Dirección de esta página: //www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/001084.htm

Traqueomalacia congénita

Es una debilidad y flacidez de las paredes de la tráquea, que está presente al nacer.

Causas

La traqueomalacia en un recién nacido ocurre cuando el cartílago de la tráquea no se ha desarrollado en forma apropiada. Las paredes de la tráquea son flácidas en lugar de ser rígidas. Debido a que la tráquea es la vía aérea principal, las dificultades respiratorias comienzan poco después del nacimiento.

La traqueomalacia congénita es muy común.

Síntomas

Los síntomas pueden ir de leves a severos y pueden abarcar:

  • Ruidos respiratorios que pueden cambiar con la posición y mejorar durante el sueño
  • Problemas respiratorios que empeoran al toser, llorar, alimentarse, o por infecciones de las vías respiratorias altas
  • Respiración chillona
  • Respiración ruidosa y acelerada

Pruebas y exámenes

Un examen físico confirma los síntomas. Una radiografía del pecho puede mostrar estrechamiento de la tráquea al inhalar. Asimismo, se realiza una radiografía para descartar otros problemas.

Un procedimiento llamado laringoscopia suministra un diagnóstico definitivo. Este procedimiento permite al otorrinolaringólogo (médico especialista en oído, nariz y garganta) observar la estructura de la vía respiratoria y determinar cuán grave es el problema.

Otros exámenes que pueden llevarse a cabo abarcan:

  • Fluoroscopia de las vías respiratorias
  • Esofagografía
  • Broncoscopia: cámara que baja a través de la garganta para observar las vías respiratorias y los pulmones
  • Tomografía computarizada (TC)
  • Pruebas de la función pulmonar
  • Resonancia magnética (RM)

Tratamiento

La mayoría de los bebés responde bien al aire humidificado, la alimentación cuidadosa y a los antibióticos para las infecciones. A los bebés con traqueomalacia se los debe vigilar muy de cerca cuando tienen infecciones respiratorias.

Con frecuencia, los síntomas de traqueomalacia mejoran a medida que el bebé crece.

Rara vez, se necesita cirugía.

Pronóstico

La traqueomalacia congénita generalmente desaparece por sí sola entre los 18 y 24 meses de edad. A medida que el cartílago de la tráquea se fortalece y la tráquea se desarrolla, las respiraciones ruidosas y las dificultades respiratorias cesan gradualmente. Las personas con traqueomalacia deben ser vigiladas cuidadosamente cuando tienen infecciones respiratorias.

Posibles complicaciones

Los bebés nacidos con traqueomalacia pueden tener otras anomalías congénitas como defectos cardíacos, retraso en el desarrollo o reflujo gastroesofágico.

Puede presentarse neumonía por aspiración por inhalar alimentos.

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico si su hijo tiene dificultad respiratoria o ruidos respiratorios. Esto puede convertirse en una situación urgente o de emergencia.

Nombres alternativos

Traqueomalacia tipo 1

Referencias

Finder JD. Bronchomalacia and Tracheomalacia. In: Kliegman, RM, Behrman RE, St. Geme III JW, Schor NF, Stanton BF, eds.Nelson Textbook of Pediatrics

Licameli GR., Richardson MA. Diagnosis and Management of Tracheal Anomalies and Tracheal Stenosis. In: Flint PW, Haughey BH, Lund VJ, Niparko JK, Richardson MA, Robbons KT, Thomas JR, eds. Cummings Otolaryngology: Head & Neck Surgery

Actualizado 5/10/2013

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.