Dirección de esta página: //www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000776.htm

Neuropatía autónoma

Es un grupo de síntomas que ocurren cuando hay daño a los nervios que controlan funciones corporales cotidianas como la presión arterial, la frecuencia cardíaca, la transpiración, la evacuación de los intestinos y de la vejiga y la digestión.

Causas

La neuropatía autónoma es un grupo de síntomas, no una enfermedad específica. Existen muchas causas.

La neuropatía autónoma implica un daño a los nervios que llevan información desde el cerebro y la médula espinal hasta el corazón, la vejiga, los intestinos, las glándulas sudoríparas, las pupilas y los vasos sanguíneos.

La neuropatía autónoma se puede observar con lo siguiente:

  • Alcoholismo
  • Diabetes (neuropatía diabética)
  • Trastornos que implican cicatrización de tejidos alrededor de los nervios
  • Síndrome de Guillain Barre u otras enfermedades que inflaman los nervios
  • VIH y SIDA
  • Trastornos neurológicos hereditarios
  • Esclerosis múltiple
  • Mal de Parkinson
  • Lesión a la médula espinal
  • Cirugía o lesión que compromete los nervios

Síntomas

Los síntomas varían dependiendo de los nervios afectados y generalmente se desarrollan de manera gradual en el curso de años. Los síntomas pueden abarcar:

Estómago e intestinos:

  • Estreñimiento (heces duras)
  • Diarrea (heces sueltas)
  • Sensación de llenura después de unos pocos bocados (saciedad rápida)
  • Náuseas después de comer
  • Problemas para deglutir
  • Distensión abdominal
  • Vómito de comida no digerida

Corazón y pulmones:

  • Ritmo o frecuencia cardíaca anormales
  • Cambios en la presión arterial con la posición y causa mareo al pararse
  • Hipertensión arterial
  • Dificultad respiratoria al realizar actividad o ejercicio

Vejiga:

Otros:

  • Sudoración excesiva o insuficiente
  • Intolerancia al calor provocada por la actividad y el ejercicio
  • Dificultades sexuales, que incluyen problemas de erección en los hombres y resequedad vaginal y dificultades orgásmicas en las mujeres
  • Pupila pequeña en un ojo
  • Pérdida de peso involuntaria

Pruebas y exámenes

Los signos de daño nervioso autónomo no siempre se observan cuando el médico o la enfermera lo examinan. Su presión arterial o la frecuencia cardíaca puede cambiar cuando está acostado, sentado y de pie.

Se pueden hacer pruebas especiales, denominadas "pruebas autónomas", para medir la sudoración y la frecuencia cardíaca. 

Otras pruebas dependen del tipo de síntomas que usted tenga. 

Tratamiento

El tratamiento para neutralizar el daño neurológico casi siempre no es posible. Como resultado, el tratamiento y los cuidados personales se enfocan en el manejo de los síntomas y la prevención de problemas posteriores.

El médico o el personal de enfermería pueden recomendarle: 

  • Sal extra en la alimentación o tomar tabletas de sal para incrementar el volumen de líquidos en los vasos sanguíneos
  • Fludrocortisona o medicamentos similares para ayudarle al cuerpo a retener sal y líquidos
  • Medicamentos para tratar los ritmos cardíacos irregulares 
  • Marcapasos
  • Dormir con la cabeza levantada
  • Usar medias elásticas

Lo siguiente le puede ayudar a los intestinos y al estómago a trabajar mejor: 

Los medicamentos y los programas de cuidados personales pueden ayudarle si usted tiene:

Expectativas (pronóstico)

El pronóstico depende de la causa del problema y si se puede tratar.

Posibles complicaciones

  • Desequilibrio de líquidos o electrolitos tales como el bajo nivel de potasio en la sangre (si hay vómito excesivo o diarrea)
  • Lesiones por caídas (con mareo postural)
  • Insuficiencia renal (a raíz de la acumulación de orina)
  • Desnutrición
  • Efectos psicosociales de la impotencia

Cuándo contactar a un profesional médico

Solicite una cita con el médico si se presentan síntomas de neuropatía autónoma. Los síntomas iniciales podrían abarcar:

  • Desmayarse o marearse al ponerse de pie.
  • Cambios en la función sexual, vesical o intestinal.
  • Náuseas y vómitos inexplicables al comer.

El diagnóstico y tratamiento a tiempo aumentan las probabilidades de controlar los síntomas.

La neuropatía autónoma puede ocultar los signos de advertencia de un ataque cardíaco. Ellos son fatiga, sudoración, dificultad para respirar, náuseas y vómitos.

Prevención

El hecho de prevenir o controlar los trastornos asociados con la neuropatía autónoma puede reducir el riesgo. Por ejemplo, los diabéticos deben controlar estrictamente los niveles de glucemia.

Nombres alternativos

Neuropatía autonómica; Enfermedad neurológica autónoma

Referencias

Shy ME. Peripheral neuropathies. In: Goldman L, Ausiello D, eds.Cecil Medicine

Benarroch E, Freeman R, Kaufman H. Autonomic nervous system. In: Goetz CG, eds.Textbook of Clinical Neurology

Chelimsky T, Robertson D, Chelimsky G. Disorders of the Autonomic Nervous System. In:Daroff: Bradley's Neurology in Clinical Practice

Actualizado 10/3/2012

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados