Omita y vaya al Contenido

Vía intravenosa periférica en bebés

Una vía intravenosa periférica (PIV, por sus siglas en inglés) es una sonda o tubo plástico corto y pequeño, llamado catéter. Un médico la coloca a través de la piel dentro de una vena en la mano, el brazo o el pie o el cuero cabelludo. Este artículo aborda la vía intravenosa periférica en los bebés.

¿Por qué se utiliza una vía intravenosa periférica?

El médico o el personal de enfermería usan una vía intravenosa periférica para suministrarle líquidos o medicamentos a un bebé.

¿Cómo se coloca una vía intravenosa periférica?

El personal de enfermería o el médico:

  • Limpian la piel.
  • Introducen el pequeño catéter con una aguja en el extremo a través de la piel dentro de la vena.
  • Una vez que la vía intravenosa esté en la posición apropiada, se retirará la aguja y el catéter permanecerá en la vena.
  • La vía intravenosa periférica se conecta a un pequeño tubo de plástico que, a su vez, va conectado a una bolsa intravenosa.

¿Cuáles son los riesgos de una vía intravenosa periférica?

Las vías intravenosas periféricas pueden ser muy difíciles de colocar en un bebé, especialmente si está muy obeso, enfermo o es muy pequeño. En algunos casos, el médico no puede ponerla. Si esto sucede, se necesita otra terapia.

Las vías intravenosas periféricas pueden dejar de funcionar después de sólo 1 o 2 días. Si esto sucede, se quitará y se colocará una nueva. La vía intravenosa periférica se puede cambiar de vez en cuando para disminuir el riesgo de infección.

Si una vía intravenosa periférica se sale de la vena, el líquido de la VI puede ingresar al cuerpo. Cuando esto sucede, la vía intravenosa se considera "infiltrada". El sitio de la vía intravenosa lucirá hinchado y puede estar rojo. Algunas veces, una infiltración puede ocasionar que la piel y el tejido resulten muy irritados. El bebé puede resultar con una quemadura tisular si el medicamento es realmente irritante para la piel. En algunos casos especiales, se pueden inyectar medicamentos dentro de la piel con el fin de reducir el riesgo de daño cutáneo prolongado a raíz de la infiltración.

Nombres alternativos

PIV en bebés; Vía periférica en bebés; Vía intravenosa periférica en neonatos

Actualizado: 10/29/2013

Versión en inglés revisada por: Kimberly G Lee, MD, MSc, IBCLC, Associate Professor of Pediatrics, Division of Neonatology, Medical University of South Carolina, Charleston, SC. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Bethanne Black, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

A.D.A.M Quality Logo

A.D.A.M., Inc. está acreditada por la URAC, también conocido como American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). La acreditación de la URAC es un comité auditor independiente para verificar que A.D.A.M. cumple los rigurosos estándares de calidad e integridad. A.D.A.M. es una de las primeras empresas en alcanzar esta tan importante distinción en servicios de salud en la red. Conozca más sobre la politica editorial, el proceso editorial y la poliza de privacidad de A.D.A.M. A.D.A.M. es también uno de los miembros fundadores de la Junta Ética de Salud en Internet (Health Internet Ethics, o Hi-Ethics) y cumple con los principios de la Fundación de Salud en la Red (Health on the Net Foundation: www.hon.ch).

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997-2014 A.D.A.M., Inc. La duplicación para uso comercial debe ser autorizada por escrito por ADAM Health Solutions.

A.D.A.M Logo