Omita y vaya al Contenido

¿Podría bajar el termostato ayudarle a perder peso?

Una investigación inicial sugiere que unas temperaturas ligeramente más frías conllevan quemar más calorías por día
(*estas noticias no estarán disponibles después del 04/23/2014)

Traducido del inglés: jueves, 23 de enero, 2014
Imagen de noticias HealthDay

Tema relacionado en MedlinePlus

MIÉRCOLES, 22 de enero de 2014 (HealthDay News) -- ¿Podría su hogar caliente y cómodo impedir sus esfuerzos por perder peso?

Unos investigadores holandeses afirman que mantener las temperaturas un poco más bajas en casa y en la oficina podría ser un arma adicional en la lucha contra la obesidad.

"¿Qué conllevaría si dejáramos que nuestros cuerpos trabajen de nuevo para controlar la temperatura corporal?", planteó el autor del estudio, el Dr. Wouter van Marken Lichtenbelt, profesor asociado del departamento de biología humana del Centro Médico de la Universidad de Maastricht.

En el nuevo estudio, su equipo exploró si la exposición frecuente a unas temperaturas ligeramente frías aumentaría el gasto energético del cuerpo. En otras palabras, ¿aumentarían un poco los metabolismos de las personas (quemando más calorías) si vivían con un poco de frío?

Estudios anteriores han mostrado que los escalofríos aumentan la producción de calor en las personas, según el estudio. Y un estudio japonés halló que las personas experimentaban un descenso en la grasa corporal tras pasar dos horas al día durante seis semanas a una temperatura de unos 63º F (17º C).

Por supuesto, las temperaturas frías pueden provocar escalofríos. Los investigadores apuntaron que los escalofríos son una respuesta biológica a corto plazo a las temperaturas frías extremas, que protegen a los humanos de la hipotermia, que es una temperatura corporal peligrosamente baja. Estudios más recientes muestran que otro tipo de escalofríos, llamada termogénesis no tiritante (TNT), una respuesta animal para combatir las temperaturas frías más templadas, también aumenta la producción del calor, pero no tan rápido como para que el cuerpo no pueda seguir produciendo calor.

"En la mayoría de personas jóvenes y de mediana edad, el TNT aumenta las respuesta a la exposición al frío leve entre unos cuantos y un 30 por ciento", apuntaron los investigadores en el informe. "Por tanto, la TNT puede tener un efecto fisiológicamente significativo sobre el gasto de energía".

Una investigación anterior del equipo holandés mostró que las personas poco a poco se aclimatan a las temperaturas más frescas en las habitaciones. Unas personas que pasaban seis horas al día a 59º F (15º C) se sentían más cómodas y tiritaban menos después de 10 días en ese ambiente, hallaron los investigadores.

El trabajo se basa en gran parte en esa teoría, apuntó el Dr. Mitchell Lazar, jefe de la división de endocrinología, diabetes y metabolismo de la Universidad de Pensilvania.

"Pero hay ciertamente evidencia en las personas, y también en los roedores, que sugiere que reducir la temperatura hace que el cuerpo queme más calorías para mantener la temperatura corporal alta", señaló Lazar, quien no participó en el nuevo estudio.

Entonces, ¿cuánto tiempo habría que pasar sentado en una habitación fría para quemar, por ejemplo, cien calorías? Es demasiado pronto para saberlo, comentó van Marken Lichtenbelt.

"Tenemos evidencia clara de que la adaptación al frío aumenta el gasto energético", dijo. "No hay duda al respecto. Pero todavía no se sabe qué tan pronunciadas son esas diferencias en la vida cotidiana, sobre todo a largo plazo".

Los investigadores están planificando experimentos a largo plazo que conllevan que las personas vivan en ambientes más fríos mientras se rastrea su peso con el tiempo. "Variaremos la temperatura bajo techo y el peso, y se vigilarán muchos parámetros más de salud", explicó van Marken Lichtenbelt.

"El otro experimento... es el 'entrenamiento en temperaturas frías', también conocido como 'aclimatación'", dijo van Marken Lichtenbelt. "Se ha mostrado que esto fomenta la grasa marrón en los roedores, y parece posible que podría hacer lo mismo en las personas".

A diferencia de la grasa blanca, la grasa marrón quema calorías en lugar de almacenarla. Algunos estudios han mostrado que la grasa marrón tiene efectos beneficiosos sobre la tolerancia a la glucemia, el metabolismo de la grasa y el peso corporal.

"Sería muy interesante hacer algo con esto en las personas que hacen dieta y ejercicio para perder peso, para ver si esta estrategia podría aumentar la pérdida de peso o incluso permitir que el plan de dieta y ejercicio funcione", planteó van Marken Lichtenbelt. "Sabemos que a muchas personas les cuesta solo con la dieta y el ejercicio".

¿Vale la pena bajar el termostato si intenta perder algo de peso? Es demasiado pronto para saber si esa estrategia funcionaría, apuntó Lazar, quien también es director del Instituto de Diabetes, Obesidad y Metabolismo de la Universidad de Pensilvania.

"No haría daño", dijo. "Vale la pena que alguien que está teniendo problemas para perder peso solo con la dieta y el ejercicio lo pruebe".


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTES: Wouter van Marken Lichtenbelt, associate professor, department of human biology, School for Nutrition and Toxicology and Metabolism, Maastricht University Medical Center, the Netherlands; Mitchell Lazar, M.D., Ph.D., director, Institute for Diabetes, Obesity and Metabolism, and chief, division of endocrinology, diabetes and metabolism, Perelman School of Medicine, University of Pennsylvania; Trends in Endocrinology & Metabolism

HealthDay
Más noticias de salud en:
Control de peso
Últimas noticias de salud
Página actualizada 24 enero 2014