Omita y vaya al Contenido

Boca de trinchera

Es una infección bacteriana dolorosa que implica hinchazón (inflamación) y úlceras en las encías (gingiva).

Causas, incidencia y factores de riesgo

La boca de trinchera es una forma dolorosa de la inflamación de las encías (gingivitis). El término "boca de trinchera" proviene de la Primera Guerra Mundial, cuando el trastorno era común entre los soldados.

La boca normalmente presenta un equilibrio entre diferentes bacterias. La boca de trinchera se produce cuando hay demasiadas bacterias normales en la boca. Las encías se infectan y desarrollan úlceras dolorosas. Los virus pueden estar comprometidos en permitir esta exagerada proliferación de bacterias.

Los riesgos son, entre otros, los siguientes:

  • Estrés emocional
  • Mala higiene oral
  • Mala nutrición
  • Tabaquismo
  • Infecciones en garganta, dientes o boca

Este trastorno es poco común pero, cuando se presenta, afecta con mayor frecuencia a las personas en edades de 15 a 35 años.

Síntomas

  • Mal aliento
  • Úlceras similares a cráteres entre los dientes
  • Fiebre
  • Sabor desagradable en la boca
  • Encías que aparecen enrojecidas e inflamadas
  • Película grisácea sobre las encías
  • Dolor en las encías
  • Sangrado profuso de las encías en respuesta a cualquier presión o irritación

Nota: los síntomas tienden a comenzar de forma repentina.

Signos y exámenes

El médico examinará la boca para buscar signos de boca de trinchera como:

  • Úlceras similares a cráteres llenas de placa y restos de alimentos
  • Destrucción del tejido gingival alrededor de los dientes
  • Encías inflamadas

Puede haber una película grisácea causada por tejido gingival descompuesto y, en ocasiones, se puede presentar fiebre e inflamación de los ganglios linfáticos de la cabeza y el cuello.

Se pueden tomar radiografías dentales o faciales para determinar la gravedad de la infección y la cantidad de tejido que ha sido destruida.

Esta enfermedad también se puede analizar por medio un cultivo de muestra faríngea.

Tratamiento

Los objetivos del tratamiento son curar la infección y aliviar los síntomas. El médico puede prescribir antibióticos si usted presenta fiebre.

Una buena higiene oral es vital para el tratamiento de la boca de trinchera. Cepíllese los dientes y realice una limpieza con seda dental, con la mayor frecuencia posible, al menos dos veces al día y preferiblemente después de cada comida y al momento de acostarse.

Los enjuagues con agua salada (media cucharadita de sal en una tasa de agua) pueden aliviar el ardor en las encías. A menudo, se recomienda el peróxido de hidrógeno (agua oxigenada), que se utiliza para enjuagar o irrigar las encías, con el fin de eliminar el tejido gingival descompuesto o muerto.

Los calmantes para el dolor (analgésicos) pueden reducir la molestia. Los enjuagues calmantes o agentes protectores pueden reducir el dolor, especialmente antes de comer. En caso de dolor severo, se puede aplicar lidocaína a las encías.

Una vez que las encías estén menos sensibles, se le puede solicitar una visita al odontólogo o a un profesional en higiene oral para una limpieza dental profesional y eliminación de la placa. Igualmente, se puede necesitar limpieza y exámenes dentales regulares y frecuentes hasta que desaparezca el trastorno.

Para evitar que la afección se vuelva a presentar, el médico puede darle instrucciones sobre cómo:

  • Mantener una buena salud general, incluyendo ejercicio y nutrición apropiados
  • Mantener una buena higiene oral
  • Reducir el estrés
  • Dejar de fumar

Evite los irritantes, incluyendo el cigarrillo y los alimentos picantes y calientes.

Expectativas (pronóstico)

La infección tiende a responder al tratamiento. El trastorno puede ser bastante doloroso hasta que recibe tratamiento. Si la boca de trinchera no se trata o si el tratamiento se retrasa, la infección puede diseminarse a las mejillas, los labios o el maxilar y destruir estos tejidos.

Complicaciones

Situaciones que requieren asistencia médica

Consulte con el odontólogo si tiene síntomas de boca de trinchera o si se presenta fiebre u otros síntomas nuevos.

Prevención

Las medidas preventivas abarcan:

  • Buena salud general
  • Buena nutrición
  • Buena higiene oral que incluya un meticuloso cepillado de los dientes y el uso de seda dental
  • Aprender formas de hacer frente al estrés
  • Evaluación y limpieza dental profesional regular
  • Dejar de fumar

Nombres alternativos

Estomatitis de Vincent; Gingivitis ulceronecrosante aguda

Actualizado: 2/22/2012

Versión en inglés revisada por: Paul Fotek, DMD, Florida Institute for Periodontics & Dental lmplants, West Palm Beach, FL. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

A.D.A.M Quality Logo

A.D.A.M., Inc. está acreditada por la URAC, también conocido como American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). La acreditación de la URAC es un comité auditor independiente para verificar que A.D.A.M. cumple los rigurosos estándares de calidad e integridad. A.D.A.M. es una de las primeras empresas en alcanzar esta tan importante distinción en servicios de salud en la red. Conozca más sobre la politica editorial, el proceso editorial y la poliza de privacidad de A.D.A.M. A.D.A.M. es también uno de los miembros fundadores de la Junta Ética de Salud en Internet (Health Internet Ethics, o Hi-Ethics) y cumple con los principios de la Fundación de Salud en la Red (Health on the Net Foundation: www.hon.ch).

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997-2014 A.D.A.M., Inc. La duplicación para uso comercial debe ser autorizada por escrito por ADAM Health Solutions.

A.D.A.M Logo