Omita y vaya al Contenido

Llamar 'gordas' a las chicas jóvenes podría aumentar su riesgo de obesidad en la adolescencia

El estigma por sí mismo podría fomentar que se coma en exceso, afirman los autores de un estudio
(*estas noticias no estarán disponibles después del 07/29/2014)

Robert Preidt
Traducido del inglés: miércoles, 30 de abril, 2014
Imagen de noticias HealthDay

MARTES, 29 de abril de 2014 (HealthDay News) -- Cuando alguien dice a una chica joven que está gorda, eso por sí mismo aumenta su riesgo de volverse obesa finalmente, según un nuevo estudio.

El estudio contó con más de 2,300 chicas jóvenes de California, Cincinnati y Washington, D.C., a las que se midió la estatura y el peso cuando tenían 10 años y de nuevo a los 19 años.

Al inicio del estudio, al 58 por ciento de las chicas les habían dicho uno de los padres, un hermano, un amigo, un compañero de clase o un profesor que estaban demasiado gordas. Esas chicas tenían 1.66 veces más probabilidades de ser obesas a los 19 años de edad que las otras chicas, según los investigadores de la Universidad de California, en Los Ángeles (UCLA).

Y cuanto mayor fuera el número de personas que le decía a una chica joven que era gorda, más probabilidades tenía de ser obesa en los últimos años de la adolescencia, según el estudio publicado en línea el 28 de abril en la revista JAMA Pediatrics.

"Simplemente el hecho de ser etiquetada como 'demasiado gorda' tiene un efecto mensurable casi una década después. Casi nos caemos de la silla cuando descubrimos esto", comentó en un comunicado de prensa de la UCLA la autora principal del estudio, A. Janet Tomiyama, profesora asistente de psicología.

"Incluso después de que quitáramos estadísticamente los efectos de su peso real, sus ingresos, su raza [blanca o negra] y cuándo alcanzó la pubertad, el efecto se mantuvo", añadió Tomiyama. "Esto significa que no se trata simplemente de que a las chicas con más peso las llamen gordas y que sigan teniendo un peso alto años después. El hecho de etiquetarlas como demasiado gordas está creando una probabilidad adicional de que sean obesas", comentó.

Aunque el estudio halló una asociación entre el hecho de decir a una chica que era gorda y un mayor riesgo de obesidad, no demostró que hubiera causalidad.

Llamar gorda a una chica puede conducir a muchos comportamientos que llevan a la obesidad, explicó el coautor del estudio, Jeffrey Hunger, estudiante de postgrado en la Universidad de California, Santa Bárbara.

"El hecho de ser etiquetadas como demasiado gordas podría llevar a las personas a que se preocupen por el hecho de sufrir el estigma y la discriminación a los que se enfrentan los individuos con sobrepeso, y las investigaciones recientes sugieren que sufrir o tener la expectativa de que se sufrirá el estigma del peso aumenta el estrés y puede llevar a comer en exceso", señaló en el comunicado de prensa.

Los hallazgos muestran los peligros de criticar a las personas por su peso, según Tomiyama, la autora principal.

"Cuando las personas se sienten mal, tienden a comer más y no deciden hacer dieta o salir a correr", comentó. "Hacer que las personas se sientan mal con respecto a su peso podría aumentar sus niveles de la hormona cortisol [la hormona del estrés], lo que normalmente lleva a ganar peso".


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTE: University of California, Los Angeles, news release, April 28, 2014

HealthDay
Más noticias de salud en:
Desarrollo del niño
Obesidad en niños
Salud mental del niño
Últimas noticias de salud
Página actualizada 1 mayo 2014