Omita y vaya al Contenido

Tiamina (vitamina B1)


¿Qué es?

La tiamina es una vitamina, también llamada vitamina B1. La vitamina B1 se encuentra en muchos alimentos como la levadura, los granos de cereales, los frijoles, las nueces y la carne. Se utiliza a menudo en combinación con otras vitaminas B y se encuentra en muchos productos de vitamina del complejo B. El complejo de vitamina B generalmente incluye la vitamina B1 (tiamina), la vitamina B2 (riboflavina), la vitamina B3 (niacina/niacinamida), la vitamina B5 (ácido pantoténico ), la vitamina B6 (piridoxina), la vitamina B12 (cianocobalamina) y el ácido fólico. Sin embargo, algunos productos no contienen todos estos ingredientes y algunos pueden incluir otros, como la biotina, el ácido para-aminobenzoico (PABA), el bitartrato de colina y el inositol.

La gente toma tiamina para las enfermedades producidas por un bajo nivel de tiamina (síndromes de deficiencia de tiamina), incluyendo el beriberi y la inflamación de los nervios que están en el exterior del cerebro (neuritis periférica). Esta enfermedad se asocia con el embarazo o con una enfermedad de deficiencia de vitamina llamada pelagra.

La tiamina también se utiliza para problemas digestivos, incluyendo la falta de apetito, la colitis ulcerosa y la diarrea crónica.

La tiamina se usa también para el SIDA y para fortalecer el sistema inmunológico, para el dolor diabético, las enfermedades cardíacas, el alcoholismo, el envejecimiento, para un tipo de daño cerebral llamado síndrome cerebeloso, para las úlceras bucales, los problemas de la visión como las cataratas y el glaucoma, para los mareos por movimiento y para mejorar el rendimiento deportivo. También se usa para la prevención del cáncer cervical y para evitar la progresión de la enfermedad renal en los pacientes con diabetes de tipo 2.

Algunas personas usan tiamina para poder mantener una actitud mental positiva; para aumentar la capacidad de aprendizaje; para aumentar la energía; para luchar contra el estrés; y para prevenir la pérdida de la memoria, incluyendo la enfermedad de Alzheimer.

Los proveedores de salud dan inyecciones de tiamina para un trastorno de la memoria llamado síndrome de encefalopatía de Wernicke, para otros síndromes de deficiencia de tiamina en enfermos críticos, para la abstinencia de alcohol y para el coma.

¿Qué tan efectivo es?

Natural Medicines Comprehensive Database (La Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales) clasifica la eficacia, basada en evidencia científica, de acuerdo a la siguiente escala: Eficaz, Probablemente Eficaz, Posiblemente Eficaz, Posiblemente Ineficaz, Probablemente Ineficaz, Ineficaz, e Insuficiente Evidencia para Hacer una Determinación.

La clasificación de la eficacia para este producto es la siguiente:

Eficaz para...

  • El tratamiento y la prevención de la deficiencia de tiamina, incluyendo un trastorno específico llamado síndrome de Wernicke-Korsakoff (WKS) que se relaciona con los bajos niveles de tiamina (deficiencia de tiamina) y con frecuencia se ve en los alcohólicos. Se cree que entre un 30% a 80% de los alcohólicos tienen deficiencia de tiamina. El poner inyecciones de tiamina parece ayudar a disminuir el riesgo de desarrollar WKS y a disminuir los síntomas de WKS durante la abstinencia de alcohol.
  • Corregir los problemas que tienen las personas con ciertos tipos de enfermedades genéticas como la enfermedad de Leigh, la enfermedad de orina de jarabe de arce y otras.

Posiblemente eficaz para...

  • La prevención de la enfermedad renal en las personas con diabetes de tipo 2. Las investigaciones en desarrollo muestran que el tomar altas dosis de tiamina (100 mg tres veces al día) durante tres meses disminuye en forma significativa la cantidad de albúmina en la orina en las personas con diabetes de tipo 2. La albúmina en la orina es un indicador del daño renal.
  • La prevención de las cataratas.

Posiblemente ineficaz para...

  • Repelente de mosquitos. Algunas investigaciones muestran que el consumo de vitaminas B, incluyendo tiamina, no mejora la repelencia al mosquito.

Insuficiente evidencia para hacer una determinación para...

  • La prevención del cáncer de cuello uterino. Algunas investigaciones sugieren que el consumo cada vez mayor de riboflavina en la dieta y en suplementos, junto con ácido fólico, riboflavina y vitamina B12, podría disminuir el riesgo de manchas precancerosas en el cuello uterino.
  • Mejorar el rendimiento deportivo.
  • La falta de apetito.
  • La colitis ulcerosa.
  • La diarrea crónica.
  • Los problemas estomacales.
  • Las afecciones cerebrales.
  • El SIDA.
  • Las enfermedades del corazón.
  • El alcoholismo.
  • El estrés.
  • El envejecimiento.
  • Las aftas.
  • Otras afecciones.
Se necesitan más pruebas para evaluar la tiamina para estos usos.

¿Cómo funciona?

Volver al comienzo
La tiamina es requerida por nuestros cuerpos para utilizar los carbohidratos en forma correcta.

¿Hay preocupación por la seguridad de su uso?

Volver al comienzo
La tiamina PROBABLEMENTE ES SEGURA cuando se toma por vía oral en las cantidades apropiadas, aunque ha habido algunos casos de reacciones alérgicas e irritación de la piel. La tiamina PROBABLEMENTE ES SEGURA cuando se administra en forma adecuada por vía intravenosa (IV) por un proveedor de atención médica. La tiamina inyectable es un producto aprobado por la FDA para la venta bajo receta médica.

Algunas personas que tienen problemas al hígado, que beben mucho alcohol o tienen otras enfermedades, pueden tener problemas con la absorción de tiamina.

Advertencias y precauciones especiales:

Embarazo y lactancia: La tiamina PROBABLEMENTE ES SEGURA para las mujeres embarazadas o amamantando cuando se toma en la cantidad recomendada de 1,4 mg diarios. No se tiene suficiente información acerca de la seguridad del uso en grandes cantidades durante el embarazo o la lactancia.

¿Existen interacciones con medicamentos?

Volver al comienzo
No se sabe si este producto interactúa con algún medicamento.

Si está tomando medicamentos, converse con su proveedor de atención médica antes de empezar a tomar este producto.

¿Existen interacciones con hierbas y suplementos?

Volver al comienzo
Areca
Las nueces de areca (betel), producen cambios químicos en la tiamina por lo que esta no funciona tan bien. El mascar nueces de betel en forma regular y a largo plazo puede contribuir a la deficiencia de tiamina.

Cola de caballo
La cola de caballo (Equiseto) contiene una sustancia química que puede destruir la tiamina en el estómago lo que posiblemente lleve a una deficiencia de tiamina. El gobierno canadiense exige que los productos de Equiseto certifiquen que no contienen esta sustancia química. Sea precavido y si tiene un riesgo de tener deficiencia de tiamina no use cola de caballo.

¿Existen interacciones con alimentos?

Volver al comienzo
Café y té
Los taninos, las sustancias químicas en el café y el té pueden reaccionar con la tiamina, convirtiéndolo en una forma que es difícil de ser absorbida por el cuerpo. Esto podría llevar a una deficiencia de tiamina. Curiosamente, se ha encontrado deficiencia de tiamina en un grupo de personas, en las zonas rurales de Tailandia, que beben grandes cantidades de té (>1 litro por día) o mastican las hojas de té fermentado a largo plazo. Sin embargo, este efecto no se ha observado en las poblaciones occidentales, a pesar del uso regular de té. Los investigadores creen, que la interacción entre el café y el té y la tiamina puede no ser importante a menos que la dieta sea baja en tiamina o vitamina C. La vitamina C parece evitar la interacción entre la tiamina y los taninos en el café y el té.

Mariscos
Los peces de agua dulce y los mariscos crudos contienen sustancias químicas que destruyen la tiamina. El comer una gran cantidad de pescado o mariscos crudos puede contribuir a la deficiencia de tiamina. Pero no existe este problema con el pescado y los mariscos cocidos. Estos no tienen ningún efecto sobre la tiamina, ya que la cocción destruye las sustancias químicas que dañan la tiamina.

¿Qué dosis se utiliza?

Volver al comienzo
Las siguientes dosis han sido estudiadas en investigaciones científicas:

POR VÍA ORAL:
  • Para los adultos con niveles de tiamina no muy bajos (leve deficiencia de tiamina): La dosis usual de tiamina es de 5-30 mg al día en una dosis única o bien en dosis fraccionadas por un periodo de un mes. La dosis típica para la deficiencia severa puede ser de hasta 300 mg por día.
  • Para reducir el riesgo de cataratas: Una ingesta diaria de aproximadamente 10 mg de tiamina.
Como un suplemento dietético en adultos, comúnmente se usa 1-2 mg de tiamina por día. La ingesta diaria recomendada (RDA) de tiamina es: Para los bebés de 0-6 meses, 0,2 mg; bebés de 7-12 meses, 0,3 mg; niños de 1-3 años, 0,5 mg; niños de 4-8 años, 0,6 mg; niños de 9-13 años, 0,9 mg; hombres mayores de 14 años 1,2 mg; niñas de 9-13 años, 0,9 mg; mujeres de 14-18 años, 1 mg; mujeres mayores de 18 años, 1,1 mg; mujeres embarazadas, 1.4 mg; y mujeres amamantando, 1,5 mg.

POR INYECCIÓN:
  • Los proveedores de salud dan inyecciones de tiamina para el tratamiento y la prevención de los síntomas de abstinencia de alcohol (síndrome de Wernicke-Korsakoff).

Otros nombres

Volver al comienzo
Aneurine Hydrochloride, Antiberiberi Factor, Antiberiberi Vitamin, Antineuritic Factor, Antineuritic Vitamin, B Complex Vitamin, Chlorhydrate de Thiamine, Chlorure de Thiamine, Complexe de Vitamine B, Facteur Anti-béribéri, Facteur Antineuritique, Hydrochlorure de Thiamine, Mononitrate de Thiamine, Nitrate de Thiamine, Thiamine Chloride, Thiamine HCl, Thiamine Hydrochloride, Thiamin Mononitrate, Thiamine Mononitrate, Thiamine Nitrate, Thiaminium Chloride Hydrochloride, Vitamin B1, Vitamin B-1, Vitamine Anti-béribéri, Vitamine Antineuritique, Vitamine B1.

Metodología

Volver al comienzo
Para saber más sobre cómo este artículo fue escrito, refiérase a la metodología metodología (http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/druginfo/natural/methodology-sp.html) de la Base exhaustiva de datos de medicamentos naturales.

Referencias

Volver al comienzo
Para ver todas las referencias de la página de Tiamina (vitamina B1), por favor diríjase a http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/druginfo/natural/965.html.
  1. Gokhale, L. B. Curative treatment of primary (spasmodic) dysmenorrhoea. Indian J Med Res. 1996;103:227-231. View abstract.
  2. Vimokesant, S. L., Hilker, D. M., Nakornchai, S., Rungruangsak, K., and Dhanamitta, S. Effects of betel nut and fermented fish on the thiamin status of northeastern Thais. Am J Clin Nutr 1975;28:1458-1463. View abstract.
  3. Ives AR, Paskewitz SM. Testing vitamin B as a home remedy against mosquitoes. J Am Mosq Control Assoc 2005;21:213-7. View abstract.
  4. Rabbani N, Alam SS, Riaz S, et al. High-dose thiamine therapy for patients with type 2 diabetes and microalbuminuria: a randomized, double-blind placebo-controlled pilot study. Diabetologia 2009;52:208-12. View abstract.
  5. Jacques PF, Taylor A, Moeller S, et al. Long-term nutrient intake and 5-year change in nuclear lens opacities. Arch Ophthalmol 2005;123:517-26. View abstract.
  6. Babaei-Jadidi R, Karachalias N, Ahmed N, et al. Prevention of incipient diabetic nephropathy by high-dose thiamine and benfotiamine. Diabetes. 2003;52:2110-20. View abstract.
  7. Alston TA. Does metformin interfere with thiamine?--Reply. Arch Intern Med 2003;163:983. View abstract.
  8. Koike H, Iijima M, Sugiura M, et al. Alcoholic neuropathy is clinicopathologically distinct from thiamine-deficiency neuropathy. Ann Neurol 2003;54:19-29. View abstract.
  9. Wilkinson TJ, Hanger HC, Elmslie J, et al. The response to treatment of subclinical thiamine deficiency in the elderly. Am J Clin Nutr 1997;66:925-8. View abstract.
  10. Day E, Bentham P, Callaghan R, et al. Thiamine for Wernicke-Korsakoff Syndrome in people at risk from alcohol abuse. Cochrane Database Syst Rev 2004;:CD004033. View abstract.
  1. Hernandez BY, McDuffie K, Wilkens LR, et al. Diet and premalignant lesions of the cervix: evidence of a protective role for folate, riboflavin, thiamin, and vitamin B12. Cancer Causes Control 2003;14:859-70. View abstract.
  2. Berger MM, Shenkin A, Revelly JP, et al. Copper, selenium, zinc, and thiamine balances during continuous venovenous hemodiafiltration in critically ill patients. Am J Clin Nutr 2004;80:410-6. View abstract.
  3. Hamon NW, Awang DVC. Horsetail. Can Pharm J 1992:399-401.
  4. Vir SC, Love AH. Effect of oral contraceptive agents on thiamin status. Int J Vit Nutr Res 1979;49:291-5.
  5. Briggs MH, Briggs M. Thiamine status and oral contraceptives. Contraception 1975;11:151-4. View abstract.
  6. De Reuck JL, Sieben GJ, Sieben-Praet MR, et al. Wernicke's encephalopathy in patients with tumors of the lymphoid-hemopoietic systems. Arch Neurol 1980;37:338-41.. View abstract.
  7. Ulusakarya A, Vantelon JM, Munck JN, et al. Thiamine deficiency in a patient receiving chemotherapy for acute myeloblastic leukemia (letter). Am J Hematol 1999;61:155-6. View abstract.
  8. Aksoy M, Basu TK, Brient J, Dickerson JW. Thiamin status of patients treated with drug combinations containing 5-fluorouracil. Eur J Cancer 1980;16:1041-5. View abstract.
  9. Thorp VJ. Effect of oral contraceptive agents on vitamin and mineral requirements. J Am Diet Assoc 1980;76:581-4.. View abstract.
  10. Somogyi JC, Nageli U. Antithiamine effect of coffee. Int J Vit Nutr Res 1976;46:149-53.
  11. Waldenlind L. Studies on thiamine and neuromuscular transmission. Acta Physiol Scand Suppl 1978;459:1-35. View abstract.
  12. Hilker DM, Somogyi JC. Antithiamins of plant origin: their chemical nature and mode of action. Ann N Y Acad Sci 1982;378:137-44. View abstract.
  13. Smidt LJ, Cremin FM, Grivetti LE, Clifford AJ. Influence of folate status and polyphenol intake on thiamin status in Irish women. Am J Clin Nutr 1990;52:1077-92.. View abstract.
  14. Vimokesant S, Kunjara S, Rungruangsak K, et al. Beriberi caused by antithiamin factors in food and its prevention. Ann N Y Acad Sci 1982;378:123-36. View abstract.
  15. Vimokesant S, Nakornchai S, Rungruangsak K, et al. Food habits causing thiamine deficiency in humans. J Nutr Sci Vitaminol 1976;22:1-2. View abstract.
  16. Lewis CM, King JC. Effect of oral contraceptive agents on thiamin, riboflavin, and pantothenic acid status in young women. Am J Clin Nutr 1980;33:832-8.. View abstract.
  17. Patrini C, Perucca E, Reggiani C, Rindi G. Effects of phenytoin on the in vivo kinetics of thiamine and its phosphoesters in rat nervous tissues. Brain Res 1993;628:179-86.. View abstract.
  18. Botez MI, Joyal C, Maag U, Bachevalier J. Cerebrospinal fluid and blood thiamine concentrations in phenytoin-treated epileptics. Can J Neurol Sci 1982;9:37-9.. View abstract.
  19. Botez MI, Botez T, Ross-Chouinard A, Lalonde R. Thiamine and folate treatment of chronic epileptic patients: a controlled study with the Wechsler IQ scale. Epilepsy Res 1993;16:157-63.. View abstract.
  20. Lubetsky A, Winaver J, Seligmann H, et al. Urinary thiamine excretion in the rat: effects of furosemide, other diuretics, and volume load. J Lab Clin Med 1999;134:232-7.. View abstract.
  21. Saif MW. Is there a role for thiamine in the management of congestive heart failure? (letter) South Med J 2003;96:114-5. View abstract.
  22. Leslie D, Gheorghiade M. Is there a role for thiamine supplementation in the management of heart failure? Am Heart J 1996;131:1248-50. View abstract.
  23. Levy WC, Soine LA, Huth MM, Fishbein DP. Thiamine deficiency in congestive heart failure (letter). Am J Med 1992;93:705-6. View abstract.
  24. Webster MJ. Physiological and performance responses to supplementation with thiamin and pantothenic acid derivatives. Eur J Appl Physiol Occup Physiol 1998;77:486-91. View abstract.
  25. Alston TA. Does metformin interfere with thiamine? (letter) Arch Int Med 2003;163:983. View abstract.
  26. Tanphaichitr V. Thiamin. In: Shils ME, Olson JA, Shike M, Ross AC, Eds. Modern Nutrition in Health and Disease. 9th ed. Baltimore, MD: Williams & Wilkins, 1999. pg.381-9.
  27. Goldin BR, Lichtenstein AH, Gorbach SL. Nutritional and metabolic roles of intestinal flora. In: Shils ME, Olson JA, Shike M, eds. Modern Nutrition in Health and Disease, 8th ed. Malvern, PA: Lea & Febiger, 1994.
  28. Cumming RG, Mitchell P, Smith W. Diet and cataract: the Blue Mountains Eye Study. Ophthalmology 2000;10:450-6. View abstract.
  29. Kuroki F, Iida M, Tominaga M, et al. Multiple vitamin status in Crohn's disease. Correlation with disease activity. Dig Dis Sci 1993;38:1614-8. View abstract.
  30. Yates AA, Schlicker SA, Suitor CW. Dietary reference intakes: The new basis for recommendations for calcium and related nutrients, B vitamins, and choline. J Am Diet Assoc 1998;98:699-706. View abstract.
  31. Beers MH, Berkow R. The Merck Manual of Diagnosis and Therapy. 17th ed. West Point, PA: Merck and Co., Inc., 1999.
  32. Seligmann H, Halkin H, Rauchfleisch S, et al. Thiamine deficiency in patients with congestive heart failure receiving long-term furosemide therapy: a pilot study. Am J Med 1991;91:151-5. View abstract.
  33. Pfitzenmeyer P, Guilland JC, d'Athis P, et al. Thiamine status of elderly patients with cardiac failure including the effects of supplementattion. Int J Vitam Nutr Res 1994;64:113-8. View abstract.
  34. Shimon I, Almog S, Vered Z, et al. Improved left ventricular function after thiamine supplementation in patients with congestive heart failure receiving long-term furosemide therapy. Am J Med 1995;98:485-90. View abstract.
  35. Brady JA, Rock CL, Horneffer MR. Thiamin status, diuretic medications, and the management of congestive heart failure. J Am Diet Assoc 1995;95:541-4. View abstract.
  36. McKevoy GK, ed. AHFS Drug Information. Bethesda, MD: American Society of Health-System Pharmacists, 1998.
Mostrar más referencias
Mostrar menos referencias
Documento revisado - 23/10/2014




Página actualizada 10 diciembre 2014