Dirección de esta página: //www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000231.htm

Perforación esofágica

Es un orificio en el esófago, que es el tubo a través del cual el alimento pasa desde la boca hasta el estómago.

Causas

Los contenidos del esófago pueden pasar a la zona alrededor del pecho o tórax (mediastino) cuando hay una perforación en el esófago. Esto a menudo ocasiona infección del mediastino (mediastinitis).

La causa más común de una perforación del esófago es una lesión durante un procedimiento médico. Sin embargo, el uso de instrumentos flexibles ha hecho que este problema sea poco común.

El esófago también puede resultar perforado como resultado de:

  • Un tumor
  • Reflujo gástrico con ulceración
  • Cirugía previa en el esófago
  • Tragarse un objeto extraño o químicos cáusticos, como limpiadores de uso doméstico, pilas de botón y ácido de batería
  • Traumatismo o lesión al tórax y al esófago
  • Vómitos violentos

Entre las causas menos comunes se encuentran las lesiones de golpes en la zona del esófago (traumatismo cerrado) y lesión del esófago durante una cirugía en otro órgano cercano al esófago.

Síntomas

El síntoma principal es el dolor cuando el problema se presenta por primera vez.

Una perforación en la porción media o en la parte más baja del esófago puede causar:

  • Problemas para deglutir
  • Dolor torácico
  • Problemas para respirar

Pruebas y exámenes

Su proveedor de atención médica buscará:

  • Respiración rápida
  • Fiebre
  • Hipotensión arterial
  • Frecuencia cardíaca rápida 
  • Dolor o rigidez en el cuello y burbujas de aire por debajo de la piel si la perforación se encuentra en la parte superior del esófago.

Se le puede realizar una radiografía del tórax para buscar:

  • Aire en los tejidos blandos del pecho
  • Líquido que se ha filtrado desde el esófago hacia el espacio alrededor de los pulmones
  • Atelectasia pulmonar. Una radiografía tomada después de beber un medio de contraste inofensivo puede ayudar a señalar la localización de la perforación.

También se le puede realizar una tomografía computarizada del tórax para buscar abscesos en el pecho o cáncer esofágico.

Tratamiento

Es posible que necesite cirugía. Esto dependerá de la localización y el tamaño de la perforación. Si la cirugía es necesaria, es mejor llevarla a cabo en menos de 24 horas.

El tratamiento puede incluir:

  • Administrar líquidos por vía intravenosa (IV)
  • Administrar antibióticos intravenosos para prevenir o tratar infección
  • Drenar el líquido que se ha acumulado alrededor de los pulmones con una sonda pleural
  • Mediastinoscopia para extraer el líquido que se ha acumulado en la zona por detrás del esternón y entre los pulmones (mediastino)

Si solo se ha filtrado una pequeña cantidad de líquido, se puede colocar una endoprótesis vascular (stent) en el esófago. Esto puede ayudar a evitar la cirugía.

Una perforación en la parte más alta del esófago (región cervical) puede sanar por sí sola si usted se abstiene de comer y beber por un período de tiempo. En este caso, usted necesitará una sonda de alimentación estomacal u otra manera de obtener nutrientes.

La cirugía por lo regular es necesaria para reparar una perforación en las porciones media o inferior del esófago. La filtración puede tratarse por medio de una reparación simple o con la extirpación del esófago, según la seriedad del problema.

Pronóstico

Sin tratamiento, la afección puede progresar a shock e incluso la muerte.

El pronóstico es bueno si el problema se detecta menos de 24 horas después de haber ocurrido. La mayoría de las personas sobrevive cuando la cirugía se lleva a cabo dentro de las primeras 24 horas. La tasa de supervivencia baja si usted espera más tiempo.

Posibles complicaciones

Las complicaciones pueden incluir:

  • Daño permanente al esófago (estrechamiento o estenosis)
  • Formación de un absceso en el esófago o a su alrededor
  • Infección en los pulmones o a su alrededor

Cuándo contactar a un profesional médico

Notifique a su proveedor de atención médica de inmediato si aparece este problema cuando ya está en el hospital.

Acuda a la sala de urgencias o llame al número local de emergencias (como el 911 en los Estados Unidos) si:

  • Se ha realizado recientemente a una cirugía o le han colocado una sonda en el esófago y tiene dolor, dificultad para deglutir o respirar.
  • Tiene otra razón para sospechar que puede tener una perforación esofágica.

Prevención

Estas lesiones son difíciles de prevenir.

Nombres alternativos

Perforación del esófago

Referencias

Eckstein M, Henderson SO. Thoracic trauma. In: Marx JA, Hockberger RS, Walls RM, et al, eds.Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice

Lea más

Actualizado 11/20/2014

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados