Omita y vaya al Contenido

Neumonía atípica

La neumonía es una infección del pulmón.

En el caso de la neumonía atípica, la infección es causada por bacterias diferentes de las que causan la neumonía típica. Dichas bacterias incluyen Legionella pneumophila, Mycoplasma pneumoniae y Chlamydophila pneumoniae. La neumonía atípica también tiende a provocar síntomas más leves que la neumonía típica. 

Causas

La neumonía por micoplasma es un tipo de neumonía atípica. Es causada por la bacteria M. pneumoniae. Con frecuencia afecta a personas menores de 40 años. La neumonía que se debe a la bacteria de la clamidia ocurre todo el año. Normalmente es leve.

La neumonía que se debe a la Legionella se observa con mayor frecuencia en adultos mayores y de mediana edad, fumadores y personas que tienen enfermedades crónicas o un sistema inmunitario debilitado. Puede ser más grave. Este tipo de neumonía se llama enfermedad del legionario.

Síntomas

La neumonía debido al micoplasma y las bacterias Chlamydophila normalmente es leve.

  • La neumonía debido a Legionella pneumophila empeora durante los primeros 4 a 6 días, y luego mejora durante 4 a 5 días.
  • Aunque los síntomas mejorarán, puede pasar un tiempo para que desaparezcan completamente.

Los síntomas más comunes de neumonía son:

  • Escalofríos
  • Tos (con neumonía por legionela, usted puede expectorar moco con sangre)
  • Fiebre que puede ser leve o alta
  • Dificultad para respirar (puede sólo ocurrir cuando usted realiza un esfuerzo)

Otros síntomas incluyen:

  • Dolor en el pecho que empeora cuando usted respira profundamente o tose
  • Confusión, sobre todo en personas mayores o aquellas con neumonía por legionela
  • Dolor de cabeza
  • Pérdida de apetito, baja energía y fatiga
  • Dolores musculares y rigidez articular
  • Sudoración y piel húmeda

Los síntomas menos comunes incluyen:

  • Diarrea (sobre todo con neumonía por legionela)
  • Dolor de oído (con neumonía por micoplasma)
  • Dolor o sensibilidad del ojo (con neumonía por micoplasma)
  • Protuberancia en el cuello (con neumonía por micoplasma)
  • Salpullido (con neumonía por micoplasma)
  • Dolor de garganta (con neumonía por micoplasma)

Pruebas y exámenes

Las personas que posiblemente padezcan neumonía deben someterse a una evaluación médica completa. Puede ser difícil para su proveedor de atención médica diferenciar si usted tiene neumonía o bronquitis, de manera que puede necesitar una radiografía del tórax (pecho). Según la gravedad de la enfermedad, se pueden hacer otros estudios, como:

También se pueden hacer exámenes de orina o un exudado faríngeo.

Tratamiento

Para sentirse mejor puede tomar estas medidas de cuidado personal en casa:

  • Controle la fiebre con aspirina, medicamentos antinflamatorios no esteroides (AINE, como ibuprofeno o naproxeno) o paracetamol. NO les dé ácido acetilsalicílico (aspirin) a los niños.
  • No tome medicamentos para la tos sin hablar primero con su médico. Estos pueden dificultar la expectoración del esputo adicional.
  • Tome bastantes líquidos para ayudar a aflojar las secreciones y sacar la flema.
  • Descanse mucho. Pida que otra persona realice las tareas domésticas.

La neumonía atípica se trata con antibióticos.

  • Usted puede tomar antibióticos por vía oral (boca) en casa.
  • Si su afección es grave, probablemente lo internen en un hospital. Ahí le administrarán antibióticos por una vena (vía intravenosa), al igual que oxígeno.
  • Los antibióticos se utilizan durante dos semanas o más.

Expectativas (pronóstico)

La mayoría de los pacientes con neumonía por micoplasma o Chlamydophila se recuperan con la terapia antibiótica apropiada. La neumonía por legionela puede ser grave. Puede llevar a que se presenten problemas, especialmente en pacientes con insuficiencia renal, diabetes, EPOC o un sistema inmunitario debilitado. También puede llevar a la muerte.

Posibles complicaciones

  • Infecciones del sistema nervioso y el cerebro, como meningitis, mielitis y encefalitis.
  • Anemia hemolítica, una afección en la cual no hay suficientes glóbulos rojos en la sangre debido a que el cuerpo los está destruyendo.
  • Daño pulmonar serio.

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte a su profesional de atención médica si se presenta fiebre, tos o dificultad para respirar. Hay numerosas causas para estos síntomas. El médico necesitará descartar la neumonía.

Prevención

Lávese las manos con frecuencia y procure que otras personas a su alrededor hagan lo mismo.

Si su sistema inmunitario está débil, aléjese de las muchedumbres. Solicíteles a los visitantes que tengan un resfriado que se pongan una máscara.

No fume. Si es un fumador, busque ayuda para dejarlo.

Hágase aplicar la vacuna antigripal cada año. Pregúntele al médico si usted necesita una vacuna contra la neumonía.

Nombres alternativos

Neumonía errante; Neumonía extrahospitalaria atípica

Referencias

Baum SG. Mycoplasma pneumonia and atypical pneumonia. In: Mandell GL, Bennett JE, Dolin R, eds. Mandell, Douglas, and Bennett's Principles and Practice of Infectious Diseases. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Churchill Livingstone; 2009:chap 184.

Mandell LA, Wunderink RG, Anzueto A, et al. Infectious Diseases Society of America/American Thoracic Society consensus guidelines on the management of community-acquired pneumonia in adults. Clin Infect Dis. 2007;44:S27-S72.

Actualizado: 8/25/2014

Versión en inglés revisada por: Denis Hadjiliadis, MD, Associate Professor of Medicine, Pulmonary, Allergy and Critical Care, Perelman School of Medicine, University of Pennsylvania, Philadelphia, PA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

A.D.A.M Quality Logo

A.D.A.M., Inc. está acreditada por la URAC, también conocido como American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). La acreditación de la URAC es un comité auditor independiente para verificar que A.D.A.M. cumple los rigurosos estándares de calidad e integridad. A.D.A.M. es una de las primeras empresas en alcanzar esta tan importante distinción en servicios de salud en la red. Conozca más sobre la politica editorial, el proceso editorial y la poliza de privacidad de A.D.A.M. A.D.A.M. es también uno de los miembros fundadores de la Junta Ética de Salud en Internet (Health Internet Ethics, o Hi-Ethics) y cumple con los principios de la Fundación de Salud en la Red (Health on the Net Foundation: www.hon.ch).

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997-2015 A.D.A.M., Inc. La duplicación para uso comercial debe ser autorizada por escrito por ADAM Health Solutions.

A.D.A.M Logo