Omita y vaya al Contenido

Boro


¿Qué es?

El boro es un mineral que se encuentra en los alimentos y en el medio ambiente. La gente toma suplementos de boro como medicina.

El boro se usa para la formación de huesos fuertes, para el tratamiento de la osteoartritis, como una ayuda para la formación de músculos y para aumentar los niveles de testosterona y para mejorar las habilidades de pensamiento y la coordinación muscular.

Las mujeres a veces usan cápsulas que contienen ácido bórico, la forma más común de boro, en el interior de la vagina para tratar las infecciones por levaduras.

La gente también aplica ácido bórico a la piel como un astringente o para prevenir una infección. También se utiliza como lavado de ojos.

Entre los años 1870 y 1920 y durante la Primera y Segunda Guerra Mundial el boro fue utilizado para preservar los alimentos.

¿Qué tan efectivo es?

Natural Medicines Comprehensive Database (La Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales) clasifica la eficacia, basada en evidencia científica, de acuerdo a la siguiente escala: Eficaz, Probablemente Eficaz, Posiblemente Eficaz, Posiblemente Ineficaz, Probablemente Ineficaz, Ineficaz, e Insuficiente Evidencia para Hacer una Determinación.

La clasificación de la eficacia para este producto es la siguiente:

Probablemente eficaz para...

  • La prevención de la deficiencia de boro.

Posiblemente eficaz para...

  • Las infecciones vaginales. Algunas investigaciones muestran que el ácido bórico, utilizado en el interior de la vagina, puede tratar con éxito las infecciones por hongos (candidiasis), incluyendo las infecciones que no parecen resolverse con otros tratamientos. Sin embargo, hay dudas sobre la calidad de estas investigaciones.

Posiblemente ineficaz para...

  • Mejorar el rendimiento atlético.

Insuficiente evidencia para hacer una determinación para...

  • La osteoartritis. Las investigaciones en desarrollo sugieren que el boro puede ser útil para disminuir los síntomas de la osteoartritis.
  • Mejorar el pensamiento y la coordinación en las personas mayores. Hay algunas pruebas que indican que el tomar boro por vía oral podría mejorar la función cognitiva y la capacidad para coordinar los movimientos de los músculos pequeños (motricidad fina) en las personas mayores.
  • La pérdida de hueso (osteoporosis).
  • Aumentar la testosterona.
  • Otras afecciones.
Se necesitan más pruebas para poder evaluar la eficacia de boro para estos usos.

¿Cómo funciona?

Volver al comienzo
El boro parece afectar la forma en que el cuerpo maneja otros minerales como el magnesio y el fósforo. También parece aumentar los niveles de estrógeno en las mujeres mayores (post-menopáusicas) y en los hombres sanos. Se piensa que el estrógeno es útil para mantener los huesos sanos y una función mental saludable. El ácido bórico, una forma común de boro, puede matar las levaduras que producen las infecciones vaginales.

¿Hay preocupación por la seguridad de su uso?

Volver al comienzo
El boro PROBABLEMENTE ES SEGURO para los niños y adultos cuando se utiliza en dosis inferiores al Nivel Máximo de Ingesta Tolerable (UL) (ver sección de dosificación más abajo). Existe cierta preocupación de que las dosis mayores de 20 mg por día, la UL para los adultos, podría dañar la capacidad de un hombre para engendrar un niño.

Grandes cantidades de boro pueden causar intoxicación. Los signos de envenenamiento incluyen inflamación y descamación de la piel, irritabilidad, temblores, convulsiones, debilidad, dolores de cabeza, depresión, diarrea, vómitos y otros síntomas.

El ácido bórico, una forma común de boro, PROBABLEMENTE ES SEGURO cuando se utiliza por vía vaginal por hasta seis meses. Puede causar una sensación de ardor vaginal.

Advertencias y precauciones especiales:

Embarazo y lactancia: El boro es seguro para las mujeres embarazadas y amamantando de 19-50 años de edad cuando lo utilizan en dosis menores de 20 mg por día. Las mujeres embarazadas y amamantando de 14 a 18 años no deben tomar más de 17 mg por día. Cantidades más altas pueden ser dañinas.

El ácido bórico sin embargo, no debe ser utilizado por las mujeres embarazadas ya que ha estado vinculado con defectos de nacimiento. El uso intravaginal de ácido bórico, durante los primeros 4 meses de embarazo, ha estado asociado con 2,7 a 2,8 veces más riesgo de producir defectos de nacimiento.

Afecciones sensibles a las hormonas, tales como el cáncer de mama, el cáncer uterino, el cáncer de ovario, endometriosis o fibroides uterinos: El boro puede actuar como el estrógeno. Si usted tiene cualquier afección que podría empeorar por la exposición a estrógenos, evite el uso de suplementos de boro o el consumo de altas cantidades de boro en los alimentos.

Enfermedad renal o problemas con la función renal: No tome suplementos de boro si tiene problemas de riñón. Los riñones tienen que trabajar más para poder eliminar el boro.

¿Existen interacciones con medicamentos?

Volver al comienzo

Moderadas

Tenga cuidado con esta combinación

Estrógenos
El boro puede aumentar los niveles de estrógeno en el cuerpo. El tomar boro junto con estrógenos podría producir niveles demasiado altos de estrógeno en el cuerpo.

¿Existen interacciones con hierbas y suplementos?

Volver al comienzo
Fósforo
En algunas personas, los suplementos de boro podrían reducir los niveles de fósforo en la sangre.

Magnesio
Los suplementos de boro pueden reducir la cantidad de magnesio que se elimina en la orina. Esto puede llevar a niveles de magnesio en la sangre más altos que los de costumbre. Entre las mujeres mayores, esto parece ocurrir con más frecuencia en las mujeres que no obtienen suficiente magnesio en su dieta. Entre las mujeres más jóvenes, el efecto parece ser mayor en las mujeres que hacen menos ejercicio. Nadie sabe cual es la importancia de este hallazgo para la salud, o si esto ocurre en los hombres.

¿Existen interacciones con alimentos?

Volver al comienzo
No se conoce ninguna interacción con alimentos.

¿Qué dosis se utiliza?

Volver al comienzo
Las siguientes dosis se han estudiado en investigaciones científicas:

POR VÍA ORAL:
  • No hay cantidad de Ingesta Diaria Recomendada (RDA) para el boro, ya que no se ha determinado cual es su específico rol biológico. Las personas consumen diferentes cantidades de boro dependiendo de sus dietas. Las dietas que se consideran altas en boro proporcionan aproximadamente 3,25 mg de boro por 2000 kcal por día. Las dietas que se consideran bajas en boro proporcionan 0,25 mg de boro por 2000 kcal por día.
  • El Nivel Máximo de Ingesta Tolerable (UL), la dosis máxima con la que no se esperan efectos dañinos es de 20 mg por día para los adultos y para las mujeres embarazadas o amamantando mayores de 19 años de edad. Para los adolescentes de 14 a 18 años de edad y para las mujeres embarazadas o amamantando de 14 a 18 años de edad, la UL es de 17 mg por día. Para los niños de 9 a 13 años de edad, la UL es de 11 mg por día; para los niños de 4 a 8 años, 6 mg por día y para los niños de 1 a 3 años, 3 mg por día. No se ha establecido una UL para los infantes.
POR VÍA VAGINAL:
  • Para las infecciones vaginales: 600 mg de ácido bórico en polvo, una o dos veces al día.
  • Para la prevención de las infecciones recurrentes por Candida (levadura): 600 mg dos veces por semana.

Otros nombres

Volver al comienzo
Acide Borique, Anhydride Borique, Atomic number 5, B (chemical symbol), B (symbole chimique), Borate, Borate de Sodium, Borates, Bore, Boric Acid, Boric Anhydride, Boric Tartrate, Numéro Atomique 5, Sodium Borate.

Metodología

Volver al comienzo
Para saber más sobre cómo este artículo fue escrito, refiérase a la metodología metodología (http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/druginfo/natural/methodology-sp.html) de la Base exhaustiva de datos de medicamentos naturales.

Referencias

Volver al comienzo
Para ver todas las referencias de la página de Boro, por favor diríjase a http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/druginfo/natural/894.html.
  1. Heindel JJ, Price CJ, Field EA, et al. Developmental toxicity of boric acid in mice and rats. Fundam Appl Toxicol 1992;18:266-77.
  2. Acs N, Banhidy F, Puho E, Czeizel AE. Teratogenic effects of vaginal boric acid treatment during pregnancy. Int J Gynaecol Obstet 2006;93:55-6.
  3. Di Renzo F, Cappelletti G, Broccia ML, et al. Boric acid inhibits embryonic histone deacetylases: a suggested mechanism to explain boric acid-related teratogenicity. Appl Pharmacol 2007;220:178-85.
  4. Bleys J, Navas-Acien A, Guallar E. Serum selenium and diabetes in U.S. adults. Diabetes Care 2007;30:829-34.
  5. Sobel JD, Chaim W. Treatment of Torulopsis glabrata vaginitis: retrospective review of boric acid therapy. Clin Infect Dis 1997;24:649-52.
  6. Makela P, Leaman D, Sobel JD. Vulvovaginal trichosporonosis. Infect Dis Obstet Gynecol 2003;11:131-3.
  7. Rein MF. Current therapy of vulvovaginitis. Sex Transm Dis 1981;8:316-20.
  8. Jovanovic R, Congema E, Nguyen HT. Antifungal agents vs. boric acid for treating chronic mycotic vulvovaginitis. J Reprod Med 1991;36:593-7.
  9. Ringdahl EN. Treatment of recurrent vulvovaginal candidiasis. Am Fam Physician 2000;61:3306-12, 3317.
  10. Guaschino S, De Seta F, Sartore A, et al. Efficacy of maintenance therapy with topical boric acid in comparison with oral itraconazole in the treatment of recurrent vulvovaginal candidiasis. Am J Obstet Gynecol 2001;184:598-602.
  1. Singh S, Sobel JD, Bhargava P, et al. Vaginitis due to Candida krusei: epidemiology, clinical aspects, and therapy. Clin Infect Dis 2002;35:1066-70.
  2. Van Kessel K, Assefi N, Marrazzo J, Eckert L. Common complementary and alternative therapies for yeast vaginitis and bacterial vaginosis: a systematic review. Obstet Gynecol Surv 2003;58:351-8.
  3. Swate TE, Weed JC. Boric acid treatment of vulvovaginal candidiasis. Obstet Gynecol 1974;43:893-5.
  4. Sobel JD, Chaim W, Nagappan V, Leaman D. Treatment of vaginitis caused by Candida glabrata: use of topical boric acid and flucytosine. Am J Obstet Gynecol 2003;189:1297-300.
  5. Van Slyke KK, Michel VP, Rein MF. Treatment of vulvovaginal candidiasis with boric acid powder. Am J Obstet Gynecol 1981;141:145-8.
  6. Thai L, Hart LL. Boric acid vaginal suppositories. Ann Pharmacother 1993;27:1355-7.
  7. Nielsen FH, Hunt CD, Mullen LM, Hunt JR. Effect of dietary boron on mineral, estrogen, and testosterone metabolism in postmenopausal women. FASEB J 1987;1:394-7.
  8. Nielsen FH. Biochemical and physiologic consequences of boron deprivation in humans. Environ Health Perspect 1994;102:59-63.
  9. Food and Nutrition Board, Institute of Medicine. Dietary Reference Intakes for Vitamin A, Vitamin K, Arsenic, Boron, Chromium, Copper, Iodine, Iron, Manganese, Molybdenum, Nickel, Silicon, Vanadium, and Zinc. Washington, DC: National Academy Press, 2002. Available at: www.nap.edu/books/0309072794/html/.
  10. Shils M, Olson A, Shike M. Modern Nutrition in Health and Disease. 8th ed. Philadelphia, PA: Lea and Febiger, 1994.
  11. Green NR, Ferrando AA. Plasma boron and the effects of boron supplementation in males. Environ Health Perspect 1994;102:73-7.
  12. Penland JG. Dietary boron, brain function, and cognitive performance. Environ Health Perspect 1994;102:65-72.
  13. Meacham SL, Taper LJ, Volpe SL. Effects of boron supplementation on bone mineral density and dietary, blood, and urinary calcium, phosphorus, magnesium, and boron in female athletes. Environ Health Perspect 1994;102(Suppl 7):79-82.
  14. Newnham RE. Essentiality of boron for healthy bones and joints. Environ Health Perspect 1994;102:83-5.
  15. Meacham SL, Taper LJ, Volpe SL. Effect of boron supplementation on blood and urinary calcium, magnesium, and phosphorus, and urinary boron in athletic and sedentary women. Am J Clin Nutr 1995;61:341-5.
  16. Usuda K, Kono K, Iguchi K, et al. Hemodialysis effect on serum boron level in the patients with long term hemodialysis. Sci Total Environ 1996;191:283-90.
  17. Naghii MR, Samman S. The effect of boron supplementation on its urinary excretion and selected cardiovascular risk factors in healthy male subjects. Biol Trace Elem Res 1997;56:273-86.
  18. Ellenhorn MJ, et al. Ellenhorn's Medical Toxicology: Diagnoses and Treatment of Human Poisoning. 2nd ed. Baltimore, MD: Williams & Wilkins, 1997.
Mostrar más referencias
Mostrar menos referencias
Documento revisado - 11/06/2013




Página actualizada 12 marzo 2014