Omita y vaya al Contenido

Hierro


¿Qué es?

El hierro es un mineral. La mayor parte del hierro en el organismo se encuentra en la hemoglobina de los glóbulos rojos y en la mioglobina de las células musculares. El hierro es necesario para el transporte del oxígeno y del dióxido de carbono. También tiene otras funciones importantes en el cuerpo.

La gente toma suplementos de hierro para prevenir y tratar los bajos niveles de hierro (deficiencia de hierro) y la consiguiente anemia por deficiencia de hierro. En las personas con anemia por deficiencia de hierro, los glóbulos rojos no pueden transportar suficiente oxígeno al cuerpo, porque no tienen suficiente hierro. Las personas con este trastorno a menudo se sienten muy cansadas.

El hierro se usa también para mejorar el rendimiento atlético y para tratar el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) y las aftas. Algunas personas también utilizan hierro para la enfermedad de Crohn, la depresión, la fatiga, y la incapacidad para quedar embarazada.

A veces las mujeres toman suplementos de hierro para compensar la pérdida de hierro cuando tienen períodos menstruales con mucha pérdida de sangre. También utilizan alimentos ricos en hierro, como la carne de cerdo, jamón, pollo, pescado, frijoles, y en especial la carne de vacuno, de cordero y el hígado.

¿Qué tan efectivo es?

Natural Medicines Comprehensive Database (La Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales) clasifica la eficacia, basada en evidencia científica, de acuerdo a la siguiente escala: Eficaz, Probablemente Eficaz, Posiblemente Eficaz, Posiblemente Ineficaz, Probablemente Ineficaz, Ineficaz, e Insuficiente Evidencia para Hacer una Determinación.

La clasificación de la eficacia para este producto es la siguiente:

Eficaz para...

  • La anemia causada por una enfermedad crónica. Muchas enfermedades tales como el cáncer, los problemas renales o los problemas cardiacos pueden producir anemia. El tomar hierro junto con otros medicamentos tales como la epoetina alfa (eritropoyetina, EPO, Epogen, Procrit) puede ayudar a aumentar la formación de glóbulos rojos y revertir la anemia en las personas con problemas renales o que están bajo tratamiento para el cáncer con quimioterapia.
  • Deficiencia de hierro. El tomar suplementos de hierro es eficaz para el tratamiento y la prevención de anemia por deficiencia de hierro.

Posiblemente eficaz para...

  • Los problemas de aprendizaje. El tomar hierro podría mejorar el pensamiento, aprendizaje y la memoria en los niños con niveles bajos de hierro.
  • La tos producida por los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECA). Los medicamentos que se utilizan para la presión arterial alta y que se llaman inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECA) a veces pueden producir tos como un efecto secundario. Estos medicamentos incluyen captoprila (Capoten), enalaprila (Vasotec), lisinoprila (Prinivil, Zestril) y muchos otros.
  • La insuficiencia cardiaca. Hasta cerca de un 20% de las personas que tienen insuficiencia cardiaca tienen también bajos niveles de hierro en la sangre. Algunas investigaciones muestran que el dar hierro por vía intravenosa puede mejorar algunos síntomas de insuficiencia cardiaca. Pero todavía no se sabe si el tomar un suplemento de hierro por vía oral ayudaría.

Insuficiente evidencia para hacer una determinación para...

  • El trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH). La investigación en desarrollo muestra que el tomar sulfato de hierro (un compuesto químico que contiene hierro), mejora algunas de los problemas del trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) en los niños con deficiencia de hierro después de 1-3 meses de tratamiento.
  • La fatiga. Hay evidencia que demuestra que los suplementos de hierro podrían mejorar la fatiga inexplicada en las mujeres no anémicas.
  • Mejorar el rendimiento deportivo.
  • Las aftas.
  • Una enfermedad del tracto digestivo llamada enfermedad de Crohn.
  • La depresión.
  • La infertilidad femenina.
  • Un abundante sangrado menstrual.
  • El síndrome de las piernas inquietas.
  • Otras afecciones.
Se necesita más evidencia para poder evaluar al hierro para estos usos.

¿Cómo funciona?

Volver al comienzo
El hierro ayuda a los glóbulos rojos a transportar el oxígeno desde los pulmones a las células de todo el cuerpo. Una vez que el oxígeno es entregado, el hierro ayuda entonces a los glóbulos rojos a llevar los desechos de dióxido de carbono a los pulmones para su espiración. El hierro también juega un papel en muchas reacciones químicas importantes en el cuerpo.

¿Hay preocupación por la seguridad de su uso?

Volver al comienzo
El hierro PROBABLEMENTE ES SEGURO para la mayoría de la gente cuando se utiliza adecuadamente. Sin embargo, puede causar efectos secundarios como malestar y dolor estomacal, estreñimiento o diarrea, náuseas y vómitos. El tomar los suplementos de hierro con comida parece disminuir algunos de estos efectos secundarios. Pero la comida puede disminuir la absorción del hierro. Si es posible, el hierro debería tomarse con el estomago vacío. Pero si produce muchos efectos secundarios, se puede tomar con comida. Evite tomarlo con alimentos que contienen productos lácteos, con café, té o cereales.

Entre los muchos tipos de productos de hierro están el sulfato ferroso, el gluconato ferroso, el fumarato ferroso y otros. Algunos productos, tales como aquellos que contiene un complejo polisacárido de hierro (Niferex-150, etc.) afirman que producen menos efectos secundarios que los otros. Pero no hay pruebas confiables que apoyen esta afirmación.

Algunos productos de cubierta entérica o de liberación sostenida podrían disminuir las nauseas en algunas personas; sin embargo, la absorción de estos productos por el cuerpo es menor.

Los suplementos de hierro líquidos pueden manchar los dientes.

Las dosis altas de hierro NO SON SEGURAS, especialmente para los niños. El hierro es la causa más común de muerte por envenenamiento en los niños. Dosis tan bajas como 60 mg/kg pueden ser fatales. La intoxicación con hierro puede causar muchos problemas graves, incluyendo problemas estomacales e intestinales, insuficiencia hepática, una presión arterial peligrosamente baja y muerte. Si usted sospecha que un adulto o un niño ha tomado más de la cantidad recomendada de hierro, llame de inmediato a su profesional de la salud o al centro de control de envenenamiento más cercano.

Existe cierta preocupación de que el alto consumo de hierro podría aumentar la probabilidad de desarrollar enfermedades cardiacas. Algunos estudios muestran que las personas con alta ingesta de hierro, especialmente a partir de fuentes de alimentos como la carne roja, son más propensas a tener enfermedades del corazón. Esto puede ser especialmente cierto para las personas con diabetes de tipo 2. Pero esto es controversial. Otros estudios no demuestran que el hierro aumenta el riesgo de enfermedades del corazón. Es demasiado pronto para saber con certeza si el hierro aumenta el riesgo de enfermedades del corazón.

Advertencias y precauciones especiales:

Embarazo y lactancia: El hierro ES PROBABLEMENTE SEGURO para las mujeres embarazadas y lactantes - que tienen suficiente hierro almacenado en el cuerpo - cuando se usa en dosis por debajo del nivel máximo de ingesta tolerable (UL) que es de 45 mg por día de hierro elemental. La UL es el más alto nivel de ingesta con la que no se esperan efectos secundarios perjudiciales. Sin embargo, el hierro PROBABLEMENTE NO ES SEGURO cuando se toma por vía oral en dosis altas. Si usted no tiene deficiencia de hierro, no tome más de 45 mg por día de hierro elemental. Las dosis más altas con frecuencia causan efectos secundarios estomacales e intestinales tales como náuseas y vómitos. Los niveles altos de hemoglobina en el momento del parto se asocian con malos resultados del embarazo. La hemoglobina es la molécula en los glóbulos rojos que contiene hierro.

Diabetes: Existe la preocupación de que una dieta rica en hierro podría aumentar el riesgo de enfermedades cardiacas en las mujeres con diabetes de tipo 2, aunque esto no ha sido probado. Si usted tiene diabetes, hable de su ingesta de hierro con su proveedor de atención médica.

Úlceras estomacales o intestinales: El hierro podría causar irritación y empeorar estas condiciones. Utilice el hierro con cuidado.

La inflamación intestinal, como la colitis ulcerosa o la enfermedad de Crohn: El hierro podría causar irritación y empeorar estas condiciones. Uso el hierro con cuidado.

Enfermedades que afectan la hemoglobina, como es la talasemia: El tomar hierro puede causar sobrecarga de hierro en las personas con estas enfermedades. Si usted tiene una enfermedad que afecta la hemoglobina, no tome hierro a menos que se lo indique su médico.

Los bebés prematuros: El dar hierro a los infantes prematuros con bajos niveles de vitamina E, puede provocar graves problemas. La deficiencia de vitamina E debe ser corregida antes de administrar hierro. Hable con su proveedor de atención médica antes de dar hierro a un bebé prematuro.

¿Existen interacciones con medicamentos?

Volver al comienzo

Moderadas

Tenga cuidado con esta combinación

Antibióticos (Antibióticos de quinolonas)
El hierro podría disminuir la cantidad de antibióticos que el cuerpo absorbe. El tomar hierro junto con algunos antibióticos puede disminuir la eficacia de algunos antibióticos. Para evitar esta interacción tome el hierro dos horas antes o dos horas después de tomar los antibióticos.

Algunos de estos antibióticos que pueden interactuar con el hierro incluyen ciprofloxacina (Cipro), enoxacina (Penetrex), norfloxacina (Chibroxin, Noroxin), esparfloxacina (Zagam), trovafloxacina (Trovan), y grepafloxacina (Raxar).

Antibióticos (Tetraciclina)
El hierro se puede unir a los antibióticos de tetraciclina en el estómago y disminuir la cantidad de antibióticos de tetraciclina que el cuerpo puede absorber. El tomar hierro junto con tetraciclinas podría disminuir la eficacia de los antibióticos de tetraciclina. Para evitar esta interacción tome el hierro dos horas antes o cuatro horas después de tomar las tetraciclinas.

Algunos antibióticos de tetraciclina son demeclociclina (Declomycin), minociclina (Minocin) y tetraciclina (Achromycin).

Bifosfonatos
El hierro puede disminuir la cantidad de bifosfonato que el cuerpo absorbe. El tomar hierro junto con bifosfonato puede disminuir la eficacia de los bifosfonatos. Para evitar esta interacción tome los bifosfonatos al menos dos horas antes de tomar el hierro o más tarde en el día.

Algunos bifosfonatos incluyen alendronato (Fosamax), etidronato (Didronel), risedronato (Actonel), tiludronato (Skelid) y otros.

El micofenolato mofetilo (CellCept)
El hierro podría disminuir la cantidad de micofenolato mofetilo (CellCept) que el cuerpo absorbe. El tomar hierro junto con micofenolato mofetilo (CellCept) podría disminuir la eficacia del micofenolato mofetilo (CellCept). Para evitar esta interacción tome el hierro por lo menos dos horas después de tomar el micofenolato mofetilo (CellCept).

Levodopa
El hierro podría disminuir la cantidad de levodopa que el cuerpo absorbe. El tomar hierro junto con levodopa podría disminuir la eficacia de la levodopa. No tome hierro y levodopa al mismo tiempo.

Levotiroxina
La levotiroxina se usa cuando el funcionamiento de la tiroides es bajo. El hierro puede disminuir la cantidad de levotiroxina que el cuerpo absorbe. El tomar hierro junto con levotiroxina podría disminuir la eficacia de la levotiroxina.

Algunas marcas que contienen levotiroxina incluyen Armour Thyroid, Eltroxin, Estre, Euthyrox, Levo-T, Levothroid, Levoxyl, Synthroid, Unithroid, y otros.

Metildopa (Aldomet)
El hierro puede disminuir la cantidad de metildopa (Aldomet) el cuerpo absorbe. El tomar hierro junto con metildopa (Aldomet) podría disminuir la eficacia de la metildopa (Aldomet). Para evitar esta interacción tome el hierro por lo menos dos horas antes o después de tomar metildopa (Aldomet).

Penicilamina (Cuprimine, Depen)
La penicilamina se utiliza para la enfermedad de Wilson y para la artritis reumatoide. El hierro podría disminuir la cantidad de penicilamina que el cuerpo absorbe y disminuir la eficacia de la penicilamina. Para evitar esta interacción tome el hierro dos horas antes o dos horas después de tomar la penicilamina.

Menores

Preste atención a esta combinación

Cloranfenicol
El hierro es importante para producir nuevas células sanguíneas. El cloranfenicol podría disminuir la producción de nuevas células sanguíneas. El tomar cloranfenicol durante mucho tiempo podría disminuir los efectos del hierro en la formación de nuevas células sanguíneas. Pero la mayoría de las personas sólo toman cloranfenicol por un tiempo corto, así que esta interacción no es un gran problema.

¿Existen interacciones con hierbas y suplementos?

Volver al comienzo
Acacia
La acacia forma un gel insoluble con algunas formas de hierro. No se sabe si esto conduce a una interacción significativa cuando los dos son ingeridos juntos.

Beta-caroteno
El beta-caroteno puede ayudar al cuerpo a tomar (absorber) el hierro del trigo, de la harina de maíz y del arroz enriquecidos con hierro. Pero el tomar beta-caroteno adicional probablemente no haría mucha diferencia en la absorción de hierro a menos que los niveles de beta-caroteno sean demasiado bajos.

Calcio
El calcio hace que sea más difícil para el cuerpo absorber el hierro ya sea de alimentos o suplementos. Sin embargo, en personas que tienen suficiente hierro almacenado, esto probablemente no es un problema. Pero si tiene deficiencia de hierro, trate de minimizar esta interacción mediante la separación de su ingesta de hierro y de calcio. No tome suplementos de calcio con las comidas o cuando toma suplementos de hierro.

Riboflavina
El tomar suplementos de riboflavina puede mejorar la manera como trabajan los suplementos de hierro en algunas personas con anemia. Pero este efecto es probablemente significativo sólo en las personas con bajos niveles de riboflavina.

Soja
La proteína de soja parece reducir la capacidad del cuerpo para absorber el hierro. Si tienen deficiencia de hierro, elija los productos de soja fermentada. Parece que ellos interfieren menos con la absorción del hierro. Sin embargo, la verdadera importancia de la interacción entre la soya y el hierro no ha sido determinada.

Vitamina A
La vitamina A parece estar involucrada en el transporte de hierro de donde se almacena en el cuerpo a los glóbulos rojos que se están desarrollando en la médula ósea. Allí, el hierro se utiliza para hacer la hemoglobina, la molécula en los glóbulos rojos que transporta el oxígeno. El dar suplementos de vitamina A parece mejorar los niveles de hierro en las personas cuyos niveles de hierro están demasiado bajos. Las investigaciones en desarrollo sugieren que la vitamina A y el beta-caroteno puede mejorar la absorción de hierro del trigo, de la harina de maíz y del arroz enriquecido con hierro. Es poco probable que el dar suplementos de vitamina A tendría un efecto significativo en el nivel de hierro en aquellas personas que, para empezar, ya tienen suficiente vitamina A.

Vitamina C
El tomar hierro y vitamina C, juntos ayuda al cuerpo a absorber el hierro. No importa si la vitamina C proviene de los alimentos o de un suplemento. Sin embargo, para la mayoría de la gente probablemente no es necesario tomar un suplemento de vitamina C para mejorar la absorción de hierro, especialmente si su dieta contiene gran cantidad de vitamina C.

Zinc
Bajo algunas circunstancias, el hierro puede interferir con la forma en que el cuerpo absorbe el zinc, y viceversa. Pero la comida elimina esa interacción. Para obtener el máximo beneficio de los suplementos de zinc o de hierro, es una buena idea tomarlos con alimentos.

¿Existen interacciones con alimentos?

Volver al comienzo
Alimentos
El tomar hierro con alimentos puede disminuir en un 40% a 50% la cantidad de hierro que es absorbida por el cuerpo. Para una mejor absorción el hierro se debería tomar con el estomago vacío. Pero hay personas que no lo pueden tolerar sin comida debido a los efectos secundarios que produce tales como malestar estomacal y nauseas. Si es necesario tomar el hierro con alimentos para disminuir estos efectos secundarios, evite tomarlo con productos lácteos, café, té o cereal.

Café y té
La ingesta de suplementos de hierro con el café o el té puede reducir la cantidad de hierro que el cuerpo absorbe. Estas bebidas, incluso pueden reducir la cantidad de hierro que el cuerpo absorbe de los alimentos. Estos efectos pueden contribuir a la anemia por deficiencia de hierro, especialmente en las personas que tienen otros factores de riesgo.

Leche y productos lácteos
El calcio en los productos lácteos como la leche y el queso pueden reducir la absorción de hierro de los alimentos y suplementos. Esto probablemente no es un problema para la gente que tiene suficiente hierro almacenado en sus cuerpos. Pero si necesita hierro, siempre que sea posible, tome los suplementos de hierro con una comida que es relativamente baja en productos lácteos. La gente puede decir que obtendrá la mejor absorción del hierro con el estómago vacío, pero esto aumenta el riesgo de irritación estomacal. No se arriesgue. Es mejor tomar el hierro con una comida baja en calcio.

¿Qué dosis se utiliza?

Volver al comienzo
Las siguientes dosis han sido estudiadas en investigaciones científicas:

POR VÍA ORAL:
  • Para el tratamiento de la anemia por insuficiencia de hierro en adultos: 50-100 mg de hierro elemental se administra tres veces al día. Para el tratamiento de los niños con anemia por deficiencia de hierro: la dosis es de 4-6 mg/kg/día dividida en tres dosis. Tanto para los adultos como los niños el tratamiento por dos a tres meses puede revertir la anemia pero no aumenta la cantidad de hierro almacenada. Por lo tanto, el tratamiento suele continuarse por otros 6 meses para incrementar las reservas de hierro en el cuerpo.
  • Para prevenir la deficiencia de hierro en los niños, la Academia Americana de Pediatras recomienda el uso de suplementos de hierro en algunos grupos. Para los bebés que están amamantando se recomienda 1 mg/kg/día de hierro elemental para los bebes de 4-6 meses. Los infantes de 6-12 meses deben obtener 11 mg/día de alimentos o de suplementos. Para los infantes prematuros, se recomienda 2 mg/kg/día por el primer año. Esto se debe continuar hasta que el bebé empiece a tomar fórmula o esté obteniendo suficiente hierro de fuentes alimenticias. Los niños alimentados con fórmula obtienen suficiente hierro en la fórmula. Los niños de 1-3 años por lo general obtienen suficiente hierro de los alimentos para cumplir con los requisitos diarios recomendados de 7 mg/día; Pero, si es necesario se puede agregar un suplemento de hierro.
  • Para mejorar las habilidades de pensamiento en lo adolescentes con deficiencia de hierro: 650 mg de sulfato ferroso dos veces al día.
  • Para la tos asociada con los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECA): 256 mg de sulfato ferroso al día.
La ingesta adecuada (AI), de hierro para los infantes menores de 6 meses de edad es de 0,27 mg/día. Para los lactantes mayores y para los niños, las cantidades diarias recomendadas (RDA) para el hierro son: Infantes de 7 a 12 meses, 11 mg/día; niños de 1 a 3 años, 7 mg/día; de 4 a 8 años, 10 mg/día; de 9; a 13 años, 8 mg/día; niños hombres de 14 a 18 años, 11 mg/día; niñas de 14 a 18 años, 15 mg/día. Para los adultos, la dosis diaria recomendada de hierro es de 8 mg/día para los hombres mayores de 19 años de edad y para las mujeres mayores de 51 años. Para las mujeres de 19 a 50 años la RDA es de 18 mg/día. Para las mujeres embarazadas, la RDA es de 27 mg/día. Para las mujeres amamantando, la RDA es de 10 mg/día para las mujeres de 14 a 18 años y de 9 mg/día para las mujeres de 19 a 50 años de edad.

Los niveles superiores de ingesta tolerable (UL), que es la ingesta de hierro más alta con la cual no se esperan efectos secundarios no deseados son: Para los infantes y los niños desde el nacimiento hasta los 13 años, 40 mg/día, para las personas mayores de 14 años de edad (incluyendo durante el embarazo y la lactancia), 45 mg/día. Los UL recomendados no se aplican a las personas que están bajo supervisión médica debido a deficiencia de hierro.

Hay muchos tipos diferentes de suplementos de hierro y estos contienen diferentes cantidades de hierro elemental: 1 gramo de gluconato ferroso = 120 mg de hierro elemental (12% de hierro); 1 gramo de sulfato ferroso = 200 mg de hierro elemental (20% de hierro); 1 gramo de fumarato ferroso = 330 mg de hierro elemental (33% de hierro). La eficacia y los efectos secundarios de estos diferentes tipos son similares siempre que se usen en dosis iguales de hierro elemental.

Otros nombres

Volver al comienzo
Atomic Number 26, Carbonate de Fer Anhydre, Citrate de Fer, Elemental Iron, Fe, Fer, Fer Élémentaire, Ferric Orthophosphate, Ferrous Carbonate Anhydrous, Ferrous Citrate, Ferrous Fumarate, Ferrous Gluconate, Ferrous Pyrophosphate, Ferrous Sulfate, Ferrum Phosphoricum, Fumarate de Fer, Gluconate de Fer, Glycérophosphate de Fer, Heme Iron Polypeptide, Iron Glycerophosphate, Orthophosphate de Fer, Orthophosphate Ferrique, Numéro Atomique 26, Polypeptide de Fer de Heme, Pyrophosphate de Fer, Sulfate de Fer.

Metodología

Volver al comienzo
Para saber más sobre cómo este artículo fue escrito, refiérase a la metodología metodología (http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/druginfo/natural/methodology-sp.html) de la Base exhaustiva de datos de medicamentos naturales.

Referencias

Volver al comienzo
Para ver todas las referencias de la página de Hierro, por favor diríjase a http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/druginfo/natural/912.html.
  1. Fernandez-Gaxiola AC, De-Regil LM. Intermittent iron supplementation for reducing anaemia and its associated impairments in menstruating women. Cochrane Database Syst Rev 2011:CD009218.
  2. Comparison of oral iron supplements. Pharmacist's Letter / Prescriber's Letter 2008;24:240811.
  3. Iron replacement in heart failure. Pharmacist's Letter / Prescriber's Letter 2010;26:260177.
  4. Anker SD, Comin Colet J, Filippatos G, et al. Ferric carboxymaltose in patients with heart failure and iron deficiency. N Engl J Med 2009;361:2436-48.
  5. Killip S, Bennett JM, Chambers MD. Iron deficiency anemia. Am Fam Physician 2007;75:671-8.
  6. Baker RD, Greer FR; Committee on Nutrition. Diagnosis and prevention of iron deficiency and iron-deficiency anemia in infants and young children (0-3 years of age). Pediatrics 2010;126:1040-50.
  7. Iron for infants and toddlers. Pharmacist's Letter / Prescriber's Letter 2010:26;261108.
  8. Konofal E, Lecendreux M. Deron J, et al. Effects of iron supplementation on attention deficit hyperactivity disorder in children. Pediatr Neurol 2008;38:20-6.
  9. van der A DL, Peeters PH, Grobbee DE, et al. Dietary haem iron and coronary heart disease in women. Eur Heart J 2005;26:257-62.
  10. Lee DH, Folsom AR, Jacobs DR Jr. Iron, zinc, and alcohol consumption and mortality from cardiovascular diseases: the Iowa Women's Health Study. Am J Clin Nutr 2005;81:787-91.
  1. Kiechl S, Willeit J, Egger G, et al. Body iron stores and the risk of carotid atherosclerosis: prospective results from the Bruneck study. Circulation 1997;96:3300-07
  2. Qi L, van Dam RM, Rexrode K, Hu FB. Heme iron from diet as a risk factor for coronary heart disease in women with type 2 diabetes. Diabetes Care 2007;30:101-6.
  3. Verdon F, Burnand B, Stubi CL, et al. Iron supplementation for unexplained fatigue in non-anaemic women: double blind randomised placebo controlled trial. BMJ 2003;326:1124.
  4. Konofal E, Lecendreux M, Arnulf I, Mouren MC. Iron deficiency in children with Attention-Deficit/Hyperactivity Disorder. Arch Pediatr Adolesc Med 2004;158:1113-15.
  5. Beard J. Iron deficiency alters brain development and functioning. J Nutr 2003;133:1468S-72S.
  6. Cantilena LR, Klaassen CD. The effect of chelating agents on the excretion of endogenous metals. Toxicol Appl Pharmacol 1982;63:344-50.
  7. Lynch SR. Interaction of iron with other nutrients. Nutr Rev 1997;55:102-10.
  8. Dietze F, Bruschke G. Inhibition of iron absorption by pancreatic extracts (letter). Lancet 1970;1:424.
  9. Solomons NW, Jacob RA. Studies on the bioavailability of zinc in humans: effects of heme and nonheme iron on the absorption of zinc. Am J Clin Nutr 1981;34:475-82.
  10. Donangelo CM, Woodhouse LR, King SM, et al. Supplemental zinc lowers measures of iron status in young women with low iron reserves. J Nutr 2002;132:1860-4.
  11. O'Brien KO, Zavaleta N, Caulfield LE, et al. Influence of prenatal iron and zinc supplements on supplemental iron absorption, red blood cell iron incorporation, and iron status in pregnant Peruvian women. Am J Clin Nutr 1999;69:509-15.
  12. Rossander-Hulten L, Brune M, Sandstrom B, et al. Competitive inhibition of iron absorption by manganese and zinc in humans. Am J Clin Nutr 1991;54:152-6.
  13. Crofton RW, Gvozdanovic D, Gvozdanovic S, et al. Inorganic zinc and the intestinal absorption of ferrous iron. Am J Clin Nutr 1989;50:141-4.
  14. Valberg LS, Flanagan PR, Chamberlain MJ. Effects of iron, tin, and copper on zinc absorption in humans. Am J Clin Nutr 1984;40:536-41.
  15. Stewart CA, Termanini B, Sutliff VE, et al. Iron absorption in patients with Zollinger-Ellison Syndrome treated with long-term gastric acid antisecretory therapy. Aliment Pharmacol Ther 1988;12:83-98.
  16. Zempsky WT, Rosenstein BJ, Carroll JA, Oski FA. Effect of pancreatic enzyme supplements on iron absorption. Am J Dis Child 1989;143:969-72.
  17. Package insert for Paser granules. Jacobus Pharmaceutical Co., Inc. Princeton, NJ. July 1996.
  18. Hallberg L, Hulthen L. Prediction of dietary iron absorption: an algorithm for calculating absorption and bioavailability of dietary iron. Am J Clin Nutr 2000;71:1147-60.
  19. Cook JD, Reddy MB. Effect of ascorbic acid intake on nonheme-iron absorption from a complete diet. Am J Clin Nutr 2001;73:93-8.
  20. Fleming DJ, Jacques PF, Dallal GE, et al. Dietary determinants of iron stores in a free-living elderly population: The Framingham Heart Study. Am J Clin Nutr 1998;67:722-33.
  21. Cook JD. Food iron availability: back to the basics. Am J Clin Nutr 1998;67:593-4.
  22. Garcia-Casal MN, Layrisse M, Solano L, et al. Vitamin A and beta-carotene can improve nonheme iron absorption from rice, wheat and corn by humans. J Nutr 1998;128:646-50.
  23. Campbell NRC, Hasinoff BB, Stalts H, et al. Ferrous sulfate reduces thyroxine efficacy in patients with hypothyroidism. Ann Int Med 1992;117:1010-3.
  24. Campbell NRC, Hasinoff B. Ferrous sulfate reduces levodopa bioavailability: Chelation as a possible mechanism. Clin Pharmacol Ther 1989;45:220-5.
  25. Watkins DW, Khalafi R, Cassidy MM, Vahouny GV. Alterations in calcium, magnesium, iron, and zinc metabolism by dietary cholestyramine. Dig Dis Sci 1985;30:477-82.
  26. Danesh J, Appleby P. Coronary heart disease and iron status: Meta-analyses of prospective studies. Circulation 1999;99:852-4.
  27. Sempos CT, Looker AC, Gillum RF, Makuc DM. Body iron stores and the risk of coronary heart disease. N Engl J Med 1994;330:1119-24.
  28. Aronow WS. Serum ferritin is not a risk factor for coronary artery disease in men and women aged > or = 62 years. Am J Cardiol 1993;72:347-8.
  29. Stampfer MJ, Grodstein F, Rosenberg I, et al. A prospective study of plasma ferritin and risk of myocardial infarction in US physicians (abstract). Circulation 1993;87:688.
  30. Ascherio A, Willett WC, Rimm EB, et al. Dietary iron intake and risk of coronary disease among men. Circulation 1994;89:969-74.
  31. Salonen JT, Nyyssonen K, Korpela H, et al. High stored iron levels are associated with excess risk of myocardial infarction in Eastern Finnish men. Circulation 1992;86:803-11.
  32. Tuomainen TP, Punnonen K, Nyyssonen K, Salonen JT. Association between body iron stores and the risk of acute myocardial infarction in men. Circulation 1998;97:1461-6.
  33. Sempos CT. Do body iron stores increase the risk of developing coronary heart disease? (commentary). Am J Clin Nutr 2002;76:501-3.
  34. Schumann K, Borch-Iohnsen B, Hentze MW, Marx JJ. Tolerable upper intakes for dietary iron set by the US Food and Nutrition Board (commentary). Am J Clin Nutr 2002;76:499-500.
  35. Heath AL, Skeaff CM, O'Brien SM, et al. Can dietary treatment of non-anemic iron deficiency improve iron status? J Am Coll Nutr 2001;20:477-85.
  36. Patterson AJ, Brown WJ, Roberts DC, Seldon MR. Diteray treatment of iron deficiency in women of childbearing age. Am J Clin Nutr 2001;74:650-6.
  37. Fishman SM, Christian P, West KP. The role of vitamins in the prevention and control of anaemia. Public Health Nutr 2000;3:125-50.
  38. Morck TA, Lynch SR, Cook JD. Inhibition of food iron absorption by coffee. Am J Clin Nutr 1983;37:416-20.
  39. Skikne BS, Lynch SR, Cook JD. Role of gastric acid in food iron absorption. Gastroenterology 1981;81:1068-71.
  40. Hallberg L, Rossander-Hulten L, Brune M, Gleerup A. Calcium and iron absorption: mechanism of action and clinical importance. Eur J Clin Nutr 1992;46:317-27.
  41. Davidsson L, Almgren A, Sandstrom B, Hurrell RF. Zinc absorption in adult humans: the effect of iron fortification. Br J Nutr 1995;74:417-25.
  42. O'Brien KO, Zavaleta N, Caulfield LE, et al. Prenatal iron supplements impair zinc absorption in pregnant Peruvian women. J Nutr 2000 130:2251-5.
  43. Koop H, Bachem MG. Serum iron, ferritin, and vitamin B12 during prolonged omeprazole therapy. J Clin Gastroenterol 1992;14:288-92.
  44. Campbell N, Paddock V, Sundaram R. Alteration of methyldopa absorption, metabolism, and blood pressure control by ferrous sulfate and ferrous gluconate. Clin Pharmacol Ther 1988;43:381-6.
  45. Hallberg L. Does calcium interfere with iron absorption? Am J Clin Nutr 1998;68:3-4.
  46. Lee SC, Park SW, Kim DK, et al. Iron supplementation inhibits cough associated with ACE inhibitors. Hypertension 2001;38:166-170.
  47. Age-Related Eye Disease Study Research Group. A randomized, placebo-controlled, clinical trial of high-dose supplementation with vitamins C and E, beta carotene, and zinc for age-related macular degeneration and vision loss. AREDS report no. 8. Arch Ophthalmol 2001;119:1417-36.
  48. Food and Nutrition Board, Institute of Medicine. Dietary Reference Intakes for Vitamin A, Vitamin K, Arsenic, Boron, Chromium, Copper, Iodine, Iron, Manganese, Molybdenum, Nickel, Silicon, Vanadium, and Zinc. Washington, DC: National Academy Press, 2002. Available at: www.nap.edu/books/0309072794/html/.
  49. Lynch SR, Dassenko SA, Cook JD, et al. Inhibitory effect of a soybean-protein--related moiety on iron absorption in humans. Am J Clin Nutr 1994;60:567-72.
  50. Iron chefs get nutritional boost cooking vegetables. American Chemical Society website. Available at: center.acs.org/applications/news//story.cfm?story=347 (Accessed 6 April 2000).
  51. Neuvonen PJ, Pentikainen PJ, Gothoni G. Inhibition of iron absorption by tetracycline [letter]. Br J Clin Pharmacol 1975;2:94-6.
  52. Leyden JJ. Absorption of minocycline hydrochloride and tetracycline hydrochloride. Effect of food, milk, and iron. J Am Acad Dermatol 1985;12(2 Pt 1):308-12.
  53. Aymard JP, Aymard B, Netter P, et al. Haematological adverse effects of histamine H2-receptor antagonists. Med Toxicol Adverse Drug Exp 1988;3:430-48.
  54. Termanini B, Gibril F, Sutliff VE, et al. Effect of long-term gastric acid suppressive therapy on serum vitamin B12 levels in patients with Zollinger-Ellison syndrome. Am J Med 1998;104:422-30.
  55. Murry JJ, Healy MD. Drug-mineral interactions: a new responsibility for the hospital dietician. J Am Diet Assoc 1991;91:66-73.
  56. Tatro DS, ed. Drug Interactions Facts. Facts and Comparisons Inc., St. Louis, MO. 1999.
  57. Hansten PD, Horn JR. Drug Interactions Analysis and Management. Vancouver, WA: Applied Therapeutics Inc., 1997 and updates.
  58. Lomaestro BM, Bailie GR. Absorption interactions with fluoroquinolones. 1995 update. Drug Saf 1995;12:314-33.
  59. Kalkwarf HJ, Harrast SD. Effects of calcium supplementation and lactation on iron status. Am J Clin Nutr 1998;67:1244-9.
  60. Sokoll LJ, Dawson-Hughes B. Calcium supplementation and plasma ferritin concentrations in premenopausal women. Am J Clin Nutr 1992;56:1045-8.
  61. Minihane AM, Fairweather-Tait SJ. Effect of calcium supplementation on daily nonheme-iron absorption and long-term iron status. Am J Clin Nutr 1998;68:96-102.
  62. Klipstein-Grobusch K, Grobbee DE, den Breeijen JH, et al. Dietary iron and risk of myocardial infarction in the Rotterdam Study. Am J Epidemiol 1999;149:421-8.
  63. Soewondo S. The effect of iron deficiency and mental stimulation on Indonesian children's cognitive performance and development. Kobe J Med Sci 1995;41:1-17.
  64. Rehman A, Collis CS, Yang M, et al. The effects of iron and vitamin C co-supplementation on oxidative damage to DNA in healthy volunteers. Biochem Biophys Res Comm 1998;246:293-8.
  65. Schumann K, Elsenhans B, Maurer A. Iron supplementation. J Trace Elem Med Biol 1998;12:129-40.
  66. Lund EK, Wharf SG, Fairweather-Tait SJ, Johnson IT. Oral ferrous sulfate supplements increase the free radical-generating capacity of feces from healthy volunteers. Am J Clin Nutr 1999;69:250-5.
  67. Reunanen A, Takkunen H, Knekt P, et al. Body iron stores, dietary iron intake and coronary heart disease mortality. J Intern Med 1995;238:223-30.
  68. Ullen H, Augustsson K, Gustavsson C, Steineck G. Supplementary iron intake and risk of cancer: reversed causality? Cancer Lett 1997;114:215-6.
  69. Corti MC, Guralnik JM, Salive ME, et al. Serum iron level, coronary artery disease, and all-cause mortality in older men and women. Am J Cardiol 1997;79:120-7.
  70. Bruner AB, Joffe A, Duggan AK, et al. Randomized study of cognitive effects of iron supplementation in non- anaemic iron-deficient adolescent girls. Lancet 1996;348:992-6.
  71. Sever Y, Ashkenazi A, Tyano S, Weizman A. Iron treatment in children with attention deficit hyperactivity disorder. A preliminary report. Neuropsychobiology 1997;35:178-80.
  72. Sowade O, Messinger D, Franke W, et al. The estimation of efficacy of oral iron supplementation during treatment with epoetin beta (recombinant human erythropoietin) in patients undergoing cardiac surgery. Eur J Haematol 1998;60:252-9.
  73. Fudin R, Jaichenko J, Shostak A, et al. Correction of uremic iron deficiency anemia in hemodialyzed patients: a prospective study. Nephron 1998;79:299-305.
  74. Brolin RE, Gorman JH, Gorman RC, et al. Prophylactic iron supplementation after Roux-en-Y gastric bypass: a prospective, double-blind, randomized study. Arch Surg 1998;133:740-4.
  75. Silva J, Andrade S, Ventura H, et al. Iron supplementation in haemodialysis-practical clinical guidelines. Nephrol Dial Transplant 1998;13:2572-7.
  76. Carnielli VP, Da Riol R, Montini G. Iron supplementation enhances response to high doses of recombinant human erythropoietin in preterm infants. Arch Dis Child Fetal Neonatal Ed 1998;79:F44-8.
  77. Hughes CG. Oral PABA and vitiligo. J Am Acad Dermatol 1983;9:770.
  78. Shils M, Olson A, Shike M. Modern Nutrition in Health and Disease. 8th ed. Philadelphia, PA: Lea and Febiger, 1994.
  79. Whitney E, Cataldo CB, Rolfes SR, eds. Understanding Normal and Clinical Nutrition. Belmont, CA: Wadsworth, 1998.
  80. Gennaro A. Remington: The Science and Practice of Pharmacy. 19th ed. Lippincott: Williams & Wilkins, 1996.
  81. McKevoy GK, ed. AHFS Drug Information. Bethesda, MD: American Society of Health-System Pharmacists, 1998.
  82. Martindale W. Martindale the Extra Pharmacopoeia. Pharmaceutical Press, 1999.
Mostrar más referencias
Mostrar menos referencias
Documento revisado - 29/04/2013




Página actualizada 01 julio 2014