Dirección de esta página: //www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/003329.htm

Prueba de detección de células B y T

Es una prueba de laboratorio para determinar la cantidad de células T y B (linfocitos) en la sangre.

Forma en que se realiza el examen

Se necesita una muestra de sangre.

La sangre podría también obtenerse a través de una muestra capilar (punción en el dedo o punción en el talón, en bebés).

Después de obtener la muestra de sangre, esta atraviesa por un proceso de dos pasos: primero, los linfocitos son separados de otros elementos sanguíneos y, una vez que las células están separadas, se añaden identificadores para diferenciar entre los linfocitos T y B. Con la prueba de las rosetas E, se identifican las células T y la inmunofluorescencia directa se utiliza para identificar las células B.

Preparación para el examen

Coméntele al médico si está influido por alguno de los siguientes factores, los cuales podrían afectar el conteo de células T y B:

Lo que se siente durante el examen

Cuando se inserta la aguja para extraer la sangre, algunas personas sienten un dolor moderado, mientras que otras sólo sienten un pinchazo o sensación de picadura. Posteriormente, puede haber algo de sensación pulsátil.

Razones por las que se realiza el examen

El médico puede ordenar esta prueba si usted tiene signos de ciertas enfermedades que debilitan el sistema inmunitario. También se puede utilizar para diferenciar entre enfermedad cancerosa y no cancerosa, especialmente cánceres que involucren la sangre y la médula espinal.

La prueba también se puede emplear para determinar qué tan bien está funcionando el tratamiento para ciertas afecciones.

Resultados normales

Los rangos de los valores normales pueden variar ligeramente entre diferentes laboratorios. Algunos laboratorios utilizan diferentes mediciones o analizan muestras diferentes. Hable con el médico acerca del significado de los resultados específicos de su examen.

Significado de los resultados anormales

Los conteos anormales de células T y B sugieren una posible enfermedad y se necesitan pruebas adicionales para confirmar un diagnóstico.

Un aumento de la cantidad de células T puede deberse a:

Un incremento en el conteo de células B puede deberse a:

Una disminución en el conteo de células T puede deberse a:

  • Enfermedad por deficiencia congénita de células T, tales como el síndrome de Nezelof, síndrome de DiGeorge o síndrome de Wiskott-Aldrich
  • Estados de deficiencia adquirida de células T, tales como una infección por VIH o infección por HTLV-1
  • Trastornos proliferativos de células B, tales como leucemia linfocítica crónica o macroglobulinemia de Waldenstrom

Una disminución en el conteo de células B puede deberse a:

Riesgos

Las venas y las arterias varían en tamaño de un paciente a otro y de un lado del cuerpo a otro, razón por la cual extraer sangre de algunas personas puede ser más difícil que de otras.

Otros riesgos asociados con la extracción de sangre son leves, pero pueden ser:

  • Sangrado excesivo
  • Desmayo o sensación de mareo
  • Hematoma (acumulación de sangre debajo de la piel)
  • Infección (un riesgo leve cada vez que se presenta ruptura de la piel)

Nombres alternativos

Inmunofluorescencia directa; Rosetas E; Análisis de linfocitos T y B; Análisis de linfocitos B y T

Referencias

Soff GA, Green DL, Gardner LB. Hematologic manifestations of systemic disease: cancer. In: Hoffman R, Benz EJ, Silberstein LE, et al, eds.Hoffman Hematology: Basic Principles and Practice

Actualizado 11/24/2014

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.