Dirección de esta página: //www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/patientinstructions/000441.htm

Después de una caída en el hospital

Las caídas pueden ser un problema grave en el hospital. Los factores que incrementan el riesgo de caídas abarcan:

  • Mala iluminación.
  • Pisos resbaladizos.
  • Equipos que se interponen en habitaciones y pasillos.
  • Estar débil a causa de una enfermedad o cirugía.
  • Estar en entornos nuevos.

El personal del hospital a menudo no ve las caídas de los pacientes, pero éstas requieren atención inmediata para disminuir el riesgo de lesión.

Cuando el paciente se caiga

Si usted está con un paciente cuando éste empieza a caerse:

  • Utilice su cuerpo para interrumpir la caída.
  • Protéjase la espalda manteniendo los pies separados y las rodillas flexionadas.
  • Asegúrese de que la cabeza del paciente no golpee el piso ni alguna otra superficie.

Después de la caída

Permanezca con el paciente y solicite ayuda.

  • Revise la respiración, el pulso y la presión arterial del paciente. Si está inconsciente, no respira o no tiene pulso, llame a un código de emergencia del hospital y comience la RCP.
  • Verifique si hay lesión, como cortaduras, raspaduras, moretones y huesos rotos.
  • Si usted no estaba allí cuando el paciente se cayó, pregúntele al paciente o alguien que haya visto la caída qué fue lo que sucedió.

Si el paciente está confundido, temblando o muestra signos de debilidad, dolor o mareo:

  • Permanezca con él. Proporciónele mantas para su comodidad hasta que llegue el personal médico.
  • No levante la cabeza del paciente si éste puede haberse lesionado el cuello o la espalda. Espere a que el personal médico revise si hay una lesión medular.

Una vez que el personal médico decida que el paciente se puede mover, se debe escoger la mejor manera.

  • Si el paciente no está herido o lesionado y no parece estar enfermo, solicítele a otro miembro del personal que le ayude. Ambos deben ayudarle al paciente a subirse a su cama o a una silla de ruedas. No le ayuden a hacer esto por sus propios medios.
  • Si el paciente no puede soportar la mayor parte de su propio peso corporal, posiblemente sea necesario utilizar una camilla rígida o un ascensor.

Vigile cuidadosamente al paciente después de la caída. Es posible que sea necesario revisar la lucidez mental, la presión arterial y el pulso y quizás el nivel de azúcar en la sangre.

Documente la caída de acuerdo con las políticas del hospital. 

Referencias

Rubenstein LZ, Dillard D. Falls. In: Ham RJ, Sloane PD, Warshaw GA, Bernard MA, Potter JF, Flaherty E, eds.Primary Care Geriatrics: A Case-Based Approach

Actualizado 2/24/2014

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados