Dirección de esta página: //www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/patientinstructions/000707.htm

Diálisis y hemodiálisis

Con la diálisis se trata la insuficiencia renal terminal. Este procedimiento elimina los residuos de la sangre cuando los riñones ya no pueden hacer su trabajo.

Hay diferentes tipos de diálisis renal. Este artículo se centra en la hemodiálisis.

¿Qué es la hemodiálisis?

La función principal de los riñones es eliminar toxinas y líquido extra de la sangre. Si los productos de desecho se acumulan en el cuerpo, puede ser peligroso y causar incluso la muerte.

La hemodiálisis (así como otros tipos de diálisis) cumple la función de los riñones cuando dejan de funcionar bien.

La hemodiálisis puede:
  • Eliminar la sal extra, el agua y los productos de desecho para que no se acumulen en su cuerpo.
  • Mantener niveles seguros de vitaminas y minerales en su cuerpo.
  • Ayudar a controlar la presión arterial.
  • Ayudar a producir glóbulos rojos.
Durante la hemodiálisis, la sangre pasa a través de un tubo hasta un riñón artificial o un filtro.
  • El filtro, llamado dializador, se divide en dos partes separadas por una pared delgada.
  • A medida que la sangre pasa a través de una parte del filtro, un líquido especial en la otra parte extrae los residuos de la sangre.
  • La sangre luego regresa al cuerpo a través de un tubo.
El médico creará un acceso donde se conecta el tubo. Por lo regular, un acceso estará en un vaso sanguíneo en el brazo.

Cuándo iniciar la diálisis

La insuficiencia renal es la última etapa de la enfermedad renal crónica. Esto es cuando los riñones ya no pueden apoyar las  necesidades del cuerpo por más tiempo. El médico analizará con usted el uso de la diálisis antes de que la necesite. Generalmente, usted seguirá con diálisis cuando sólo le quede del 10 al 15% de la función del riñón.

Usted también necesita diálisis si sus riñones repentinamente dejan de funcionar debido a una insuficiencia renal aguda.

Diálisis en un centro de tratamiento

La hemodiálisis casi siempre se realiza en un centro para diálisis especial.
  • Usted tendrá alrededor de tres tratamientos a la semana.
  • El tratamiento dura aproximadamente de 3 a 4 horas cada vez.
  • Usted puede sentirse cansado durante varias horas después de la diálisis.
En un centro de tratamiento, los médicos se encargarán de todos sus cuidados. Sin embargo, usted necesita programar sus citas y seguir una dieta para diálisis estricta.

Diálisis en el hogar

Usted puede hacerse la hemodiálisis en casa. No tiene que comprar una máquina. Medicare o su seguro médico pagará la mayor parte o la totalidad de los costos de su tratamiento en casa o en un centro.

Si se dializa en su casa, puede utilizar uno de estos dos cronogramas:
  • Tratamientos más cortos (2 a 3 horas) hechos al menos de 5 a 7 días por semana.
  • Tratamientos más prolongados por las noches hechos de 3 a 6 noches por semana mientras duerme.
Usted también puede hacer una combinación de tratamientos diarios y nocturnos.

Dado que usted se realiza el tratamiento con más frecuencia y sucede más lentamente, la hemodiálisis en casa tiene algunos beneficios:
  • Ayuda a mantener su presión arterial más baja. Muchas personas ya no necesitan medicamentos para la presión arterial.
  • Hace un mejor trabajo de eliminación de residuos.
  • Es más benigno para su corazón y sitio de acceso.
  • Usted puede tener menos síntomas a raíz de la diálisis como náuseas, dolores de cabeza, calambres y cansancio.
  • Usted puede acomodar más fácilmente los tratamientos dentro de su horario.
Usted mismo puede hacerse el tratamiento o puede tener a alguien que le ayude. Una enfermera experta en diálisis puede entrenarlos a usted y a sus cuidadores sobre la forma de hacer la diálisis en el hogar. El entrenamiento puede demorar desde unas semanas hasta unos meses. Tanto usted como sus cuidadores deben aprender a:
  • Manejar el equipo.
  • Colocar la aguja en el sitio del acceso.
  • Controlar la máquina y su presión arterial durante el tratamiento.
  • Llevar los registros.
  • Limpiar la máquina.
  • Ordenar los suministros, que puede recibir en su casa.
La diálisis en el hogar no es para todas las personas. Usted tiene mucho que aprender y debe ser responsable de su cuidado. Algunas personas se sienten más cómodas teniendo un médico que maneje su tratamiento. Además, no todos los centros ofrecen la diálisis en el hogar.

La diálisis en el hogar puede ser una buena opción si usted quiere más independencia y es capaz de aprender a hacerse el tratamiento usted mismo. Hable con el médico: pueden decidir en conjunto qué tipo de hemodiálisis es adecuada en su caso.

Cuándo llamar al médico

Llame al médico si nota:
  • Sangrado del sitio del acceso vascular.
  • Signos de infección, como enrojecimiento, hinchazón, sensibilidad, dolor, calor o pus alrededor del sitio.
  • Fiebre por encima de 100.5° F (38.0° C).
  • El brazo donde está puesto el catéter se hincha y la mano de ese lado se siente fría.
  • Su mano se pone fría, insensible o débil.
Igualmente, llame al médico si experimenta alguno de los siguientes síntomas graves o duran más de 2 días:
  • Picazón
  • Problemas para dormir
  • Diarrea o estreñimiento
  • Náuseas o vómitos
  • Somnolencia, confusión o problemas de concentración

Nombres alternativos

Riñones artificiales y hemodiálisis; Diálisis; Terapia de reemplazo renal y hemodiálisis

Referencias

Tolkoff-Rubin N. Treatment of Irreversible Renal Failure In: Goldman L, Schafer AI, eds.Cecil Medicine

Yeun JY, Ornt DB, Depner TA. Hemodialysis. In: Taal MW, Chertow GM, Marsden PA, Skorecki K, et al.Brenner & Rector's The Kidney

Actualizado 3/3/2014

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados