Omita y vaya al Contenido

La sangre joven mejora los cerebros de los ratones viejos

El descubrimiento podría tener implicaciones para los humanos que envejecen, sugieren los autores de un estudio
(*estas noticias no estarán disponibles después del 08/04/2014)

Robert Preidt
Traducido del inglés: martes, 6 de mayo, 2014
Imagen de noticias HealthDay

Temas relacionados en MedlinePlus

LUNES, 5 de mayo de 2014 (HealthDay News) -- Un viejo adagio dice que no hay nada como la sangre fresca, y un estudio reciente halló que los cerebros de los ratones viejos se rejuvenecieron cuando se les inyectó sangre de ratones jóvenes.

Si este método funciona en las personas, podría ser usado para mejorar los cerebros que envejecen, o llevar a nuevas formas para tratar la enfermedad de Alzheimer y otros tipos de demencia, según investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford.

Los investigadores examinaron una estructura cerebral llamada hipocampo en ratones viejos cuyos sistemas circulatorios habían sido conectados quirúrgicamente con los sistemas circulatorios de ratones jóvenes o de otros ratones viejos. El hipocampo desempeña un importante rol en la memoria, pero se hace menos efectivo durante el proceso de envejecimiento.

"Sabemos que a medida que los ratones y las personas envejecen se producen cambios anatómicos y funcionales perjudiciales en el hipocampo. Es el envejecimiento normal. Todos vamos en esa dirección", señaló en un comunicado de prensa de la Stanford el autor líder del estudio, Saul Villeda.

Los investigadores hallaron que el hipocampo de los ratones viejos vinculados con los ratones jóvenes se parecía más al de los ratones más jóvenes que el hipocampo de los ratones viejos vinculados con otros ratones viejos. Los hallazgos aparecen en línea el 4 de mayo en la revista Nature Medicine.

Por ejemplo, las células del hipocampo de los ratones viejos emparejados con los ratones jóvenes tenían unos niveles más altos de las sustancias que las células producen típicamente mientras ocurre el aprendizaje. Y las neuronas del hipocampo de los ratones viejos emparejados con los ratones jóvenes también mostraron una mayor capacidad de fortalecer sus conexiones entre sí, algo esencial para el aprendizaje y la memoria.

"Fue como si la sangre joven recargara a los cerebros viejos", comentó en un comunicado de prensa de la Stanford el autor principal del estudio, Tony Wyss-Coray, profesor de neurología y ciencias neurológicas de la universidad.

En la siguiente fase de su investigación, el equipo inyectó plasma (la parte de la sangre que no tiene células) de ratones jóvenes a ratones viejos. A esos ratones viejos les fue mucho mejor en las pruebas de memoria que a los ratones viejos que no recibieron plasma de ratones jóvenes.

"Hemos mostrado que al menos algunos deterioros del cerebro relacionados con la edad son reversibles. No son finales", aseguró Villeda, que era un estudiante de postgrado en la Stanford cuando se llevó a cabo el estudio, y que ahora trabaja en la Universidad de California, en San Francisco.

Wyss-Coray comentó que "hay factores en la sangre de los ratones jóvenes que pueden recargar el cerebro de un ratón viejo de forma que funcione como uno más joven. Estamos trabajando intensamente para averiguar cuáles podrían ser esos factores y exactamente en qué tejidos se originan".

Pero añadió que "aún no sabemos si esto funcionará en los humanos".

Frecuentemente, la investigación promisoria con animales no produce resultados similares en humanos.

Wyss-Coray cofundó una compañía de biotecnología para estudiar si y cómo estos hallazgos podrían resultar útiles para tratar los declives en la memoria y el pensamiento relacionados con la edad en las personas.

El nuevo estudio fue financiado por el Departamento de Asuntos de Veteranos de EE. UU., el Instituto Nacional sobre el Envejecimiento y el Instituto de Medicina Regenerativa de California.


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTE: Stanford University, news release, May 4, 2014

HealthDay
Últimas noticias de salud
Página actualizada 7 mayo 2014