Dirección de esta página: //www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/patientinstructions/000163.htm

Alta tras lesión cerebral

Usted sabe de alguien que estuvo en el hospital después de una seria lesión cerebral. Primero, los proveedores de atención médica le brindaron tratamiento para prevenir cualquier daño adicional al cerebro y para ayudar al corazón, los pulmones y otras partes importantes del cuerpo.

Después de que la persona se estabilizó, se llevó a cabo tratamiento para ayudarle a recuperarse de la lesión cerebral. Es posible que la persona haya permanecido en una unidad especial en donde ayudan a las personas con lesiones cerebrales.

Qué esperar en el hogar

Las personas con una lesión cerebral seria mejoran a su propio ritmo. Algunas destrezas como el movimiento o el habla pueden variar entre mejorar y empeorar. Pero normalmente hay una mejora.

Comportamiento e interacción social

Es posible que las personas muestren un comportamiento inapropiado después de una lesión cerebral. Es aceptable indicarles cuando dicho comportamiento no sea apropiado. Explique la razón y sugiera un comportamiento diferente. Felicite a la persona cuando se tranquilice o cambie su comportamiento.

Algunas veces, sugerirles una nueva actividad o un nuevo lugar a donde ir es la mejor opción.

Es importante que los familiares y otras personas conserven la calma.

  • Trate de ignorar el comportamiento de enojo. NO haga caras, muestre ira ni haga juicios.
  • Los proveedores de atención le enseñarán cuándo decidir intervenir y cuándo ignorar cierto comportamiento.

Músculos, articulaciones y movimiento

Es posible que la persona que sufrió una lesión cerebral necesite practicar actividades cotidianas en casa. Puede ser útil crear una rutina. Esto significa que ciertas actividades se realicen a la misma todos los días.

Los proveedores de atención médica le ayudarán a decidir qué tan independiente puede ser la persona y cuándo puede dejarla sola. Verifique que su casa sea segura para que no se presenten lesiones. Esto incluye procurar que el baño sea seguro, ya sea para un adulto o un niño, y proteger contra caídas.

Es posible que la familia y los cuidadores deban ayudar a la persona con lo siguiente:

  • Ejercitar los codos, los hombros y otras articulaciones para mantenerlas flexibles
  • Tener cuidado con la rigidez articular (contracturas)
  • Comprobar que las férulas se usen en la forma correcta
  • Comprobar que los brazos y las piernas estén en una buena posición al sentarse o al acostarse
  • Cuidarse de espasmos o espasticidad muscular

Si la persona está usando una silla de ruedas, necesitará tener citas de control con el proveedor de atención para verificar que ésta se ajuste bien. Es igualmente necesario cambiar de posición en la silla de ruedas varias veces por hora durante el día para ayudar a prevenir las úlceras de decúbito.

Aprenda a hacer de su hogar un lugar más seguro si la persona con la lesión cerebral deambula dentro de la casa o sale de ella.

Dieta y deglución

Algunas personas con lesiones cerebrales olvidan comer. De ser así, ayúdelas a aprender a agregar calorías adicionales. Hable con el médico si se trata de un niño. Los niños necesitan obtener calorías y nutrición suficientes para crecer. Pregúntele al médico si necesita la asesoría de un nutricionista.

Si la persona con la lesión cerebral tiene problemas con la deglución, ayúdele a seguir alguna dieta especial que haga su alimentación más segura. Pregúntele al médico cuáles son los signos de los problemas con la deglución. Aprenda consejos para hacer que la alimentación y la deglución sean más fáciles y más seguras.

Consejos para la vida diaria

Consejos para hacer que sea más fácil ponerse y quitarse la ropa:

  • NO le dé a la persona demasiadas opciones.
  • El velcro es mucho más fácil de usar que los botones y las cremalleras. Si la ropa tiene botones o cremalleras, deben estar por delante.
  • Use ropa de ponerse por la cabeza cuando sea posible y zapatos fáciles de calzar.

Sugerencias para hablar con la persona que tiene la lesión cerebral (si tiene problemas para entender):

  • Reduzca las distracciones y el ruido. Trasládese a un cuarto más silencioso.
  • Use palabras y frases simples, y hable lentamente. Mantenga la voz baja. Repita si es necesario. Use nombres y lugares familiares. Avísele cuando vaya a cambiar de tema.
  • Si es posible, mírela a los ojos antes de tocarla o hablarle.
  • Haga preguntas de manera que la persona pueda responder "sí" o "no". Cuando sea posible, dé opciones claras. Use puntos de apoyo o avisos visuales cuando pueda. NO le dé a la persona demasiadas opciones.

Al dar instrucciones:

  • Desglóselas en pasos pequeños y simples.
  • Dé tiempo para que la persona entienda.
  • Si la persona se frustra, descanse o considere la posibilidad de cambiarle de actividad.

Trate de usar otros métodos de comunicación:

  • Quizá necesite señalar, hacer gestos con las manos o hacer dibujos.
  • Haga un libro con imágenes de palabras o fotografías a usar al comunicarse con respecto a personas o temas comunes.

Vejiga, intestinos y baño

Tenga una rutina. Una vez que la persona encuentre una rutina intestinal que funcione, ayúdele a seguirla. Escoja una hora fija, por ejemplo después de una comida o de un baño caliente.

  • Sea paciente. La persona puede demorar de 15 a 45 minutos para hacer deposiciones.
  • Trate de hacer que la persona se frote el estómago suavemente para ayudar al movimiento de las heces a través del colon.

La persona puede tener problemas para comenzar a orinar o para vaciar toda la orina de la vejiga. Esta última se puede vaciar con demasiada frecuencia o en el momento equivocado. Asimismo, la vejiga puede llenarse demasiado y se puede presentar escape de orina de una vejiga excesivamente llena.

Algunos hombres y mujeres pueden necesitar el uso de una sonda vesical. Este es un tubo delgado que se introduce en la vejiga. Aprenda cómo cuidar la sonda.

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame al médico de la persona si se presentan:

  • Problemas para tomar los medicamentos para los espasmos musculares.
  • Problemas para mover las articulaciones (contractura articular).
  • Problemas para movilizarse de un lado para otro o mayor dificultad para pasarse de la cama o de una silla.
  • Enrojecimiento o úlceras en la piel.
  • Dolor que está empeorando.
  • Asfixia o tos al comer.
  • Signos de una infección en la vejiga (fiebre, ardor al orinar o micción frecuente).
  • Cuestiones de comportamiento que son difíciles de manejar.

Nombres alternativos

Traumatismo cranial - alta; Trauma craneoencefálico - alta; Contusión - alta; Síndrome del niño maltratado - alta

Referencias

American Association of Neuroscience Nurses, Association of Rehabilitation Nurses. Care of the patient with mild traumatic brain injury. Available at: www.aann.org/pubs/content/guidelines.html. Accessed November 5, 2014.

Chuang K, Stroud, NL, Zafonte R. Rehabilitation of patients with traumatic brain injury. In: Winn HR, ed.Youman's Neurological Surgery

Actualizado 11/5/2014

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados