Dirección de esta página: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/003529.htm

Anticuerpo antimitocondrial

Los anticuerpos antimitocondriales (AAM) son sustancias (anticuerpos) que se forman contra las mitocondrias, una parte importante de las células. Las mitocondrias son la fuente de energía en el interior de todas las células humanas y ayudan a que dichas células trabajen apropiadamente.

Este artículo aborda el examen utilizado para medir la cantidad de anticuerpos antimitocondriales en la sangre.

Forma en que se realiza el examen

Se necesita una muestra de sangre, la cual generalmente se toma de una vena. El procedimiento se denomina venopunción.

Preparación para el examen

Es posible que el médico le solicite no comer ni beber nada durante 6 horas antes del examen (generalmente durante la noche).

Lo que se siente durante el examen

Cuando se inserta la aguja para extraer la sangre, algunas personas sienten un dolor moderado, mientras que otras sólo sienten un pinchazo o sensación de picadura. Posteriormente, puede haber algo de sensación pulsátil.

Razones por las que se realiza el examen

El médico puede ordenar este examen si la persona tiene signos de daño hepático. Se utiliza con mayor frecuencia para diagnosticar cirrosis biliar primaria.

También se puede utilizar para establecer la diferencia entre cirrosis relacionada con el sistema biliar y problemas hepáticos debido a una obstrucción, hepatitis viral o cirrosis alcohólica.

Valores normales

Normalmente, no hay anticuerpos presentes.

Significado de los resultados anormales

Este examen es importante para diagnosticar la cirrosis biliar primaria. Hasta el 94% de los pacientes con esta afección dan positivo para este examen. Menos del 1% de las personas sin esta enfermedad dan positivo en el examen.

Los resultados anormales también se pueden encontrar con menos frecuencia en personas con otros tipos de enfermedad hepática y algunas enfermedades autoinmunitarias.

Riesgos

Las venas y las arterias varían de tamaño de un paciente a otro y de un lado del cuerpo a otro, razón por la cual obtener una muestra de sangre de algunas personas puede resultar más difícil que de otras.

Otros riesgos:

  • Sangrado excesivo.
  • Desmayo o sensación de mareo.
  • Hematoma (acumulación de sangre debajo de la piel).
  • Infección (un riesgo leve cada vez que se presenta ruptura de la piel).

Imágenes

Actualizado 2/11/2013

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.