Dirección de esta página: //www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/esp_presentations/100077.htm

Tratamiento de fracturas de huesos - Serie

Procedimiento

Procedimiento

Resúmenes

Se hace una incisión sobre el hueso fracturado, mientras el paciente se encuentra sin sentir dolor (bajo anestesia general o local). Se coloca el hueso en la posición correcta y se fijan los tornillos, clavos o placas al hueso o dentro de éste, ya sea de forma temporal o permanente. Se ligan o cauterizan los vasos sanguíneos que se hayan lesionado. Si un examen de la fractura muestra que se ha perdido parte del hueso como resultado de la fractura, especialmente si hay un espacio entre los extremos quebrados, el cirujano puede decidir que es necesario hacer un injerto de hueso para evitar que se retarde el proceso de consolidación.

Si el injerto no es necesario, la reparación de la fractura puede hacerse a través de uno de los siguientes métodos:

a) se atraviesa la fractura con uno o más tornillos para sostenerla;

b) se coloca una placa de acero con tornillos insertados en el hueso;

c) se introduce un clavo de metal acanalado con huecos por uno de los extremos, a lo largo del hueso y luego se pasan los tornillos atravesando el hueso y el hueco del clavo. En algunos casos, es necesario hacer una reparación microquirúrgica de los vasos sanguíneos y de los nervios después de este tipo de estabilización. Luego, se sutura la incisión de la piel en la forma usual.

Actualizado 4/13/2013

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados