Omita y vaya al Contenido

Tumor hipofisario

Es un crecimiento anormal en la hipófisis, la parte del cerebro que regula el equilibrio hormonal del cuerpo.

Causas

La mayoría de los tumores hipofisarios no son cancerosos (benignos). Hasta el 20% de las personas tienen tumores hipofisarios. Sin embargo, muchos de estos tumores no causan síntomas y nunca se diagnostican durante la vida de la persona

La hipófisis es una glándula endocrina del tamaño de una arveja que está ubicada en la base del cerebro y ayuda controlar la secreción de hormonas de otras glándulas endocrinas, como la tiroides y las glándulas suprarrenales. La hipófisis también secreta hormonas que afectan directamente los tejidos corporales, como los huesos y las glándulas mamarias. Entre estas hormonas se encuentran las siguientes:

  • Corticotropina (ACTH)
  • Hormona del crecimiento (GH)
  • Prolactina
  • Hormona estimulante de la tiroides (TSH)
Glándula pituitariaMire éste video sobre:Glándula pituitaria

A medida que el tumor crece, se puede presentar daño en algunas células secretoras de hormonas de la hipófisis, lo que causa hipopituitarismo.

Se desconocen las causas de los tumores hipofisarios, aunque algunos son parte de un trastorno hereditario llamado neoplasia endocrina múltiple I (NEM I).

Otros tipos de tumores que se pueden encontrar en la misma área de la cabeza donde se ubica el tumor hipofisario son:

Síntomas

La mayoría de los tumores hipofisarios producen demasiada cantidad de una o más hormonas. Como resultado, se pueden presentar síntomas de una o más de las siguientes afecciones:

Los síntomas causados por presión a causa de un tumor hipofisario más grande pueden abarcar:

  • Dolor de cabeza
  • Letargo
  • Flujo nasal
  • Náuseas y vómitos
  • Problemas con el sentido del olfato
  • Cambios visuales
    • visión doble
    • párpados caídos
    • pérdida del campo visual

En contadas ocasiones, estos síntomas pueden ocurrir súbitamente y pueden ser severos.

Pruebas y exámenes

El médico llevará a cabo un examen físico y observará cualquier visión doble y campo visual, tales como pérdida de la visión periférica o de la capacidad de ver en ciertas áreas.

Entre los exámenes de la función endocrina están:

Los exámenes que ayudan a confirmar el diagnóstico son, entre otros, los siguientes:

Tratamiento

Los tumores hipofisarios por lo general no son cancerosos y por lo tanto no se diseminarán a otras áreas del cuerpo. Sin embargo, a medida que crecen, pueden ejercer presión sobre nervios y vasos sanguíneos importantes.

A menudo, es necesaria la cirugía para extirpar el tumor, en especial si éste está presionando los nervios ópticos, lo cual podría provocar ceguera.

La mayor parte del tiempo, los tumores hipofisarios se pueden extirpar a través de la nariz y los senos paranasales. Sin embargo, algunos tumores no se pueden eliminar de esta manera y es necesario extirparlos a través del cráneo (transcraneal).

Se puede utilizar radioterapia para reducir el tamaño del tumor, ya sea en combinación con cirugía o para personas que no pueden someterse a una cirugía.

Los siguientes medicamentos pueden reducir el tamaño de algunos tipos de tumores:

  • Bromocriptina o cabergolina es la terapia de primera línea para tumores que secretan prolactina. Estos fármacos disminuyen los niveles de prolactina y reducen el tamaño del tumor.
  • En algunas ocasiones, se utiliza ocreotida o pegvisomant para tumores que secretan hormona del crecimiento, especialmente cuando es improbable que la cirugía produzca una curación.

Grupos de apoyo

The Pituitary Network Association: www.pituitary.org

Pronóstico

Si el tumor se puede extirpar quirúrgicamente, el pronóstico es de aceptable a bueno, dependiendo de si se elimina todo el tumor.

Posibles complicaciones

La complicación más grave es la ceguera, lo cual puede ocurrir si se daña seriamente el nervio óptico.

El tumor o su extirpación pueden causar desequilibrios hormonales permanentes y es posible que sea necesario reponer las hormonas afectadas.

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico si desarrolla cualquier síntoma de un tumor hipofisario.

Nombres alternativos

Tumor pituitario (tumor de la hipófisis)

Referencias

Melmed S, Kleinberg D. Anterior pituitary. In: Kronenberg HM, Melmed S, Polonsky KS, Larsen PR. Williams Textbook of Endocrinology. 11th ed. Philadelphia, PA: Saunders Elsevier; 2008:chap 8.

Actualizado: 11/23/2009

Versión en inglés revisada por: Ari S. Eckman, MD, Division of Endocrinology and Metabolism, Johns Hopkins School of Medicine, Baltimore, MD. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

A.D.A.M Quality Logo

A.D.A.M., Inc. está acreditada por la URAC, también conocido como American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). La acreditación de la URAC es un comité auditor independiente para verificar que A.D.A.M. cumple los rigurosos estándares de calidad e integridad. A.D.A.M. es una de las primeras empresas en alcanzar esta tan importante distinción en servicios de salud en la red. Conozca más sobre la politica editorial, el proceso editorial y la poliza de privacidad de A.D.A.M. A.D.A.M. es también uno de los miembros fundadores de la Junta Ética de Salud en Internet (Health Internet Ethics, o Hi-Ethics) y cumple con los principios de la Fundación de Salud en la Red (Health on the Net Foundation: www.hon.ch).

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997-2014 A.D.A.M., Inc. La duplicación para uso comercial debe ser autorizada por escrito por ADAM Health Solutions.

A.D.A.M Logo