Dirección de esta página: //www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/patientinstructions/000673.htm

Exámenes médicos deportivos

Es un conjunto de pruebas realizadas por un médico para averiguar si es seguro empezar un nuevo deporte o una nueva temporada de deportes. La mayoría de los estados (en Estados Unidos) exige este examen antes de que los niños y los adolescentes puedan jugar.

Los exámenes médicos deportivos no reemplazan los cuidados médicos regulares ni los chequeos de rutina.

¿Por qué se necesita un examen médico deportivo?

Los exámenes médicos deportivos se realizan para:

  • Averiguar si usted tiene buena salud.
  • Medir la madurez de su cuerpo.
  • Medir su estado físico.
  • Conocer sobre lesiones que tiene ahora.
  • Encontrar afecciones con las que usted puede haber nacido que podrían hacerlo más propenso a lesionarse.
  • Encontrar algo que lo pueda hacer más propenso a lesionarse.

El médico puede darle consejos sobre cómo protegerse de una lesión mientras practica un deporte y cómo jugar de manera segura con una afección médica o una enfermedad crónica. Por ejemplo, si usted tiene asma, es posible que necesite un cambio en el medicamento para controlarla mejor mientras practica deportes.

¿Qué sucede durante un examen médico deportivo?

Los médicos pueden realizar exámenes médicos deportivos de forma diferente uno del otro. Pero siempre incluyen una conversación acerca de la historia clínica y un examen físico.

Usted puede recibir un formulario para llenarlo antes de su cita. Cuando tenga el examen, lleve consigo la información que el médico querrá saber acerca de su salud, la salud de su familia, sus problemas de salud y qué medicamentos toma.

El examen físico es similar al chequeo anual, pero con algunos aspectos adicionales que se relacionan con la práctica de deportes. El médico se centrará en la salud de sus pulmones, el corazón, los huesos y las articulaciones. El médico puede:

  • Medir la estatura y el peso.
  • Medir la presión arterial y el pulso.
  • Evaluar su visión.
  • Revisar su corazón, pulmones, abdomen, orejas, nariz y garganta.
  • Revisar sus articulaciones, fuerza, flexibilidad y postura.

Su médico puede hacerle preguntas sobre:

  • La dieta.
  • El consumo de drogas, alcohol y suplementos.
  • El ciclo menstrual si es una niña o una mujer.

¿Qué información debe llevar a la consulta?

Si recibe un formulario para su historia clínica, llénelo y llévelo consigo. Si no, lleve esta información:

  • Alergias y qué tipo de reacciones ha tenido.
  • Una lista de las vacunas que se ha recibido, con las fechas cuando se las aplicaron.
  • Una lista de los medicamentos que toma, incluso los recetados, los de venta libre y suplementos (tales como vitaminas, minerales y hierbas).
  • Si usa lentes de contacto, aparatos dentales, aparatos ortopédicos o si tiene perforaciones.
  • Enfermedades que tuvo o tiene.
  • Lesiones que haya tenido, incluso conmociones cerebrales, fracturas, huesos dislocados.
  • Hospitalizaciones o cirugías que haya tenido.
  • Momentos en los que se haya desmayado, se haya sentido mareado, haya tenido dolor en el pecho, haya sufrido insolación o haya tenido problemas para respirar durante el ejercicio.
  • Enfermedades en su familia, incluso cualquier muerte relacionada con el ejercicio o los deportes.
  • Antecedentes de pérdida o aumento de peso.

Actualizado 5/10/2013

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados