Dirección de esta página: //www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/patientinstructions/000353.htm

Ejercicio y la actividad en los niños

Los niños deben tener muchas posibilidades de jugar, correr, montar en bicicleta y practicar deportes durante el día. Ellos deben tener 60 minutos de actividad moderada todos los días.

La actividad moderada provoca la aceleración de la respiración y de los latidos cardíacos. Algunos ejemplos son:

  • Caminar rápidamente
  • Jugar a corre que te alcanzo
  • Jugar baloncesto y practicar la mayoría de los deportes organizados (tales como el balompié, la natación y la danza)

Los niños más pequeños no pueden quedarse con la misma actividad por mucho tiempo como un niño más grande. Ellos pueden estar activos durante sólo 10 a 15 minutos a la vez. La meta de todos modos es lograr 60 minutos de actividad todos los días.

¿Por qué hacer ejercicio?

Los niños que hacen ejercicio:

  • Se sienten mejor respecto a sí mismos.
  • Están en mejor estado físico.
  • Tienen más energía.

Otros beneficios del ejercicio son:

  • Un riesgo más bajo de cardiopatía y diabetes.
  • Crecimiento de huesos y músculos sanos.
  • Permanecer en un peso saludable.

Arrancar

Algunos niños disfrutan estar al aire libre y activos. Otros preferirían permanecer bajo techo y entretenerse con videojuegos o ver televisión. Si a su hijo no le gustan los deportes o la actividad física, busque formas de motivarlo. Estas ideas pueden ayudar a los niños a volverse activos:

  • Hágales saber que estar activo les dará más energía, hará que sus cuerpos sean más fuertes y los hará sentirse bien respecto a sí mismos.
  • Estimúlelos por la actividad física y ayúdelos a creer que pueden lograrlo.
  • Sea un modelo para ellos. Comience a ser más activo si no lo ha hecho.
  • Convierta el hecho de caminar en una parte de la rutina diaria de su familia. Consiga unos buenos zapatos para caminar y chaquetas impermeables para los días húmedos. No permita que la lluvia lo detenga.
  • Salga a caminar en compañía después de la cena, antes de encender la televisión o entretenerse con juegos de computadora.
  • Lleve a su familia a centros comunitarios o parques donde haya patios de recreo, campos para juegos con pelota, canchas de baloncesto y senderos para caminar. Es más fácil ser activo cuando las personas a su alrededor están activas.

Busque una actividad adecuada

Los deportes organizados y las actividades diarias son buenas formas para que su hijo haga ejercicio. Usted tendrá más éxito si selecciona actividades que encajen en las preferencias y habilidades del niño.

  • Las actividades individuales incluyen natación, atletismo, esquí o ciclismo.
  • Los deportes de grupo son otra opción, como el balompié, el fútbol americano, el baloncesto, el karate o el tenis.
  • Escoja un ejercicio que funcione bien para la edad de su hijo. Un niño de 6 años puede jugar al aire libre con otros niños, mientras que un niño de 16 años puede que prefiera participar en una carrera.

Las actividades diarias pueden consumir tanta o más energía que algunos deportes organizados. Algunas cosas cotidianas que su hijo puede hacer para estar activo abarcan:

  • Caminar o ir en bicicleta a la escuela.
  • Tomar las escaleras en lugar del ascensor.
  • Montar en bicicleta con la familia o amigos.
  • Llevar el perro a dar una caminada.
  • Jugar al aire libre (como lanzar canastas o patear o lanzar una pelota, por ejemplo).
  • Jugar en el agua (en una piscina local, en una regadera de agua o chapotear en los charcos).
  • Bailar con música.
  • Patinar (patinaje sobre hielo, monopatín o patinaje).
  • Realizar las tareas domésticas (barrer, trapear y limpiar los pisos con aspiradora o cargar el lavaplatos).
  • Realizar una caminata o paseo familiar.
  • Practicar juegos de computadora que impliquen mover todo el cuerpo.
  • Recoger las hojas con un rastrillo y luego saltar sobre las pilas antes de empacarlas.
  • Cortar el césped.
  • Desyerbar el jardín.

Actualizado 5/10/2013

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.