Omita y vaya al Contenido

Tortícolis

Es una afección en la cual los músculos del cuello hacen que la cabeza se voltee o rote hacia el lado.

Causas

El tortícolis puede ser:

  • Hereditario: debido a cambios en los genes.
  • Adquirido: se desarrolla como resultado de daño al sistema nervioso, la parte superior de la columna o los músculos.

Si la afección ocurre sin una causa conocida, se denomina tortícolis idiopático.

El tortícolis puede aparecer en la niñez o en la adultez. El tortícolis congénito (presente al nacer) puede ocurrir si la cabeza del bebé estaba en posición incorrecta mientras crecía en el útero o si hay una lesión a los músculos o al riego sanguíneo al cuello.

Síntomas

  • Rango de movimiento limitado de la cabeza
  • Dolor de cabeza
  • Temblor de la cabeza
  • Dolor cervical
  • Hombro que está más alto que el otro
  • Rigidez de los músculos del cuello
  • Hinchazón de los músculos del cuello (posiblemente presente al nacer)

Pruebas y exámenes

Se pueden realizar exámenes o procedimientos para descartar las posibles causas del dolor de cuello y cabeza. Un examen físico mostrará:

  • Una posición anormal de la cabeza que la hace rotar, ladearse o inclinarse hacia adelante o hacia atrás. Muchas personas tienen más de una posición anormal de la cabeza.
  • Músculos del cuello más cortos o más largos.
  • Toda la cabeza tira y gira hacia un lado (en casos más graves).

Los exámenes que se pueden hacer abarcan:

Tratamiento

El tratamiento del tortícolis presente al nacer implica estirar el músculo del cuello acortado. Los estiramientos y posicionamientos pasivos se emplean en bebés y niños pequeños. En el estiramiento pasivo, se emplea algo para sostener la parte del cuerpo en una cierta posición. Esto podría ser un utensilio como una correa, una persona o algo más. Estos tratamientos a menudo son eficaces, especialmente si se inician dentro de los tres meses posteriores al nacimiento.

La cirugía para corregir el músculo del cuello se puede hacer en los años de edad preescolar, en caso de que otros métodos de tratamiento fallen.

El tortícolis causado por daño al sistema nervioso, la columna o los músculos se trata identificando y abordando la causa del trastorno. Según la causa, el tratamiento puede abarcar:

  • Aplicar calor, tracción cervical y masajes para ayudar a aliviar el dolor de cuello y cabeza.
  • Los ejercicios de estiramiento y los collarines para ayudar con los espasmos musculares.
  • Tomar medicamentos como el fármaco baclofeno para reducir las contracciones musculares del cuello.
  • Inyectar toxina botulínica cada tres meses.
  • La cirugía de la columna vertebral puede ser necesaria cuando la tortícolis se debe a vértebras dislocadas. En algunos casos, la cirugía implica la destrucción de algunos de los nervios de los músculos del cuello o el uso de la estimulación cerebral.

Expectativas (pronóstico)

Puede ser más fácil tratar esta afección en bebés y niños. Si el tortícolis se vuelve crónico, se pueden presentar entumecimiento y hormigueo debido a la presión sobre las raíces de los nervios en el cuello.

El músculo del cuello puede volverse grande (hipertrófico) debido a la constante estimulación y al ejercicio.

Posibles complicaciones

Las complicaciones pueden abarcar:

  • Hinchazón del músculo debido a la tensión constante
  • Síntomas neurológicos debido a la presión sobre las raíces nerviosas

Cuándo contactar a un profesional médico

Solicite una cita con el médico si los síntomas no mejoran con el tratamiento o si se presentan nuevos síntomas.

El tortícolis que ocurre después de una lesión o con enfermedad puede ser seria. Busque ayuda médica inmediata si esto ocurre.

Prevención

Aunque no existe una forma conocida de prevenir esta afección, el tratamiento temprano puede evitar que empeore.

Nombres alternativos

Tortícolis espasmódico; Loxia; Cuello torcido; Distonía cervical

Referencias

Patel M, Shah K. Orthopedics. In: Rakel RE, ed. Textbook of Family Medicine. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2011:chap 31.

Persing J. Prevention and management of positional skull deformities in infants. American Academy of Pediatrics Committee on Practice and Ambulatory Medicine, Section on Plastic Surgery and Section on Neurological Surgery. Pediatrics. 2003;112:199-202.

Spiegel DA, Hosalkar HS, Dormans JP, Drommond DS. The neck. In: Kliegman RM, Stanton BF, St. Geme JW III, Schor NF, Behrman RE, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 19th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2011:chap. 672.

Actualizado: 5/20/2014

Versión en inglés revisada por: Joseph V. Campellone, MD, Division of Neurology, Cooper University Hospital, Camden, NJ. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

A.D.A.M Quality Logo

A.D.A.M., Inc. está acreditada por la URAC, también conocido como American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). La acreditación de la URAC es un comité auditor independiente para verificar que A.D.A.M. cumple los rigurosos estándares de calidad e integridad. A.D.A.M. es una de las primeras empresas en alcanzar esta tan importante distinción en servicios de salud en la red. Conozca más sobre la politica editorial, el proceso editorial y la poliza de privacidad de A.D.A.M. A.D.A.M. es también uno de los miembros fundadores de la Junta Ética de Salud en Internet (Health Internet Ethics, o Hi-Ethics) y cumple con los principios de la Fundación de Salud en la Red (Health on the Net Foundation: www.hon.ch).

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997-2015 A.D.A.M., Inc. La duplicación para uso comercial debe ser autorizada por escrito por ADAM Health Solutions.

A.D.A.M Logo