Omita y vaya al Contenido

Los niños que pierden a un pariente cercano están en riesgo de problemas de salud mental, según un estudio

Los niños más pequeños y los que se han expuesto a un suicidio son los más propensos a contraer enfermedades como la esquizofrenia, hallaron los investigadores
(*estas noticias no estarán disponibles después del 04/23/2014)

Robert Preidt
Traducido del inglés: jueves, 23 de enero, 2014
Imagen de noticias HealthDay

MIÉRCOLES, 22 de enero de 2014 (HealthDay News) -- Los niños que experimentan la muerte de un familiar corren un riesgo ligeramente más alto de enfermedades psicóticas como la esquizofrenia en un futuro, revela un nuevo estudio de gran tamaño.

El riesgo es más alto entre los niños que tienen un hermano o padre que se ha suicidado, según los hallazgos, que aparecen en la edición en línea del 21 de enero de la revista BMJ.

Los investigadores analizaron datos de casi 947,000 niños nacidos en Suecia entre 1973 y 1985. De esos niños, el 33 por ciento experimentaron la muerte de un familiar antes de los 13 años de edad. Más de 11,000 de los niños se vieron expuestos a una muerte por suicidio, más de 15,000 a muertes por accidentes y más de 280,000 a muertes por causas naturales.

Entre los que experimentaron la muerte de un familiar en la niñez, el 0.4 por ciento contrajeron una psicosis no afectiva (que no se relaciona con las emociones ni con el estado de ánimo), como la esquizofrenia. Además, el 0.17 por ciento contrajeron lo que se conoce como una psicosis afectiva, como trastorno bipolar con psicosis y depresión con psicosis, según un comunicado de prensa de la BMJ.

En general, hubo un mayor riesgo de psicosis entre las personas que habían sufrido una muerte en la familia durante la niñez, y el riesgo era más alto conforme más temprano se había producido dicha muerte en la niñez, según el comunicado de prensa. El mayor riesgo se observó entre los que habían experimentado la muerte de un familiar cuando estaban en el periodo entre el nacimiento y los tres años de edad.

Los investigadores apuntaron que el aumento fue pequeño pero "significativo".

En términos del tipo de muerte, el riesgo de psicosis fue mayor entre los expuestos al suicidio en su familia inmediata, seguido de los expuestos a la muerte por accidentes, y luego aquellos expuestos a las muertes por causas naturales.

"Nuestra investigación muestra que la exposición a la muerte de un padre o hermano en la niñez se asocia con un riesgo adicional de contraer una enfermedad psicótica en el futuro", señaló en el comunicado de prensa Kathryn Abel, profesora del Centro de Salud Mental de las Mujeres de la Universidad de Manchester, en Inglaterra.

"Esto se asocia en particular con la exposición en la niñez temprana", apuntó Abel. "Ahora se necesita más investigación, y los estudios futuros deben tomar en cuenta los contextos más amplios del suicidio de los padres y la pérdida de los padres en poblaciones étnicamente diversas no occidentales".

Aunque el estudio halló un ligero aumento en el riesgo de contraer una enfermedad psicótica entre los niños expuestos a la muerte de un familiar, no probó causalidad.


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTE: BMJ, news release, Jan. 21, 2014

HealthDay
Más noticias de salud en:
Pérdida de un ser querido
Salud mental del niño
Últimas noticias de salud
Página actualizada 24 enero 2014