Bifidobacterium infantis to neonates in an intensive care unit. Int J Infect Dis 1999;3:197-202.
  19. Pierce A. The American Pharmaceutical Association Practical Guide to Natural Medicines. New York: The Stonesong Press, 1999:19.
  20. Chen RM, Wu JJ, Lee SC, et al. Increase of intestinal Bifidobacterium and suppression of coliform bacteria with short-term yogurt ingestion. J Dairy Sci 1999:82:2308-14.
  21. Ha GY, Yang CH, Kim H, Chong Y. Case of sepsis caused by Bifidobacterium longum. J Clin Microbiol 1999;37:1227-8.
  22. Colombel JF, Cortot A, Neut C, Romond C. Yoghurt with Bifidobacterium longum reduces erythromycin-induced gastrointestinal effects. Lancet 1987;2:43.
  23. Hirayama K, Rafter J. The role of probiotic bacteria in cancer prevention. Microbes Infect 2000;2:681-6.
  24. Macfarlane GT, Cummings JH. Probiotics and prebiotics: can regulating the activities of intestinal bacteria benefit health? BMJ 1999;318:999-1003.
  25. Chiang BL, Sheih YH, Wang LH, et al. Enhancing immunity by dietary consumption of a probiotic lactic acid bacterium (Bifidobacterium lactis HN019): optimization and definition of cellular immune responses. Eur J Clin Nutr 2000;54:849-55.
  26. Lievin V, Peiffer I, Hudault S, et al. Bifidobacterium strains from resident infant human gastrointestinal microflora exert antimicrobial activity. Gut 2000;47:646-52.
  27. Arunachalam K, Gill HS, Chandra RK. Enhancement of natural immune function by dietary consumption of Bifidobacterium lactis (HN019). Eur J Clin Nutr 2000;54:263-7.
  28. Bouhnik Y, Pochart P, Marteau P, et al. Fecal recovery in humans of viable bifidobacterium ingested in fermented milk. Gastroenterology 1992;102:875-8.
  29. Saavedra JM, et al. Feeding of bifidobacterium bifidum and streptococcus thermophilus to infants in hospital for prevention of diarrhea and shedding of rotavirus. Lancet 1994;344:1046-9.
  30. Scarpignato C, Rampal P. Prevention and treatment of traveler's diarrhea: A clinical pharmacological approach. Chemotherapy 1995;41:48-81.
  31. Elmer GW, Surawicz CM, McFarland LV. Biotherapeutic Agents, A neglected modality for the treatment and prevention of selected intestinal and vaginal infections. JAMA 1996;275:870-5.
Mostrar más referencias
Mostrar menos referencias
Documento revisado - 26/12/2012




Página actualizada 12 marzo 2014