Dirección de esta página: //www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000016.htm

Primeros auxilios en casos de drogadicción

La drogadicción es el uso excesivo o equivocado de cualquier droga o medicamento, incluyendo el alcohol. Este artículo aborda los primeros auxilios en casos de abstinencia y sobredosis de drogas.

Consideraciones

Muchas drogas psicoactivas no tienen beneficios terapéuticos y cualquier uso que se haga de ellas es una forma de drogadicción.

La gente puede abusar de los medicamentos legales al consumir dosis mayores a las recomendadas o al ingerir intencionalmente medicamentos junto con el alcohol y otras drogas.

Las interacciones entre fármacos también pueden producir efectos adversos, por lo que es importante hacerle saber al médico sobre todos los fármacos que usted esté tomando, incluyendo vitaminas y otros medicamentos de venta libre.

Muchas drogas son adictivas. Algunas veces, la adicción es gradual; sin embargo, algunas drogas, como la cocaína, pueden causar adicción después de sólo unas cuantas dosis.

Alguien que se haya vuelto adicto a una droga experimentará los síntomas de abstinencia cuando deje de consumirla de repente, pero esto se puede manejar con ayuda profesional.

Una dosis de fármacos que sea lo suficientemente grande para ser tóxica se llama sobredosis. Esto puede ocurrir súbitamente cuando se toma una gran cantidad del fármaco de una vez, o gradualmente a medida que el fármaco se acumula en el cuerpo durante un período de tiempo prolongado. La atención médica oportuna puede salvar la vida de alguien que de manera accidental o deliberada tome una sobredosis.

Causas

Una sobredosis de narcóticos puede producir somnolencia, respiración lenta e incluso pérdida del conocimiento.

Las anfetaminas ( estimulantes) producen excitación, aumentan el ritmo cardíaco y la respiración rápida; mientras que los sedantes (depresores) hacen justo lo opuesto.

Las drogas que alteran la mente se denominan alucinógenos y abarcan el LSD, PCP o fenciclidina (polvo de ángel) y otras drogas psicoactivas. El uso de estas drogas puede producir paranoia, alucinaciones, comportamiento agresivo o retraimiento social extremo.

Las drogas que contienen cannabis, como la marihuana, pueden causar relajación, trastorno en las destrezas motoras y aumento del apetito.

Las drogas legales prescritas se toman algunas veces en cantidades superiores a las recomendadas para lograr una sensación diferente a los efectos terapéuticos para los cuales fueron recetadas. Esto puede llevar a que se presenten efectos secundarios graves.

El uso de cualquiera de las drogas o fármacos antes mencionados puede ocasionar deterioro de la capacidad de discernimiento y de la capacidad para tomar decisiones.

Síntomas

Los síntomas de una sobredosis varían ampliamente dependiendo de la(s) droga(s) específica(s) utilizada(s), pero pueden ser:

Los síntomas del síndrome de abstinencia de drogas también varían ampliamente dependiendo de la o las drogas específicas utilizadas, pero pueden incluir:

Primeros auxilios

  1. Examine las vías respiratorias, la respiración y la circulación del paciente e inicie la RCP, de ser necesario. Si el paciente está inconsciente pero respirando, colóquelo con cuidado en posición de recuperación. Si el paciente está consciente, afloje sus ropas, manténgalo caliente y bríndele confianza. Trate de mantenerlo calmado. Si se sospecha de una sobredosis, trate de evitar que el paciente consuma más drogas. Solicite ayuda médica de inmediato.
  2. De ser necesario, trate al paciente si éste presenta signos de shock, los cuales son, entre otros: debilidad, labios y uñas azulados, piel fría y húmeda, palidez y disminución de la lucidez mental.
  3. Si el paciente tiene crisis epilépticas, adminístrele los primeros auxilios en caso de convulsiones.
  4. Vigile permanentemente los signos vitales del paciente ( pulso, ritmo respiratorio, presión arterial) hasta que la ayuda médica llegue.
  5. Si es posible, trate de determinar qué drogas tomó y cuándo. Asimismo, conserve cualquier empaque o frascos de píldoras u otras drogas utilizadas y suministre esta información al personal médico de urgencias.

No se debe

  • NO ponga en peligro su propia seguridad. Algunas drogas pueden producir comportamientos violentos e impredecibles, por lo que se debe buscar ayuda profesional.
  • NO trate de razonar con una persona que está bajo el efecto de drogas, pues no se puede esperar que se comporte de manera razonable.
  • NO exprese opiniones al ofrecer ayudar. No se necesita saber por qué se ingirieron drogas con el fin de administrar primeros auxilios de manera efectiva.

Cuándo contactar a un profesional médico

Las emergencias a causa de drogas no siempre son fáciles de identificar. Si usted sospecha que alguien ha tomado una sobredosis o que alguien está experimentando los síntomas de abstinencia, bríndele los primeros auxilios y busque asistencia médica.

Intente averiguar cuál fue la droga que la persona tomó. De ser posible, recoja todos los envases y cualquier muestra de restos de drogas o el vómito de la persona y llévelos al hospital.

Se puede llamar al Centro Nacional de Toxicología (National Poison Control Center) al 1-800-222-1222 desde cualquier parte de los Estados Unidos. Allí le darán instrucciones adicionales.

Este es un servicio gratuito y confidencial. Todos los centros de toxicología locales en los Estados Unidos utilizan este número. Usted debe llamar si tiene cualquier inquietud acerca de las intoxicaciones o la manera de prevenirlas. NO es necesario que se trate de una emergencia. Puede llamar por cualquier razón, las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

Ver: Número de emergencia del Centro de Toxicología

El proveedor de atención médica hará una revisión física y del historial médico. Se llevarán a cabo pruebas y procedimientos conforme vayan siendo necesarios.

Estos pueden incluir:

  • El carbón activado y los laxantes pueden ayudar a expulsar del cuerpo las drogas que hayan sido ingeridas (a veces aplicados a través de una sonda o tubo que va de la nariz hasta el estómago)
  • Soporte para la respiración y las vías respiratorias, incluso un mascarilla, un tubo (sonda) que va de la boca hacia la tráquea y un respirador (ventilador).
  • Pruebas de sangre y de orina
  • Tomografía computarizada de la cabeza, cuello y otras zonas
  • Radiografías del pecho
  • ECG (electrocardiograma o rastreo cardíaco)
  • Líquidos intravenosos (líquidos inyectados directamente en la vena)
  • Medicamentos para revertir los efectos de las drogas
  • Evaluación y asistencia psiquiátrica y de asistencia social

En casos graves, la persona podría ser ingresada en el hospital para mayor observación y tratamiento.

El resultado dependerá del tipo y cantidad de drogas que se haya usado, la manera en que haya sido consumida, y cualquier condición médica que pudiera existir. El uso de opioides tanto a corto plazo como a largo plazo puede resultar en incapacidad aguda o permanente, incluyendo daño al corazón, pulmones, hígado, riñones y cerebro. El sistema inmunitario puede ser abrumado por repetidas infecciones. Todo esto, así como otras complicaciones en el sistema de órganos, pueden resultar en la muerte.

Prevención

Existe una variedad de recursos a su disposición para tratar la drogadicción y la dependencia de productos químicos.

Ver también:

Recursos para el alcoholismo

Recursos para la farmacodependencia

Nombres alternativos

Sobredosis de drogas

Referencias

Bardsley CH. Opioids. In: Marx JA, ed.Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice

Shannon MW. Emergency Management of Poisoning. In: Shannon MW, Borron SW, Burns MJ, eds.Haddad and Winchester's Clinical Management of Poisoning and Drug Overdose

Actualizado 7/22/2014

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados