Dirección de esta página: //www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/patientinstructions/000583.htm

Síntomas comunes durante el embarazo

Gestar un bebé es un trabajo arduo. Su cuerpo pasa por muchos cambios a medida que el bebé crece y las hormonas suyas cambian. Junto con los dolores y molestias del embarazo, usted sentirá otros síntomas nuevos o cambiantes.

Aun así, muchas mujeres embarazadas dicen sentirse más saludables que nunca.

Fatiga

Estar cansada es común durante el embarazo. La mayoría de las mujeres se sienten cansadas durante los primeros meses y luego otra vez hacia el final. El ejercicio, el descanso y una dieta adecuada pueden hacer que usted se sienta menos cansada. También puede ser útil tomar recesos para descansar o siestas todos los días.

Problemas con la micción

Al principio del embarazo, es probable que usted vaya más veces al baño.

  • A medida que su útero crece y se eleva en el abdomen (vientre), la necesidad de orinar a menudo puede disminuir.
  • Aun así, seguirá orinando más durante todo el embarazo. Esto significa que también necesita beber más agua, y sentirá más sed que antes de estar embarazada.
  • A medida que se acerque el parto y el bebé descienda hacia su pelvis, tendrá que orinar mucho más y el volumen de orina eliminado en algún momento será menor (la vejiga contiene menos debido a la presión del bebé).

Si siente dolor al orinar o nota un cambio en el olor o el color de la orina, llame a su proveedor de atención médica. Estos podrían ser signos de una infección vesical.

Algunas mujeres embarazadas también presentan escapes de orina al toser o estornudar. Para la mayoría de las mujeres, esto desaparece después de que nace el bebé. Si esto le sucede, empiece a hacer los ejercicios de Kegel para fortalecer los músculos del piso pélvico.

Flujo vaginal

Usted puede observar más flujo vaginal durante el embarazo. Llame al médico si el flujo:

  • Tiene un olor fétido.
  • Tiene un color verdoso.
  • Le hace sentir picazón.
  • Causa dolor o molestia.

Estreñimiento

Tener dificultad para defecar es normal durante el embarazo. Esto se debe a:

  • Los cambios hormonales durante el embarazo pueden lentificar el aparato digestivo.
  • Más adelante en el embarazo, la presión del útero sobre el recto también puede empeorar el problema.

Usted puede aliviar el estreñimiento:

  • Comiendo frutas y verduras crudas, como ciruelas pasas, para obtener más fibra.
  • Consumiendo cereales integrales o de salvado para obtener más fibra.
  • Utilizar un suplemento de fibra regularmente.
  • Bebiendo abundante agua (8 a 9 tazas al día).

Pregunte a su proveedor de atención médica respecto a usar un ablandador de heces. De igual manera, evite los laxantes durante el embarazo.

Acidez gástrica

Durante el embarazo, los alimentos permanecen en su estómago e intestinos por más tiempo. Esto puede causar acidez gástrica (ácido estomacal que se devuelve hacia el esófago). Usted puede reducir la acidez gástrica:

  • Consumiendo comidas pequeñas.
  • Evitando los alimentos picantes y grasosos.
  • No tomando grandes cantidades de líquido antes de acostarse.
  • No haciendo ejercicio durante al menos dos horas después de comer.
  • No acostándose inmediatamente después de una comida.

Si continúa teniendo acidez gástrica, hable con su médico acerca de medicamentos que le pueden ayudar.

Sangrados nasales y de las encías

Algunas mujeres tienen sangrado de la nariz y las encías durante el embarazo. Esto se debe a que los tejidos en estas áreas se secan y a que los vasos sanguíneos se dilatan y están más cerca de la superficie. Usted puede evitar o reducir el sangrado:

  • Tomando grandes cantidades de líquidos.
  • Obteniendo gran cantidad de vitamina C, a partir del jugo de naranja o de otras frutas y jugos.
  • Usando un humidificador (un dispositivo que pone agua en el aire) para disminuir la resequedad de la nariz o los senos paranasales.
  • Cepillándose los dientes con un cepillo de dientes suave para disminuir el sangrado de las encías.
  • Manteniendo una buena higiene dental y usando hilo dental todos los días para mantener sus encías saludables.

Hinchazón, venas varicosas y hemorroides

La hinchazón en las piernas es común. Usted puede ver más hinchazón a medida que se acerca al momento de dar a luz. La inflamación es causada por el útero que presiona sobre las venas.

  • También puede observar que las venas de la parte inferior de su cuerpo se están volviendo más grandes.
  • En las piernas, éstas se llaman venas varicosas.
  • También es posible tener venas cercanas a la vulva y la vagina que se hinchan.
  • En el recto, las venas que se hinchan se denominan hemorroides.

Para reducir la hinchazón:

  • Levante las piernas y descanse los pies sobre una superficie más alta que su vientre.
  • Acuéstese de lado en la cama.
  • Use medias de descanso o medias de compresión.
  • Reduzca los alimentos salados. La sal funciona como una esponja y hace que su cuerpo retenga más agua.
  • Trate de no hacer fuerza durante las defecaciones. Esto puede empeorar las hemorroides.

La hinchazón en las piernas que se presenta con dolores de cabeza o hipertensión arterial puede ser una señal de una complicación médica grave del embarazo llamada preeclampsia. Es importante hablar sobre la hinchazón en la pierna con su proveedor de atención.

Problemas respiratorios

Algunas mujeres sienten dificultad para respirar a veces durante el embarazo. Esto sucede con más frecuencia en la primera parte del embarazo y de nuevo hacia el final. Si siente una dificultad para respirar moderada mientras hace ejercicio y esta desaparece rápidamente, no se trata de un problema serio.

Un dolor fuerte en el pecho o dificultad para respirar que no desaparece pueden ser señal de una complicación grave. Llame al número de emergencia local (911 en los Estados Unidos) o vaya a la sala de emergencias de inmediato si tiene estos síntomas.

Usted puede tener dificultad para respirar de nuevo en las últimas semanas del embarazo. Esto se debe a que el útero ocupa tanto espacio que los pulmones no tienen espacio suficiente para expandirse como antes.

Estas son acciones que pueden ayudar con su dificultad para respirar:

  • Sentarse derecha
  • Dormir apoyada en una almohada
  • Descansar cuando sienta que le falta el aliento
  • Moverse a un ritmo más lento

Si de repente tiene una dificultad para respirar que es inusual para usted, debe ver al médico de inmediato o acudir a la sala de urgencias.

Referencias

Hark L, Catalano PM. Nutritional management during pregnancy. In: Gabbe SG, Niebyl JR, Simpson JL, et al, eds.Obstetrics: Normal and Problem Pregnancies

Actualizado 11/16/2014

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados