Omita y vaya al Contenido

Relacionan la respuesta anómala de los bebés a las caras de personas hablando con el diagnóstico posterior de autismo

Los investigadores hallaron que los niños de 6 meses que apartaban la mirada tenían más probabilidades de presentar el trastorno
(*estas noticias no estarán disponibles después del 05/07/2014)

Robert Preidt
Traducido del inglés: jueves, 6 de febrero, 2014
Imagen de noticias HealthDay

Tema relacionado en MedlinePlus

JUEVES, 6 de febrero de 2014 (HealthDay News) -- Los bebés que apartaban la mirada de las caras de personas que estaban hablando tenían más probabilidades de que les diagnosticaran autismo cuando eran mayores, según revela un estudio reciente.

Esta es la primera vez que este tipo de respuesta anómala al habla en una edad temprana se relaciona con un futuro diagnóstico de autismo, indicaron los autores.

Los investigadores usaron una tecnología que realiza un seguimiento de los ojos para registrar los movimientos oculares de 99 bebés de 6 meses de edad cuando se les mostró videos de caras tranquilas, sonriendo y hablando. Se realizó una prueba a los niños para el diagnóstico del autismo cuando tenían 3 años.

Los bebés a los que más tarde se les diagnosticó autismo no solo miraron menos las caras que los demás bebés, sino que también apartaron la mirada ante algunas características faciales importantes, como los ojos o la boca cuando una cara estaba hablando.

Los hallazgos sugieren que, en los bebés a los que más tarde se diagnostica autismo, el habla interrumpe el procesamiento normal de las caras. Esto puede dificultar los vínculos sociales y comunicativos de los niños con los demás y afectar a su desarrollo social, según el autor del estudio, el Dr. Frederick Shic, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale.

El estudio aparece en la edición de febrero de la revista Biological Psychiatry.

Aunque el estudio encontró una asociación entre el hecho de que los bebés aparten la mirada de las caras y el diagnóstico de autismo más adelante, no estableció causalidad.

El autismo no puede diagnosticarse hasta que un niño tenga al menos 2 años de edad, pero estos y otros hallazgos muestran que el comportamiento relacionado con el autismo y los problemas de atención pueden estar presentes a una edad tan temprana como a los 6 meses, según un comunicado de prensa de la revista.

Si se identifican los niños con autismo a una edad tan temprana, tal vez sería posible crear maneras de asistir a su desarrollo social, sugiere el comunicado de prensa.

"Parece claro que los cambios cerebrales relacionados con el autismo aparecen mucho antes del momento en que tradicionalmente diagnosticamos este trastorno", afirmó el Dr. John Krystal, editor de la revista, en un comunicado de prensa. "Este estudio ilustra de forma elegante que los problemas con las relaciones sociales asociados con el autismo ya están presentes en un momento muy temprano de la vida, dando forma a los contactos sociales más fundamentales".


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTE: Biological Psychiatry, news release, Feb. 4, 2014

HealthDay
Más noticias de salud en:
Autismo
Últimas noticias de salud
Página actualizada 7 febrero 2014