Omita y vaya al Contenido

Neumotórax en bebés

Es la acumulación de aire o gas en el espacio dentro del tórax alrededor de los pulmones, lo cual lleva a que se presente una atelectasia pulmonar.

Este artículo aborda el neumotórax en los bebés.

Para obtener información sobre el neumotórax en los niños mayores y en adultos, ver el artículo: neumotórax.

Causas

Un neumotórax ocurre cuando se revientan los diminutos sacos de aire (alvéolos) en el pulmón de un bebé, dejando escapar aire dentro del espacio entre el pulmón y la pared torácica (espacio pleural).

La causa más común de neumotórax es el síndrome de dificultad respiratoria, que ocurre en bebés que nacen demasiado pronto (prematuros).

  • Debido a que los pulmones del bebé carecen de una sustancia lubricante (tensioactiva) que los ayuda a permanecer abiertos, los diminutos alvéolos no pueden expandirse tan fácilmente.
  • Si se coloca al bebé con un respirador (ventilador mecánico), hay una presión extra sobre los pulmones, lo cual algunas veces puede reventar los alvéolos.

El síndrome de aspiración de meconio es otra causa de neumotórax en recién nacidos. A medida que el bebé está naciendo, es posible que inhale la primera deposición, llamada meconio. Esto puede causar problemas respiratorios y la necesidad de un respirador.

Con menos frecuencia, un bebé por lo demás saludable puede presentar una filtración de aire cuando toma las primeras respiraciones después del nacimiento. Esto ocurre debido a la presión que se necesita para expandir los pulmones por primera vez.

El neumotórax es más común en los niños que en las niñas.

Síntomas

Muchos bebés con neumotórax son asintomáticos. Cuando los síntomas realmente se presentan, pueden abarcar:

  • Color de piel azulado (cianosis)
  • Respiración rápida
  • Aleteo nasal
  • Gruñidos al respirar
  • Irritabilidad
  • Inquietud
  • Uso de otros músculos pectorales y abdominales para ayudar con la respiración (tiraje)

Pruebas y exámenes

Las enfermeras y los médicos pueden tener dificultad para oír los ruidos respiratorios al auscultar los pulmones del bebé con un estetoscopio. Los ruidos del corazón o del pulmón pueden parecer como si vinieran de una parte diferente del pecho a la normal.

Los exámenes para el neumotórax abarcan:

  • Radiografía del tórax
  • Sonda suave que se coloca contra el pecho del bebé, también conocida como "transiluminación" (las cavidades de aire aparecerán como áreas más claras)

Tratamiento

Es posible que los bebés asintomáticos no necesiten tratamiento. El equipo médico vigilará la respiración, la frecuencia cardíaca, el nivel de oxígeno y el color de la piel.

Si el bebé está teniendo síntomas, el médico colocará una aguja o un tubo delgado, llamado catéter, dentro del pecho del bebé para extraer el aire que se ha escapado hacia el espacio pleural.

El tratamiento puede durar desde unos días hasta unas cuantas semanas.

Expectativas (pronóstico)

Algunos escapes de aire desaparecerán al cabo de unos días sin tratamiento. El pronóstico de los bebés que son tratados sacándoles el aire con una aguja o con un catéter normalmente es bueno después del tratamiento.

Posibles complicaciones

Aunque a los bebés conectados a respiradores se los vigila cuidadosamente, se pueden presentar escapes de aire.

A medida que el aire se acumula en el pecho, puede empujar el corazón hacia el otro lado del tórax. Esto ejerce presión tanto sobre el pulmón que no ha colapsado como sobre el corazón. Esta afección se denomina neumotórax a tensión y es una emergencia médica.

Cuándo contactar a un profesional médico

A menudo, el neumotórax se descubre poco después de que el bebé nace. Llame al médico si su bebé tiene síntomas de neumotórax.

Prevención

Los médicos en la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN) deben vigilar al bebé cuidadosamente para buscar signos de un escape de aire.

Nombres alternativos

Síndrome de escape de aire

Referencias

Dudell GG, Stoll BJ. Respiratory tract disorders. In: Kliegman RM, Behrman RE, Jenson HB, Stanton BF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 19th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2011.

Hermansen CL, Lorah KN. Respiratory distress in the newborn. Am Fam Physician. 2007;76:987-994.

Actualizado: 1/27/2012

Versión en inglés revisada por: Kimberly G. Lee, MD, MSc, IBCLC, Associate Professor of Pediatrics, Division of Neonatology, Medical University of South Carolina, Charleston, SC. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

A.D.A.M Quality Logo

A.D.A.M., Inc. está acreditada por la URAC, también conocido como American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). La acreditación de la URAC es un comité auditor independiente para verificar que A.D.A.M. cumple los rigurosos estándares de calidad e integridad. A.D.A.M. es una de las primeras empresas en alcanzar esta tan importante distinción en servicios de salud en la red. Conozca más sobre la politica editorial, el proceso editorial y la poliza de privacidad de A.D.A.M. A.D.A.M. es también uno de los miembros fundadores de la Junta Ética de Salud en Internet (Health Internet Ethics, o Hi-Ethics) y cumple con los principios de la Fundación de Salud en la Red (Health on the Net Foundation: www.hon.ch).

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997-2014 A.D.A.M., Inc. La duplicación para uso comercial debe ser autorizada por escrito por ADAM Health Solutions.

A.D.A.M Logo