Omita y vaya al Contenido

¿La obesidad saludable es un mito?

Un estudio descubrió que incluso con unos niveles normales de presión arterial, colesterol y azúcar en la sangre, las personas obesas tenían más placa arterial
(*estas noticias no estarán disponibles después del 07/30/2014)

Traducido del inglés: jueves, 1 de mayo, 2014
Imagen de noticias HealthDay

Temas relacionados en MedlinePlus

MIÉRCOLES, 30 de abril de 2014 (HealthDay News) -- ¿Alguien puede ser obeso y tener un buen estado de salud? Un nuevo estudio y varios expertos afirman que no.

Una persona obesa que tenga un nivel de presión arterial normal, un nivel un colesterol normal y un nivel de azúcar en la sangre normal todavía sigue teniendo un riesgo de sufrir enfermedades cardiacas, según informan unos investigadores coreanos en la edición en línea del 30 de abril de la revista Journal of the American College of Cardiology.

En el estudio de más de 14,000 hombres y mujeres de 30 a 59 años de edad, los que eran obesos tenían una mayor acumulación de placa en las arterias, lo que les pone en un riesgo mayor de enfermedades cardiacas y de accidente cerebrovascular que las personas con un peso normal, descubrieron los investigadores.

"Han habido intentos para ver si hay un grupo de personas que son obesas y están un buen estado de salud", dijo el Dr. Rishi Puri, director médico del laboratorio principal de escáneres para la aterosclerosis en la Clínica Cleveland y autor de un editorial acompañante en la revista.

Puri indicó que aunque una persona obesa tenga unos niveles normales de presión arterial, colesterol y azúcar en la sangre, esas mediciones probablemente cambien a lo largo del tiempo y se vuelvan anómalas, poniendo al paciente en riesgo de enfermedades cardiacas, accidente cerebrovascular y diabetes.

También cuestionó la necesidad, tanto para la investigación como para la atención del paciente, de intentar definir la obesidad saludable. "¿Qué es lo que queremos lograr? ¿En qué medida ayuda esto a la sociedad?", preguntó.

"Tenemos un enorme reto a nivel de salud pública e individual en la lucha contra los trastornos relacionados con la obesidad. Ser obeso no afecta solamente al corazón. Ser obeso significa que se es más propenso a tener enfermedades de las articulaciones, trastornos psiquiátricos y cánceres", señaló Puri.

Añadió que, a lo largo de las dos décadas siguientes, la obesidad y sus consecuencias tendrán un gran costo en atención de la salud.

"Aunque descubramos que estos pacientes obesos en particular no tienen un riesgo más alto de enfermedades cardiacas a corto plazo, ¿cuáles son las otras muchas cosas que la obesidad hace al cuerpo?", dijo Puri. "¿Vamos a ignorar eso?".

Para realizar el estudio, un equipo dirigido por la Dra. Yoosoo Chang, profesora en el Centro Médico Total del Hospital Kangbuk Samsung, Centro de Estudios de Cohorte, en Seúl, realizó un escáner a 14,828 personas que no tenían factores de riesgo aparentes de enfermedades cardiacas.

Los investigadores observaron la acumulación de placa de calcio en las arterias coronarias, lo que supone un signo temprano de enfermedad cardiaca. La placa de calcio se relaciona con la aterosclerosis, en la que las arterias se vuelven más rígidas y duras.

Los investigadores descubrieron que había un mayor número de casos de personas obesas con aterosclerosis de las arterias coronarias que en las personas con un peso normal. Si no se trata la aterosclerosis, puede resultar en un ataque cardiaco o en la muerte cardiaca súbita, entre otras afecciones cardiacas, indicaron los investigadores.

"Los médicos no deben suponer que los individuos obesos considerados 'en un buen estado de salud' porque no presenten en la actualidad factores de riesgo de enfermedades cardiacas están sanos", declaró Chang.

"Nuestra investigación muestra que la presencia de la obesidad es suficiente como para aumentar el riesgo de una persona de una enfermedad cardiaca futura y que la enfermedad podría estar ya formándose en su cuerpo. Es importante que estas personas sepan esto cuando todavía tienen tiempo para cambiar su dieta y sus hábitos de ejercicio a fin de prevenir un futuro evento cardiovascular", señaló Chang.

El Dr. David Katz, director del Centro de Prevención e Investigación de la Universidad de Yale, dijo que los hallazgos no le sorprenden y que supone que los mismos resultados se obtendrían con las personas obesas estadounidenses.

"Ha habido un largo debate sobre la importancia relativa para la salud de la buena condición física frente a la gordura. La idea era que si alguien está en forma, la gordura quizá no sería una preocupación significativa para su salud", explicó.

Aunque tener grasa y una buena condición física sea mejor que tener grasa y una mala condición física, este estudio se suma a las evidencias en aumento en contra de dicha afirmación. "El exceso de grasa corporal puede aumentar la inflamación, uno de los factores clave que contribuyen a las enfermedades cardiacas, y a otras enfermedades crónicas también", dijo Katz.

La buena noticia con respecto a la condición física y la gordura es que las mismas estrategias que ayudan a las personas a estar bien físicamente son las que les ayudan a perder peso, comentó. "Comer bien y estar activo sigue siendo la mejor medicina tanto para perder el exceso de peso como para permanecer en un buen estado de salud", señaló Katz.


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTES: Rishi Puri, M.B., medical director, atherosclerosis imaging core laboratory, Cleveland Clinic, Ohio; David Katz, M.D., M.P.H., director, Yale University Prevention Research Center, New Haven, Conn.; April 30, 2014, Journal of the American College of Cardiology, online

HealthDay
Más noticias de salud en:
Obesidad
Vivir saludablemente
Últimas noticias de salud
Página actualizada 2 mayo 2014