Saltar navegación | Skip Naviation Bar
NIH MedlinePlus Salud

Peso saludable, niño sano

Los programas de los Institutos Nacionales de la Salud incluyen importantes proyectos de investigación y prestación de servicios para mejorar la salud de la comunidad.

En los Institutos Nacionales de la Salud o NIH (National Institutes of Health) las investigaciones para erradicar la epidemia de obesidad son de alta prioridad. A principios de 2003, los NIH establecieron la Obesity Research Task Force para ayudar a coordinar las diversas maneras en las que la investigación podría resolver esta crisis de salud pública. Además de la investigación, existen varios institutos que proporcionan recursos e información directamente al público estadounidense para ayudarles a conseguir un peso más saludable para sus hijos.

"Recursos para padres y niños hispanos para conseguir un peso, alimentación y ejercicio saludables"

La obesidad en los niños

La obesidad consiste en el exceso de grasa en el cuerpo, y no es lo mismo que el mero sobrepeso, aunque ambos términos implican que la persona pesa más de lo que se considera saludable para su estatura. Los niños crecen a ritmos diferentes, por lo que no siempre resulta fácil saber cuándo un niño tiene obesidad o sobrepeso. Pídale a su médico que mida la estatura y el peso de su hijo para determinar si están dentro de los márgenes considerados saludables.

A We Can! pep rally

En un encuentro motivacional de ¡Podemos! en Washington, DC, los niños participan en juegos para promover tanto la actividad física como el conocimiento de los alimentos saludables.
Foto: National Heart, Lung, and Blood Institute

At a We Can! pep rally in Washington, DC, kids take part in games that promote physical activity, as well as knowledge of healthy foods.
Photo: National Heart, Lung, and Blood Institute

Si es necesario establecer un programa para perder peso, los NIH recomiendan que toda la familia adopte costumbres de alimentación saludables para que el niño no sienta que es el único que debe hacerlo. Usted puede animar a su familia a llevar una alimentación saludable sirviendo más frutas y verduras, y comprando menos refrescos azucarados y alimentos de alto contenido calórico, como bocadillos (snacks) con alto contenido en grasa. La actividad física también puede ayudar al niño a combatir la obesidad o el sobrepeso. Los niños necesitan aproximadamente 60 minutos de actividad física cada día.

Datos Importantes

  • Uno de cada tres niños en los Estados Unidos tiene sobrepeso u obesidad, lo cual aumenta su riesgo de desarrollar diabetes, trastornos cardíacos y cáncer durante su vida.
  • Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), en el 2008, el 18.5 por ciento de niños hispanos era obeso, comparado con el 12.6 por ciento de niños blancos y el 11.8 por ciento de niños afroamericanos.
  • Se calcula que un tercio de los niños nacidos en el año 2000 desarrollarán diabetes durante su vida.
  • La generación actual podría tener una expectativa de vida más corta que la de sus padres.
  • Los trastornos médicos relacionados con la obesidad cuestan casi 150.000 millones de dólares cada año. El costo total de los trastornos médicos atribuidos a la obesidad en los adultos superó los 40.000 millones de dólares en 1998 y aumentó a unos 147.000 millones en 2008.
  • Se calcula que el exceso de peso durante la infancia cuesta 3.000 millones de dólares cada año.

Healthy Weight, Healthy Child

National Institutes of Health programs include vital research and community outreach for healthy results.

At the National Institutes of Health (NIH), research on ending the epidemic of obesity is a high priority. In early 2003, NIH established the NIH Obesity Research Task Force to help coordinate the many ways that research could solve this health crisis.

"Resources for Hispanic parents and children to help in the fight for healthy weight, healthy foods, and healthy exercise"

In addition to the research, a number of institutes provide tools and information directly to the American people to help achieve healthier weights for our children.

Obesity in Hispanic Children

Obesity means having too much body fat. It is different from being overweight, which means weighing too much. Both terms mean that a person's weight is greater than what is considered healthy for his or her height. Children grow at different rates, so it isn't always easy to know when a child is obese or overweight. Ask your doctor to measure your child's height and weight to determine if he or she is in a healthy range.

If a weight loss program is necessary, the NIH recommends that you involve the whole family in healthy habits so your child doesn't feel singled out. You can encourage healthy eating by serving more fruits and vegetables and buying fewer sodas and high-calorie, high-fat snack foods. Physical activity can also help your child overcome obesity or being overweight. Kids need about 60 minutes each day.

Fast Facts

  • One out of every three children in the United States is now overweight or obese. That places them at greater risk of developing diabetes, heart disease, and cancer over the course of their lives.
  • In 2008, 18.5 percent of Hispanic children were obese compared to 12.6 percent of white children and 11.8 percent of African American children, according to the Centers for Disease Control and Prevention (CDC).
  • One-third of all children born in the year 2000 are expected to develop diabetes during their lifetime.
  • The current generation may be on track to have a shorter lifespan than their parents.
  • Obesity-related medical conditions cost nearly $150 billion per year. Overall, medical spending on adults attributed to obesity topped about $40 billion in 1998, and by 2008, increased to an estimated $147 billion.
  • Excess weight during childhood costs an estimated $3 billion per year.

Lea más sobre "Peso saludable, niño sano | Healthy Weight, Healthy Child" Articles

Peso saludable, niño sano | Healthy Weight, Healthy Child
Los NIH promueven la salud de los niños | NIH Promotes Healthier Children

Winter/Invierno 2011 Vol. 2 No. 1 Pag. 2 – 3