Omita y vaya al Contenido

Hematoma subdural crónico

Es una acumulación "vieja" de sangre y de productos de la descomposición de la sangre localizada entre la superficie del cerebro y su capa más exterior (duramadre). La fase crónica de un hematoma subdural comienza varias semanas después del primer sangrado.

Causas

Un hematoma subdural se desarrolla cuando las diminutas venas que corren entre la duramadre y la superficie del cerebro (venas emisarias) se rompen y dejan escapar sangre, generalmente como resultado de un traumatismo craneal leve.

Luego se forma una acumulación de sangre sobre la superficie del cerebro. En una acumulación subdural crónica, la sangre se escapa lentamente desde las venas con el tiempo o se deja que una hemorragia rápida se cure por sí sola.

Un hematoma subdural es más común en los ancianos debido al encogimiento normal del cerebro que ocurre al envejecer. Este encogimiento estira y debilita las venas emisarias, las cuales tienen más probabilidades de romperse en los ancianos, incluso después de un traumatismo craneal menor. Usted o su familia posiblemente no recuerden ninguna lesión que pudiera explicarlo.

Los riesgos abarcan:

  • Consumo prolongado y abundante de alcohol
  • Consumo prolongado de ácido acetilsalicílico (aspirin), antinflamatorios como el ibuprofeno o anticoagulantes como warfarina
  • Enfermedades asociadas con la disminución de la coagulación sanguínea
  • Traumatismo craneal
  • Edad avanzada

Síntomas

En algunos casos, es posible que no se presenten síntomas. Sin embargo, dependiendo del tamaño del hematoma y de dónde éste ejerza presión sobre el cerebro, se pueden presentar cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Confusión o coma
  • Disminución de la memoria
  • Dificultad al hablar o deglutir
  • Dificultad para caminar
  • Somnolencia
  • Dolores de cabeza
  • Crisis epiléptica
  • Debilidad o insensibilidad en brazos, piernas, rostro

Pruebas y exámenes

El médico hará preguntas acerca de la historia clínica. En el examen físico, se evaluará cuidadosamente el cerebro y el sistema nervioso para verificar si hay problemas con:

  • Equilibrio
  • Coordinación
  • Funciones mentales
  • Sensibilidad
  • Fortaleza
  • Marcha

Debido a que los signos y los síntomas a menudo son sutiles, muy probablemente se hará una tomografía computarizada o una resonancia magnética de la cabeza para una evaluación adicional de los síntomas, si existe cualquier sospecha de un hematoma.

Tratamiento

El objetivo es controlar los síntomas y minimizar o prevenir un daño cerebral permanente. Los anticonvulsivos, como carbamazepina, lamotrigina o levetiracetam, pueden utilizarse para controlar o prevenir convulsiones.

Se puede requerir cirugía, lo cual puede involucrar la perforación de pequeños agujeros en el cráneo para aliviar la presión y permitir el drenaje de sangre y líquidos. Es posible que sea necesario extraer los hematomas grandes o los coágulos sanguíneos sólidos a través de una abertura más grande en el cráneo (craneotomía).

Es posible que los hematomas que no causen síntomas no requieran tratamiento.

Expectativas (pronóstico)

Los hematomas subdurales crónicos que causan síntomas generalmente no sanan por sí mismos con el tiempo. A menudo, requieren cirugía, especialmente cuando hay problemas neurológicos, convulsiones o dolores de cabeza crónicos.

Algunos hematomas subdurales crónicos reaparecen después del drenado y se pueden necesitar más cirugías.

Posibles complicaciones

  • Daño cerebral permanente
  • Síntomas persistentes
  • Convulsiones

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame al médico o al personal de enfermería inmediatamente si usted o alguien más tiene síntomas de un hematoma subdural crónico. Por ejemplo, llame si observa síntomas de confusión, debilidad o entumecimiento semanas o meses después de una lesión en la cabeza en una persona mayor.

Lleve a la persona a la sala de urgencias o llame al número local de emergencias (como el 911 en los Estados Unidos) si ella:

Prevención

Evite traumatismos craneales utilizando cinturones de seguridad, cascos cuando monte bicicletas o motocicletas y siempre que sea apropiado.

Nombres alternativos

Hematoma subdural de tipo crónico; Higroma subdural; Hemorragia subdural crónica

Referencias

Stippler M. Trauma of the nervous system: craniocerebral trauma.In: Daroff RB, Fenichel GM, Jankovic J, Mazziotta JC, eds. Bradley’s Neurology in Clinical Practice. 6th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2012:chap 50B.

Ling GSF. Traumatic brain injury and spinal cord injury. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Cecil Medicine. 24th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2011:chap 406.

Actualizado: 8/28/2012

Versión en inglés revisada por: David C. Dugdale, III, MD, Professor of Medicine, Division of General Medicine, Department of Medicine, University of Washington School of Medicine; Daniel B. Hoch, PhD, MD, Assistant Professor of Neurology, Harvard Medical School, Department of Neurology, Massachusetts General Hospital. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

A.D.A.M Quality Logo

A.D.A.M., Inc. está acreditada por la URAC, también conocido como American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). La acreditación de la URAC es un comité auditor independiente para verificar que A.D.A.M. cumple los rigurosos estándares de calidad e integridad. A.D.A.M. es una de las primeras empresas en alcanzar esta tan importante distinción en servicios de salud en la red. Conozca más sobre la politica editorial, el proceso editorial y la poliza de privacidad de A.D.A.M. A.D.A.M. es también uno de los miembros fundadores de la Junta Ética de Salud en Internet (Health Internet Ethics, o Hi-Ethics) y cumple con los principios de la Fundación de Salud en la Red (Health on the Net Foundation: www.hon.ch).

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997-2014 A.D.A.M., Inc. La duplicación para uso comercial debe ser autorizada por escrito por ADAM Health Solutions.

A.D.A.M Logo