Omita y vaya al Contenido

Reparación de hernia diafragmática congénita

La reparación de una hernia diafragmática es la cirugía para corregir una abertura o espacio en el diafragma de un bebé. Esta abertura se denomina hernia y es un tipo raro de anomalía congénita ("congénita" se refiere a que está presente al nacer).

El diafragma es un  músculo y es importante para la respiración. Éste separa la cavidad torácica (donde están el corazón y los pulmones) del área abdominal.

En un niño nacido con una hernia diafragmática, el diafragma no se ha formado por completo, así que los órganos del vientre (estómago, bazo, hígado e intestinos) pueden subir hasta la cavidad torácica donde están los pulmones. Esto impide que los pulmones crezcan normalmente. El pulmón sigue siendo demasiado pequeño para que un bebé respire por sí solo cuando nace. 

Descripción

Antes de la cirugía, casi todos los bebés necesitan un dispositivo de respiración para mejorar sus niveles de oxígeno.

La cirugía se hace mientras el niño está bajo anestesia general (dormido y sin poder sentir dolor). El cirujano hace una incisión quirúrgica en el abdomen, debajo de las costillas superiores. Esto permite llegar a los órganos en ese área. El cirujano hala suavemente estos órganos hacia abajo hasta su lugar a través de la abertura en el diafragma y hacia la cavidad abdominal.

El cirujano repara el agujero en el diafragma. Si el agujero es pequeño, se puede reparar con suturas. En la mayoría de los casos, se utiliza un pedazo de parche plástico para cubrirlo.

Por qué se realiza el procedimiento

Una hernia diafragmática puede ser potencialmente mortal. La cirugía para repararla debe hacerse en los primeros días o semanas de la vida de un niño.

Riesgos

Los riesgos de esta cirugía abarcan:

Otras posibles complicaciones específicas de esta cirugía pueden ser:

  • Atelectasia pulmonar
  • Problemas pulmonares que no desaparecen
  • Insuficiencia respiratoria

Antes del procedimiento

Los bebés con una hernia diafragmática son llevados a una unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN). Pueden pasar días o semanas hasta que el bebé esté lo suficientemente estable para la cirugía.

  • En la UCIN, su hijo probablemente necesitará un respirador (ventilador mecánico) antes de la cirugía. Esto le ayuda al bebé a respirar.
  • Si su hijo está muy enfermo, el médico puede usar una máquina de circulación extracorpórea (ECMO, por sus siglas en inglés) para que haga el trabajo del corazón y los pulmones.
  • Antes de la cirugía, al bebé se le tomarán radiografías y se harán exámenes de sangre regulares para ver qué tan bien están trabajando los pulmones. Un sensor liviano, llamado oxímetro de pulso, va pegado a la piel para monitorear el nivel del oxígeno en la sangre.
  • A su hijo le pueden dar medicamentos para controlar la presión arterial y mantenerlo cómodo.

El bebé tendrá sondas puestas: 

  • Desde la boca hasta el estómago para sacar el aire de este último. 
  • En una arteria para vigilar la presión arterial.
  • En una vena para suministrar nutrientes y medicamentos.

Después del procedimiento

Su hijo permanecerá en el hospital durante varias semanas después de la cirugía y estará con respirador después de la operación. Una vez que le quiten el respirador, todavía necesitará oxígeno y algún medicamento durante algún tiempo.

Las alimentaciones empezarán después de que los intestinos de su hijo comiencen a trabajar. Por lo general, las alimentaciones se hacen a través de una sonda suave y pequeña que va desde la boca o la nariz hasta el estómago o el intestino delgado, hasta que el niño pueda tomar por vía oral toda la leche que necesita.

La mayoría de los bebés con hernias diafragmáticas tienen reflujo cuando comen. Esto significa que el alimento o el ácido del estómago se devuelve hacia el esófago, el conducto que va desde la garganta hasta el estómago, lo cual puede ser molesto para el bebé. Esto también lleva a que se presente regurgitación frecuente, vómito y neumonía, lo cual dificulta más las alimentaciones una vez que el niño esté tomando alimento por la boca.

El personal de enfermería y los especialistas en alimentación le enseñarán formas de sostener y alimentar a su bebé para prevenir el reflujo. Algunos bebés necesitan estar con una sonda de alimentación durante mucho tiempo con el fin de obtener suficiente alimento para crecer.

Expectativas (pronóstico)

El desenlace clínico de esta cirugía depende de qué tan bien se hayan desarrollado los pulmones de su bebé. Algunos bebés tienen otros problemas de salud, entre ellos con el cerebro, los músculos y las articulaciones, que pueden hacer lenta la recuperación.

Normalmente, el pronóstico es bueno para bebés que tengan tejido pulmonar bien desarrollado. La mayoría de los bebés que nacen con una hernia diafragmática desde que nacen (congénita) están muy enfermos y permanecen en el hospital por mucho tiempo. Con los avances en la medicina, el pronóstico para estos bebés está mejorando gradualmente.

Todos los bebés que han sido sometidos a reparaciones de hernia diafragmática necesitarán vigilancia estricta para constatar que el agujero en su diafragma no se abra de nuevo a medida que vayan creciendo.

Los bebés que tenían una abertura o defecto grande en el diafragma, o que tuvieron más problemas con los pulmones después del nacimiento, pueden presentar enfermedad pulmonar después de salir del hospital. Ellos pueden necesitar oxígeno, medicamentos y una sonda de alimentación durante meses o años.

Algunos bebés tendrán problemas para gatear, caminar, hablar y comer. Necesitarán que los traten fisioterapeutas o terapeutas ocupacionales para que los ayuden a desarrollar músculos y fuerza.

Referencias

Maheshwari A, Carlo WA. Diaphragmatic hernia. In: Kliegman RM, Behrman RE, Jenson HB, Stanton, BF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 19th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2011:chap 95.8.

Puri P, Nakazawa N. Congenital diaphragmatic hernia. In: Puri P, Hollworth M, eds. Pediatric surgery: diagnosis and management. Springer; 2009:chap 31.

Actualizado: 10/29/2013

Versión en inglés revisada por: Kimberly G Lee, MD, MSc, IBCLC, Associate Professor of Pediatrics, Division of Neonatology, Medical University of South Carolina, Charleston, SC. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

A.D.A.M Quality Logo

A.D.A.M., Inc. está acreditada por la URAC, también conocido como American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). La acreditación de la URAC es un comité auditor independiente para verificar que A.D.A.M. cumple los rigurosos estándares de calidad e integridad. A.D.A.M. es una de las primeras empresas en alcanzar esta tan importante distinción en servicios de salud en la red. Conozca más sobre la politica editorial, el proceso editorial y la poliza de privacidad de A.D.A.M. A.D.A.M. es también uno de los miembros fundadores de la Junta Ética de Salud en Internet (Health Internet Ethics, o Hi-Ethics) y cumple con los principios de la Fundación de Salud en la Red (Health on the Net Foundation: www.hon.ch).

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997-2014 A.D.A.M., Inc. La duplicación para uso comercial debe ser autorizada por escrito por ADAM Health Solutions.

A.D.A.M Logo