Dirección de esta página: //www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000686.htm

Ciática

Se refiere a dolor, debilidad, entumecimiento u hormigueo en la pierna y es causada por lesión o presión sobre el nervio ciático. La ciática es un síntoma de otro problema de salud. No es una enfermedad por sí sola.

Causas

La ciática ocurre cuando hay presión o daño al nervio ciático. Este nervio comienza en la región lumbar y baja por la parte posterior de cada pierna. Este nervio controla los músculos de la parte posterior de la rodilla y región inferior de la pierna e igualmente proporciona sensibilidad a la parte posterior del muslo, parte de la región inferior de la pierna y a la planta del pie.

Las causas comunes de ciática abarcan:

Síntomas

El dolor ciático puede variar ampliamente. Puede sentirse como un hormigueo leve, dolor sordo o una sensación de ardor. En algunos casos, el dolor es tan intenso que imposibilita el movimiento de la persona.

El dolor ocurre más a menudo en un costado. Algunas personas presentan dolor agudo en una parte de la pierna o la cadera y entumecimiento en otras partes. El dolor o el entumecimiento también se puede sentir en la parte posterior de la pantorrilla o en la planta del pie. La pierna afectada puede sentirse débil. Algunas veces, el pie queda atrapado en el suelo al caminar.

Nervio ciático

El dolor a menudo comienza de manera lenta y puede empeorar:

  • Después de pararse o sentarse.
  • En las noches.
  • Al estornudar, toser o reír.
  • Al doblarse hacia atrás o caminar más de unas cuantas yardas, especialmente si es causado por estenosis raquídea.

Pruebas y exámenes

El médico llevará a cabo un examen físico, el cual puede mostrar:

  • Debilidad al flexionar la rodilla o mover el pie
  • Dificultad al doblar el pie hacia dentro o hacia abajo
  • Dificultad para agacharse hacia adelante o hacia atrás 
  • Reflejos anormales o débiles
  • Pérdida de la sensibilidad o entumecimiento. 
  • Dolor al levantar la pierna estirada por fuera de la mesa de exploración

Los exámenes con frecuencia no se necesitan, a menos que el dolor sea intenso o duradero. Si se ordenan, pueden abarcar:

  • Exámenes de sangre
  • Radiografías
  • Resonancia magnética u otros exámenes imagenológicos

Tratamiento

Debido a que la ciática es un síntoma de otra afección, la causa subyacente debe identificarse y tratarse.

En algunos casos, no se requiere ningún tratamiento y la recuperación ocurre por sí sola.

El tratamiento farmacológico (no quirúrgico) es mejor en muchos casos. El médico puede recomendar los siguientes pasos para calmar los síntomas y reducir la inflamación:

  • Aplicar calor o hielo en el área que presenta el dolor. Pruebe con hielo durante las primeras 48 a 72 horas; luego use calor.
  • Tomar analgésicos de venta libre como ibuprofeno (Advil, Motrin IB) o paracetamol (Tylenol).

Medidas para cuidar de la espalda en la casa:

  • El reposo en cama no se recomienda.
  • Reduzca su actividad durante los primeros dos días. Luego, lentamente empiece sus actividades usuales.
  • Evite levantar objetos pesados y torcer su espalda durante las primeras 6 semanas después de que el dolor empieza.
  • Comience a hacer ejercicio de nuevo después de 2 a 3 semanas. Incluya ejercicios para fortalecer su abdomen y mejorar la flexibilidad de su columna vertebral.

La fisioterapia también se puede recomendar. Los tratamientos adicionales dependen de la afección que esté causando la ciática.

Si estas medidas no ayudan, el médico puede recomendar inyecciones de ciertos medicamentos para reducir la inflamación alrededor del nervio. Asimismo, se pueden recetar otros medicamentos para ayudar a reducir los dolores punzantes debidos a la irritación del nervio. 

La neuralgia es muy difícil de tratar. Si usted tiene problemas continuos de dolor, tal vez necesite ver a un neurólogo o algiólogo para garantizar que tenga acceso a la más amplia variedad de opciones de tratamiento.

Expectativas (pronóstico)

Con frecuencia, la ciática mejorará por sí sola; sin embargo, es común que reaparezca.

Posibles complicaciones

Las complicaciones más serias dependen de la causa de la ciática, como hernia de disco y estenosis raquídea. La ciática puede llevar a entumecimiento o dolor permanentes en la pierna.

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame al médico enseguida si usted tiene:

  • Fiebre inexplicable con dolor de espalda.
  • Dolor de espalda después de un golpe o caída fuerte.
  • Enrojecimiento o hinchazón en la espalda o la columna.
  • Dolor que baja por las piernas por debajo de la rodilla.
  • Debilidad o entumecimiento en glúteos, muslos, piernas o pelvis.
  • Ardor con la micción o sangre en la orina.
  • Dolor que es peor cuando usted se acuesta o que lo despierta por la noche.
  • Dolor intenso que no le permite estar cómodo.
  • Pérdida del control de esfínteres (incontinencia).

Llame igualmente si:

  • Ha estado bajando de peso involuntariamente (no a propósito).
  • Usa esteroides o fármacos intravenosos.
  • Ha tenido dolor de espalda antes, pero este episodio es diferente y se siente peor.
  • Este episodio de dolor de espalda ha durado más de 4 semanas.

Prevención

La prevención varía según la causa del daño al nervio. Evite permanecer sentado o acostado por tiempo prolongado con presión sobre los glúteos.

Nombres alternativos

Neuropatía del nervio ciático; Disfunción del nervio ciático; Lumbago y ciática

Instrucciones para el paciente

Actualizado 9/8/2014

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados