Omita y vaya al Contenido

Disartria

Es una afección en la cual usted tiene dificultad para decir las palabras debido a problemas con los músculos que le ayudan a hablar.

Causas

En una persona con disartria, un trastorno nervioso, cerebral o muscular dificulta el uso o control de los músculos de la boca, la lengua, la laringe o las cuerdas vocales.

Los músculos pueden estar débiles o completamente paralizados o puede ser difícil que trabajen juntos.

La disartria puede ser el resultado de daño cerebral debido a:

La disartria puede resultar del daño a los nervios que inervan los músculos que ayudan a hablar o a los músculos mismos a raíz de:

  • Traumatismo facial o cervical
  • Cirugía para cáncer de cabeza y cuello, como la extirpación parcial o total de la lengua o la laringe

La disartria puede ser causada por enfermedades que afectan los nervios y los músculos (enfermedades neuromusculares):

Otras causas pueden abarcar:

  • Intoxicación con alcohol
  • Prótesis dentales mal ajustadas
  • Efectos secundarios de medicamentos que actúan sobre el sistema nervioso central, como narcóticos, fenitoína o carbamazepina

Síntomas

Dependiendo de su causa, la disartria se puede desarrollar de manera lenta u ocurrir repentinamente.

Las personas con disartria tienen problemas para producir ciertos sonidos o palabras.

Su lenguaje es mal pronunciado (como enredado) y el ritmo o velocidad de su habla cambia. Otros síntomas abarcan:

  • Sonar como si estuviera murmurando
  • Hablar suavemente o en un susurro
  • Hablar con voz nasal o congestionada, ronca, forzada o velada

Una persona con disartria también puede babear y tener problemas para masticar o deglutir y le puede costar trabajo mover los labios, la lengua o la mandíbula.

Pruebas y exámenes

El médico tomará una historia clínica y llevará a cabo un examen físico. La familia y los amigos posiblemente necesiten ayudar con la historia clínica.

Se puede realizar un procedimiento llamado laringoscopia. Durante éste, se coloca una sonda de visualización flexible llamada laringoscopio en la boca y la garganta para observar la laringe.

Los exámenes que pueden llevarse a cabo si se desconoce la causa de la disartria abarcan:

  • Exámenes de sangre para toxinas o niveles de vitaminas.
  • Exámenes imagenológicos, como una resonancia magnética o un TAC del cerebro o del cuello.
  • Estudios de conducción nerviosa y electromiografía para revisar la función eléctrica de los nervios o los músculos.
  • Estudio de la deglución, el cual puede incluir radiografías y tomar un líquido especial.

Tratamiento

Usted posiblemente necesite que lo remitan a un logopeda y terapeuta del lenguaje para que le realicen pruebas y tratamiento. Las habilidades especiales que usted puede aprender abarcan:

  • Técnicas de masticación o deglución seguras, de ser necesario.
  • Evitar conversaciones cuando esté cansado.
  • Repetir los sonidos una y otra vez de manera que pueda aprender los movimientos de la boca.
  • Hablar lentamente, usar una voz más fuerte y hacer pausas para verificar que los demás le entiendan.
  • Qué hacer cuando usted se siente frustrado mientras habla.

Puede usar muchos dispositivos o técnicas diferentes para ayudar con el lenguaje, tales como:

  • Computadoras para digitar palabras.
  • Tarjetas de doble cara con palabras o símbolos.
  • Programas de computadora especiales que le permiten crear palabras habladas escribiéndolas o haciendo clic en los símbolos.

La cirugía puede ayudar a las personas con disartria.

Expectativas (pronóstico)

Según la causa de la disartria, los síntomas pueden mejorar, permanecer igual o empeorar de manera lenta o rápida.

  • Los pacientes con esclerosis lateral amiotrófica (ELA o enfermedad de Lou Gehrig) finalmente pierden la capacidad para hablar.
  • Pocas personas con mal de Parkinson o esclerosis múltiple pierden la capacidad para hablar.
  • La disartria causada por medicamentos o prótesis dentales mal ajustadas se puede contrarrestar.
  • La disartria causada por un accidente cerebrovascular o lesión cerebral no empeorará y puede mejorar.
  • La disartria después de una cirugía de la lengua o la laringe no debe empeorar y puede mejorar con terapia. 

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con su médico si usted tiene:

  • Dolor torácico, escalofríos, fiebre, dificultad para respirar u otros síntomas de neumonía.
  • Tos o asfixia.
  • Dificultad para hablar o comunicarse con otras personas.
  • Sentimientos de tristeza o depresión.

Nombres alternativos

Deterioro del habla; Mala articulación del lenguaje (problemas de dicción); Trastornos del habla y disartria

Referencias

Kirshner HS. Language and speech disorders: motor speech disorders: dysarthria and apraxia of speech. In: Daroff RB, Fenichel GM, Jankovic J. Mazziotta JC, eds. Bradley's Neurology in Clinical Practice. 6th ed. Philadelphia, PA: Saunders Elsevier; 2012:chap 12B.

Kortte JH, Palmer JB. Speech and language disorders. In: Frontera WR, Silver JK, Rizzo TD Jr., eds. Essentials of Physical Medicine and Rehabilitation. 3rd ed. Philadelphia, PA: Saunders Elsevier; 2014:chap 154.

Mahler LA, Ramig LO.  Intensive treatment of dysarthria secondary to stroke. Clin Linguist Phon. 2012;26:681-694.

Actualizado: 9/3/2014

Versión en inglés revisada por: Joseph V. Campellone, MD, Department of Neurology, Cooper University Hospital, Camden, NJ. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

A.D.A.M Quality Logo

A.D.A.M., Inc. está acreditada por la URAC, también conocido como American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). La acreditación de la URAC es un comité auditor independiente para verificar que A.D.A.M. cumple los rigurosos estándares de calidad e integridad. A.D.A.M. es una de las primeras empresas en alcanzar esta tan importante distinción en servicios de salud en la red. Conozca más sobre la politica editorial, el proceso editorial y la poliza de privacidad de A.D.A.M. A.D.A.M. es también uno de los miembros fundadores de la Junta Ética de Salud en Internet (Health Internet Ethics, o Hi-Ethics) y cumple con los principios de la Fundación de Salud en la Red (Health on the Net Foundation: www.hon.ch).

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997-2014 A.D.A.M., Inc. La duplicación para uso comercial debe ser autorizada por escrito por ADAM Health Solutions.

A.D.A.M Logo