Dirección de esta página: //www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/patientinstructions/000486.htm

Parto prematuro

El parto que comienza antes de la semana 37 se llama "pretérmino" o "prematuro". Aproximadamente uno de cada diez bebés nacidos en los Estados Unidos es prematuro.

Un parto prematuro es una de las principales razones por las cuales los bebés nacen discapacitados o mueren. Sin embargo, el buen cuidado prenatal mejora las probabilidades de que a un bebé prematuro le vaya bien.

¿Cuáles son los signos y síntomas de un parto prematuro?

Usted necesita que la vea un médico enseguida si tiene:

  • Sangrado y/o cólicos en el abdomen.
  • Contracciones con lumbago o presión en la ingle o los muslos.
  • Líquido que se filtra desde su vagina en gotas o en chorro.
  • Sangrado vaginal rojo y brillante.
  • Una secreción espesa y mucosa con sangre proveniente de la vagina.
  • Usted rompe fuente (ruptura de membranas).
  • Más de cinco contracciones por hora o contracciones que son regulares y dolorosas.
  • Contracciones que se vuelven más prolongadas, más fuertes y más cercanas.

¿Qué causa un parto prematuro?

Los investigadores no saben realmente qué causa un parto prematuro en la mayoría de las mujeres. Sin embargo, en realidad sabemos que ciertas afecciones pueden incrementar el riesgo de un parto prematuro, como las siguientes:

  • Un parto prematuro anterior.
  • Antecedentes de cirugía del cuello uterino, como escisión electroquirúrgica con asa
    (LEEP, por sus siglas en inglés) o conización quirúrgica.
  • Quedar embarazada de gemelos.
  • Infección de la madre o de las membranas alrededor del bebé.
  • Ciertos defectos de nacimiento del bebé.
  • Hipertensión arterial de la madre.
  • Cuando la bolsa de agua se rompe antes de tiempo.
  • Demasiado líquido amniótico.
  • Sangrado en el primer trimestre.

Los problemas de salud de la madre o las opciones de estilo de vida que pueden conducir a un parto prematuro abarcan:

  • Consumo de cigarrillo.
  • Consumo de drogas ilícitas, a menudo cocaína y anfetaminas.
  • Estrés físico o psicológico grave.
  • Aumento de peso deficiente durante el embarazo.
  • Obesidad.

Los problemas con la placenta, el útero o el cuello uterino que pueden llevar a un parto prematuro abarcan:

  • Cuando el cuello uterino no permanece cerrado por su cuenta (insuficiencia cervicouterina).
  • Cuando la forma del útero no es normal.
  • Mal funcionamiento de la placenta, desprendimiento prematuro de placenta y placenta previa.

Reduzca su riesgo de parto prematuro

Para reducir el riesgo de parto prematuro, siga los consejos de su médico o enfermera obstétrica. Llame tan pronto como sea posible si piensa que está teniendo un trabajo de parto prematuro. El tratamiento a tiempo es la mejor manera de prevenir un nacimiento prematuro.

El cuidado prenatal reduce el riesgo de tener al bebé demasiado con demasiada anticipación. Consulte con su médico tan pronto como crea que está embarazada. Usted también debe:

  • Hacerse chequeos de rutina a lo largo de su embarazo.
  • Comer alimentos saludables.
  • No fumar.
  • No consumir alcohol ni drogas.

Incluso es mejor que comience a consultar con su médico o enfermera obstétrica si está planeando tener un bebé, pero aún no está embarazada. Esté lo más saludable que pueda antes de quedar embarazada:

  • Coméntele a la enfermera obstétrica o al médico si cree que tiene una infección vaginal.
  • Mantenga sus dientes y encías limpios antes y durante el embarazo.
  • Asegúrese de recibir cuidado prenatal y manténgase al día con las consultas y los exámenes recomendados.
  • Reduzca el estrés durante el embarazo.
  • Hable con el médico o la enfermera obstétrica acerca de otras formas de mantenerse saludable.

Las mujeres con antecedentes de parto prematuro pueden necesitar inyecciones semanales de la hormona progesterona. No olvide decirle al médico o a la enfermera obstétrica si tuvo un parto prematuro antes.

Cuándo llamar al médico

Llame al médico o a la enfermera obstétrica inmediatamente si nota cualquiera de estas señales antes de la semana 37 del embarazo:

  • Cólicos, dolor o presión en el abdomen.
  • Manchado, sangrado, mucosidad o líquido acuoso proveniente de la vagina.
  • Repentino aumento en el flujo vaginal.

El médico o la enfermera obstétrica pueden hacer un examen para ver si usted está teniendo un parto prematuro.

  • Con un examen se verá si el cuello uterino se ha dilatado (abierto) o si usted ha roto fuente.
  • Con frecuencia, se hace un examen llamado fibronectina fetal si usted tiene menos de 32 semanas de embarazo. Se trata de un frotis vaginal que ayuda a evaluar la posibilidad de contracciones prematuras que ocasionan un parto pretérmino.
  • Con frecuencia, se hace una ecografía transvaginal para evaluar la longitud del cuello uterino. El parto prematuro a menudo se puede diagnosticar cuando el cuello uterino se acorta. Generalmente el cuello uterino se acorta antes de dilatarse (ensancharse).
  • El médico o la enfermera obstétrica puede utilizar un monitor para revisar sus contracciones.
  • Si tiene un flujo líquido, éste se analizará. El examen puede ayudar a mostrar si usted dará a luz pronto o no.

Si usted tiene un parto prematuro, necesitará estar en el hospital. Puede recibir medicamentos para detener las contracciones y hacer que los pulmones de su bebé maduren más.

Referencias

Simhan HN, Iams JD, Romero R. Preterm labor. In: Gabbe SG, Niebyl JR, Simpson JL, et al, eds.Gabbe: Ostetrics: Normal and Problem Pregnancies

Actualizado 6/11/2014

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados