Omita y vaya al Contenido

Realizar ejercicio de manera sostenida podría ser beneficioso para el corazón cuando envejece

Unos investigadores observaron mejoras en la 'variabilidad de la frecuencia cardiaca' de las personas mayores que podrían reducir el riesgo de ataque cardiaco
(*estas noticias no estarán disponibles después del 08/04/2014)

Robert Preidt
Traducido del inglés: martes, 6 de mayo, 2014
Imagen de noticias HealthDay

LUNES, 5 de mayo de 2014 (HealthDay News) -- La "edad de la jubilación" no es el momento para dejar de hacer ejercicio: Las personas mayores que mantienen o aumentan sus niveles de actividad física tienen menos probabilidades de sufrir un ataque cardiaco, sugiere un estudio reciente.

El ejercicio mejora el bienestar eléctrico del corazón y reduce el riesgo de problemas del ritmo cardiaco, explicaron los investigadores.

Examinaron los datos de monitorización del corazón recogidos de 985 personas mayores, con un promedio de 71 años de edad, durante cinco años. Cuanta más actividad física realizaban los participantes, mejor era la variabilidad de su frecuencia cardiaca, según los hallazgos que aparecen el 5 de mayo en la revista Circulation.

La variabilidad de la frecuencia cardiaca hace referencia a las diferencias en el tiempo que pasa entre un latido cardiaco y el siguiente.

"Estas pequeñas diferencias están influidas por la salud del corazón y el sistema nervioso que regula el corazón", afirmó en un comunicado de prensa de la revista la autora del estudio, Luisa Soares-Miranda.

"Las anomalías tempranas en el este sistema se recogen en los cambios en la variabilidad de la frecuencia cardiaca, y estos cambios sirven para predecir el riesgo futuro de ataques cardiacos y de muerte", explicó Soares-Miranda, investigadora en la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard, y la facultad de deportes en la Universidad de Oporto, en Portugal.

Los investigadores también descubrieron que las personas mayores que aumentaron la distancia recorrida caminando o el ritmo de su paso a lo largo de 5 años tenían una mejor variabilidad de la frecuencia cardiaca que los que caminaban menores distancias o a un ritmo más lento.

Las personas mayores con los niveles más altos de actividad física tendrían un 11 por ciento menos de probabilidades de sufrir un ataque cardiaco o de muerte súbita cardiaca que los que tenían los niveles más bajos, calcularon los autores del estudio.

"Cualquier actividad física es mejor que ninguna, pero mantener o aumentar su actividad añade beneficios cardiacos conforme se envejece. Nuestros resultados también sugieren que ciertos cambios beneficiosos que se producen podrían reducirse cuando la actividad física se reduce", dijo Soares-Miranda.

"De modo que si se siente cómodo con su actividad física actual, no la reduzca conforme envejezca; intente caminar una cuadra más o a un ritmo más rápido. Si no realiza actividades físicas, nunca es demasiado tarde para empezar", aconsejó la investigadora.


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTE: Circulation, news release, May 5, 2014

HealthDay
Más noticias de salud en:
Ejercicio para personas mayores
Enfermedades del corazón: Prevención
Envejecer saludablemente
Últimas noticias de salud
Página actualizada 7 mayo 2014