Dirección de esta página: //www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/007470.htm

Disartria

Es una afección en la cual usted tiene dificultad para decir las palabras debido a problemas con los músculos que le ayudan a hablar.

Causas

En una persona con disartria, un trastorno nervioso, cerebral o muscular dificulta el uso o control de los músculos de la boca, la lengua, la laringe o las cuerdas vocales.

Los músculos pueden estar débiles o completamente paralizados o puede ser difícil que trabajen juntos.

La disartria puede ser el resultado de daño cerebral debido a:

La disartria puede resultar del daño a los nervios que inervan los músculos que ayudan a hablar o a los músculos mismos a raíz de:

  • Traumatismo facial o cervical
  • Cirugía para cáncer de cabeza y cuello, como la extirpación parcial o total de la lengua o la laringe

La disartria puede ser causada por enfermedades que afectan los nervios y los músculos (enfermedades neuromusculares):

Otras causas pueden abarcar:

  • Intoxicación con alcohol
  • Prótesis dentales mal ajustadas
  • Efectos secundarios de medicamentos que actúan sobre el sistema nervioso central, como narcóticos, fenitoína o carbamazepina

Síntomas

Dependiendo de su causa, la disartria se puede desarrollar de manera lenta u ocurrir repentinamente.

Las personas con disartria tienen problemas para producir ciertos sonidos o palabras.

Su lenguaje es mal pronunciado (como enredado) y el ritmo o velocidad de su habla cambia. Otros síntomas abarcan:

  • Sonar como si estuviera murmurando
  • Hablar suavemente o en un susurro
  • Hablar con voz nasal o congestionada, ronca, forzada o velada

Una persona con disartria también puede babear y tener problemas para masticar o deglutir y le puede costar trabajo mover los labios, la lengua o la mandíbula.

Pruebas y exámenes

El médico tomará una historia clínica y llevará a cabo un examen físico. La familia y los amigos posiblemente necesiten ayudar con la historia clínica.

Se puede realizar un procedimiento llamado laringoscopia. Durante éste, se coloca una sonda de visualización flexible llamada laringoscopio en la boca y la garganta para observar la laringe.

Los exámenes que pueden llevarse a cabo si se desconoce la causa de la disartria abarcan:

  • Exámenes de sangre para toxinas o niveles de vitaminas.
  • Exámenes imagenológicos, como una resonancia magnética o un TAC del cerebro o del cuello.
  • Estudios de conducción nerviosa y electromiografía para revisar la función eléctrica de los nervios o los músculos.
  • Estudio de la deglución, el cual puede incluir radiografías y tomar un líquido especial.

Tratamiento

Usted posiblemente necesite que lo remitan a un logopeda y terapeuta del lenguaje para que le realicen pruebas y tratamiento. Las habilidades especiales que usted puede aprender abarcan:

  • Técnicas de masticación o deglución seguras, de ser necesario.
  • Evitar conversaciones cuando esté cansado.
  • Repetir los sonidos una y otra vez de manera que pueda aprender los movimientos de la boca.
  • Hablar lentamente, usar una voz más fuerte y hacer pausas para verificar que los demás le entiendan.
  • Qué hacer cuando usted se siente frustrado mientras habla.

Puede usar muchos dispositivos o técnicas diferentes para ayudar con el lenguaje, tales como:

  • Computadoras para digitar palabras.
  • Tarjetas de doble cara con palabras o símbolos.
  • Programas de computadora especiales que le permiten crear palabras habladas escribiéndolas o haciendo clic en los símbolos.

La cirugía puede ayudar a las personas con disartria.

Expectativas (pronóstico)

Según la causa de la disartria, los síntomas pueden mejorar, permanecer igual o empeorar de manera lenta o rápida.

  • Los pacientes con esclerosis lateral amiotrófica (ELA o enfermedad de Lou Gehrig) finalmente pierden la capacidad para hablar.
  • Pocas personas con mal de Parkinson o esclerosis múltiple pierden la capacidad para hablar.
  • La disartria causada por medicamentos o prótesis dentales mal ajustadas se puede contrarrestar.
  • La disartria causada por un accidente cerebrovascular o lesión cerebral no empeorará y puede mejorar.
  • La disartria después de una cirugía de la lengua o la laringe no debe empeorar y puede mejorar con terapia. 

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con su médico si usted tiene:

  • Dolor torácico, escalofríos, fiebre, dificultad para respirar u otros síntomas de neumonía.
  • Tos o asfixia.
  • Dificultad para hablar o comunicarse con otras personas.
  • Sentimientos de tristeza o depresión.

Nombres alternativos

Deterioro del habla; Mala articulación del lenguaje (problemas de dicción); Trastornos del habla y disartria

Referencias

Kirshner HS. Language and speech disorders: motor speech disorders: dysarthria and apraxia of speech. In: Daroff RB, Fenichel GM, Jankovic J. Mazziotta JC, eds.Bradley's Neurology in Clinical Practice

Kortte JH, Palmer JB. Speech and language disorders. In: Frontera WR, Silver JK, Rizzo TD Jr., eds.Essentials of Physical Medicine and Rehabilitation

Mahler LA, Ramig LO.  Intensive treatment of dysarthria secondary to stroke. Clin Linguist Phon

Actualizado 9/3/2014

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados