Omita y vaya al Contenido

Trastornos del sueño en los ancianos

Son cualquier patrón de interrupción del sueño, como problemas para conciliar el sueño o permanecer dormido, demasiado sueño o comportamientos anormales con el sueño.

Causas

Los problemas del sueño son frecuentes en las personas mayores o ancianos. En general, ellos necesitan dormir de 30 a 60 minutos menos y tienen un sueño menos profundo y más entrecortado que el sueño en las personas más jóvenes. Una persona de 70 años sana puede despertarse cuatro veces durante la noche sin que esto se deba a una enfermedad.

Algunas causas o factores contribuyentes para los trastornos del sueño en los adultos mayores abarcan:

Síntomas

  • Dificultad para quedarse dormido
  • Dificultad para diferenciar entre el día y la noche
  • Despertarse temprano en la mañana
  • Despertar a menudo durante la noche

Pruebas y exámenes

El médico elaborará una historia clínica y llevará a cabo un examen físico para buscar causas médicas y determinar qué tipo de trastorno del sueño está causando el problema.

Tratamiento

El alivio del dolor crónico y el control de afecciones médicas, como la micción frecuente, pueden mejorar el sueño en algunas personas. Igualmente, el tratamiento de la depresión puede mejorar el sueño.

Dormir en un lugar tranquilo y tomar un vaso de leche caliente antes de acostarse pueden mejorar los síntomas. Otras formas de estimular el sueño abarcan seguir estos consejos de un estilo de vida saludable:

  • Evitar las comidas pesadas poco antes de acostarse
  • Evitar los estimulantes como la cafeína
  • Hacer ejercicio en las primeras horas del día
  • Acostarse y despertarse a la misma hora todos los días (no haga siestas)
  • Utilizar la cama únicamente para dormir o para la actividad sexual

Si no puede conciliar el sueño después de 20 minutos, levántese de la cama y realice una actividad tranquila como leer o escuchar música.

Evite en lo posible el uso de pastillas para dormir (somníferos) por largos períodos de tiempo, ya que pueden producir dependencia y, con el tiempo, llevar al empeoramiento de los problemas de sueño si no se usan correctamente. El médico debe evaluar los riesgos de la somnolencia diurna, los efectos secundarios mentales (cognitivos) y las caídas antes de que usted empiece a tomar estos medicamentos.

  • Si necesita pastillas para dormir, Ambien, Lunesta, Sonata y Rozerem pueden ser seguras cuando se utilizan de manera apropiada.
  • Es mejor NO tomar pastillas para dormir en días consecutivos o por más de dos a cuatro días a la semana.
  • El alcohol puede empeorar los efectos secundarios de todas las pastillas para dormir y se debe evitar.

ADVERTENCIA: La FDA le ha solicitado a los fabricantes de ciertas pastillas para dormir poner etiquetas de advertencia más fuertes en sus productos, de tal manera que los consumidores sean más conscientes de los riesgos potenciales. Los posibles riesgos de tomar tales medicamentos comprenden reacciones alérgicas graves y trastornos peligrosos relacionados con el sueño, incluyendo quedarse dormido al conducir. Pregúntele al médico con respecto a estos riesgos.

Expectativas (pronóstico)

Para la mayoría de las personas, el sueño mejora con tratamiento; sin embargo, otras pueden seguir teniendo alteraciones del sueño.

Posibles complicaciones

  • Consumo de alcohol
  • Drogadicción

Cuándo contactar a un profesional médico

Solicite una cita con el médico si la falta de sueño o el exceso de éste está interfiriendo con su vida diaria.

Prevención

Evitar en lo posible la mayor cantidad de causas perturbadoras del sueño y hacer ejercicio regular pueden ayudar a controlar los problemas del sueño.

Referencias

Juergens TM, Barczi SR. Sleep. In: Duthie EH, Katz PR, Malone ML, eds. Practice of Geriatrics. 4th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier;2007:chap 22.

Mahowald MW. Disorders of sleep. In: Goldman L, Ausiello D, eds. Cecil Medicine. 23rd ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007:chap 429.

Neikrug AB, Ancoli-Israel S. Sleep disorders in the older adult - a mini-review. Gerontology. 2010;56(2):181-9.

Actualizado: 12/10/2012

Versión en inglés revisada por: Allen J. Blaivas, DO, Clinical Assistant Professor of Medicine UMDNJ-NJMS, Attending Physician in the Division of Pulmonary, Critical Care, and Sleep Medicine, Department of Veteran Affairs, VA New Jersey Health Care System, East Orange, NJ. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc., Editorial Team: David Zieve, MD, MHA, David R. Eltz, Stephanie Slon, and Nissi Wang.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

A.D.A.M Quality Logo

A.D.A.M., Inc. está acreditada por la URAC, también conocido como American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). La acreditación de la URAC es un comité auditor independiente para verificar que A.D.A.M. cumple los rigurosos estándares de calidad e integridad. A.D.A.M. es una de las primeras empresas en alcanzar esta tan importante distinción en servicios de salud en la red. Conozca más sobre la politica editorial, el proceso editorial y la poliza de privacidad de A.D.A.M. A.D.A.M. es también uno de los miembros fundadores de la Junta Ética de Salud en Internet (Health Internet Ethics, o Hi-Ethics) y cumple con los principios de la Fundación de Salud en la Red (Health on the Net Foundation: www.hon.ch).

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997-2014 A.D.A.M., Inc. La duplicación para uso comercial debe ser autorizada por escrito por ADAM Health Solutions.

A.D.A.M Logo