Omita y vaya al Contenido

Dieta para la enfermedad hepática

Algunas personas con enfermedad hepática tienen que consumir una dieta especial, la cual protege al hígado del trabajo esforzado y lo ayuda a funcionar.

Función

Las proteínas normalmente ayudan a la reparación del tejido. También previenen la acumulación de grasa y daño a las células hepáticas.

En personas con hígados muy dañados, las proteínas no se procesan apropiadamente y los productos residuales se pueden acumular y afectar el cerebro.

Los cambios en la dieta para la enfermedad hepática pueden abarcar:

  • Restringir la cantidad de proteína que consume. Esto le ayudará a reducir la acumulación de productos de desecho tóxicos.
  • Aumentar su ingesta de carbohidratos en proporción a la cantidad de proteína que consume.
  • Tomar vitaminas y medicamentos recetados por el médico para hemograma bajo, problemas neurológicos o problemas nutricionales a raíz de la enfermedad hepática.
  • Reducir el consumo de sal. La sal en la alimentación puede empeorar la acumulación de líquidos y la hinchazón en el hígado.

Efectos secundarios

La enfermedad hepática puede afectar la absorción de alimentos y la producción de proteínas y vitaminas; por lo tanto, su dieta puede influir en su peso, apetito y en las cantidades de vitaminas presentes en su cuerpo. No limite demasiado la proteína, debido a que puede causar deficiencias de ciertos aminoácidos.

Recomendaciones

Los cambios que necesitará hacer dependen de qué tan bien esté funcionando su hígado. Hable con el médico sobre el mejor tipo de alimentación en su caso para que obtenga la cantidad apropiada de nutrición. 

Las recomendaciones generales para pacientes con enfermedad hepática grave abarcan:

  • Consuma grandes cantidades de alimentos con carbohidratos, los cuales deben ser la mayor fuente de calorías en esta dieta.
  • Consuma una ingesta moderada de grasas, como lo indique el médico. El incremento de grasas y carbohidratos ayuda a prevenir la descomposición de las proteínas en el hígado.
  • Coma aproximadamente 1 gramo de proteína por kilogramo de peso corporal. Esto significa que un hombre de 70 kilogramos (154 libras) debe comer 70 gramos de proteína por día. Esto no incluye la proteína proveniente de alimentos con almidones y verduras. Una persona con daño hepático grave posiblemente deba consumir menos proteína. Hable con el médico respecto a sus necesidades proteínicas.
  • Tome suplementos vitamínicos, en especial vitaminas del complejo B.
  • Reduzca la cantidad de sal que consume (normalmente menos de 1,500 miligramos por día) si está reteniendo líquidos.

MUESTRA DE MENÚ

  • Desayuno
    • 1 naranja
    • avena cocida, con leche y azúcar
    • 1 tostada de pan integral
    • mermelada de fresa
    • café o té
  • Almuerzo
    • 110 g (4 onzas) de carne magra de pescado, aves o carnes rojas cocidos
    • un producto con almidón (como las papas)
    • una verdura cocida
    • ensalada
    • 2 tajadas de pan integral
    • 1 cucharada grande de gelatina
    • fruta fresca
    • leche
  • Refrigerio de la tarde
    • leche con galletas integrales
  • Cena
    • 110 g (4 onzas) de carne cocida de pescado, ave o res
    • un producto con almidón (como las papas)
    • una verdura cocida
    • ensalada
    • 2 panecillos integrales
    • fruta fresca o postre
    • 235 ml (8 onzas) de leche
  • Refrigerio de la noche
    • un vaso de leche o un pedazo de fruta

La mayoría de las veces, usted no tiene que evitar alimentos específicos.

Si tiene inquietudes con respecto a la dieta o los síntomas, consulte con el médico.

Referencias

DeLegge MH. Nutrition in gastrointestinal diseases. In: Feldman M, Friedman LS, Brandt LJ, eds. Sleisenger & Fordtran's Gastrointestinal and Liver Disease. 9th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2010: chap 5.

Actualizado: 4/15/2013

Versión en inglés revisada por: George F. Longstreth, MD, Department of Gastroenterology, Kaiser Permanente Medical Care Program, San Diego, California. Also reviewed by A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc., Editorial Team: David Zieve, MD, MHA, Bethanne Black, Stephanie Slon, and Nissi Wang.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

A.D.A.M Quality Logo

A.D.A.M., Inc. está acreditada por la URAC, también conocido como American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). La acreditación de la URAC es un comité auditor independiente para verificar que A.D.A.M. cumple los rigurosos estándares de calidad e integridad. A.D.A.M. es una de las primeras empresas en alcanzar esta tan importante distinción en servicios de salud en la red. Conozca más sobre la politica editorial, el proceso editorial y la poliza de privacidad de A.D.A.M. A.D.A.M. es también uno de los miembros fundadores de la Junta Ética de Salud en Internet (Health Internet Ethics, o Hi-Ethics) y cumple con los principios de la Fundación de Salud en la Red (Health on the Net Foundation: www.hon.ch).

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997-2014 A.D.A.M., Inc. La duplicación para uso comercial debe ser autorizada por escrito por ADAM Health Solutions.

A.D.A.M Logo