Dirección de esta página: //www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/001252.htm

Osteítis fibrosa

Es una complicación del hiperparatiroidismo en la cual ciertos huesos se tornan anormalmente débiles y se deforman.

Causas

Las paratiroides son cuatro glándulas localizadas en el cuello que ayudan a controlar el uso y eliminación del calcio por parte del cuerpo. Esto lo hacen produciendo hormona paratiroidea, o PTH. La PTH ayuda a controlar los niveles de calcio, fósforo y vitamina D dentro de la sangre y los huesos.

Demasiada cantidad de hormona paratiroidea (hiperparatiroidismo) puede llevar al incremento de la descomposición de los huesos, lo cual puede causar que estos se debiliten y se vuelvan más frágiles. Muchas personas que presentan hipertiroidismo desarrollan osteoporosis. No todos los huesos responden de la misma manera a la PTH. Algunos desarrollan zonas anormales en las que el hueso es muy suave y prácticamente no contiene calcio. Esto es la osteítis fibrosa.

En raras ocasiones, esta afección es ocasionada por cáncer de paratiroides.

Antes de 1950, aproximadamente la mitad de las personas a quienes se les diagnosticaba hiperparatiroidismo tenían osteítis fibrosa. En la actualidad, esta afección no es común, probablemente debido a que el diagnóstico de los pacientes con hiperparatiroidismo se realiza de manera más temprana, antes de que ocurra esta complicación.

Las personas con hiperparatiroidismo grave tienen un riesgo mayor de padecer osteítis fibrosa.

Síntomas

La osteítis fibrosa puede ocasionar dolor o sensibilidad en los huesos. Se pueden presentar fracturas (rupturas) en los brazos, en las piernas o en la columna, al igual que otros problemas óseos.

El hiperparatiroidismo puede causar náuseas, estreñimiento, fatiga, micción frecuente y debilidad.

Pruebas y exámenes

Los exámenes de sangre muestran un alto nivel de calcio, paratirina y fosfatasa alcalina (un químico de los huesos). Los niveles de fósforo pueden estar bajos.

Las radiografías pueden revelar huesos delgados, fracturas, arqueamiento y quistes. Asimismo, las radiografías dentales pueden ser anormales.

Se puede tomar una radiografía del hueso, dado que las personas con hiperparatiroidismo tienen más probabilidad de padecer osteopenia (huesos delgados) u osteoporosis (huesos muy delgados) que de padecer osteítis fibrosa completamente desarrollada.

Tratamiento

La mayoría de los problemas óseos de la osteítis fibrosa se pueden revertir con cirugía para extirpar la(s) glándula(s) paratiroides anormal(es). Sin embargo, algunas personas pueden optar por no someterse a cirugía y que en lugar de eso les hagan un seguimiento con exámenes de sangre y mediciones óseas.

Si la cirugía no es posible, algunas veces se pueden usar medicamentos para bajar los niveles de calcio.

Posibles complicaciones

Algunas de las complicaciones de la osteítis fibrosa son:

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico si presenta dolor o sensibilidad en los huesos o síntomas de hiperparatiroidismo.

Prevención

En la actualidad, los exámenes de sangre de rutina efectuados durante una revisión médica o por otro problema de salud normalmente detectan los niveles altos de calcio antes de que se presente un daño grave.

Nombres alternativos

Osteítis fibroquística

Imágenes

Referencias

Bringhurst FR, Demay MB, Kronenberg HM. Disorders of mineral metabolism. In: Kronenberg HM, Schlomo M, Polansky KS, Larsen PR, eds.Williams Textbook of Endocrinology

Wysolmerski JJ, Insogna KL. The parathyroid glands, hypercalcemia, and hypocalcemia. In: Goldman L, Schafer AI, eds.Goldman's Cecil Medicine

Wysolmerski JJ. Insogna KL. The parathyroid glands, hypercalcemia, and hypocalcemia. In: Kronenberg HM, Schlomo M, Polansky KS, Larsen PR, eds.Williams Textbook of Endocrinology

Actualizado 8/5/2014

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.