Omita y vaya al Contenido

En los accidentes en que mueren niños, con frecuencia el conductor es quien está borracho

Un hallazgo resalta la necesidad de castigos adicionales para los condenados por conducir borrachos con un niño en el coche, enfatiza MADD
(*estas noticias no estarán disponibles después del 08/04/2014)

Traducido del inglés: martes, 6 de mayo, 2014
Imagen de noticias HealthDay

Temas relacionados en MedlinePlus

LUNES, 5 de mayo de 2014 (HealthDay News) -- Cuando uno piensa sobre un niño que ha muerto en un accidente de coche provocado por un borracho, por lo general le llega a la mente un escenario horripilante.

"Las personas piensan en un conductor borracho en un coche y en una familia en otro", apuntó el Dr. Kyran Quinlan, pediatra de chicago. "El conductor borracho se salta el semáforo y choca al vehículo familiar, y hay una tragedia".

Pero la realidad es incluso más terrible, reportan Quinlan y sus colaboradores en un nuevo estudio.

Dos terceras partes de las veces, un niño muerto en un choque relacionado con el alcohol es un pasajero del borracho que provocó el accidente.

Entre 2001 y 2010, 2,344 niños murieron en accidentes relacionados con la conducción bajo la influencia del alcohol, apuntó Quinlan, profesor asociado de pediatría clínica de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad de Northwestern. En 1,515 de esos casos, el conductor borracho era quien transportaba al niño que murió.

"Este estudio resalta la necesidad de penas adicionales para los condenados por conducir borrachos llevando a un niño", aseguró Jan Withers, presidenta nacional de Mothers Against Drunk Driving (MADD). "Conducir borracho llevando a un niño es una forma de abuso infantil, y ningún niño debe ser expuesto a ese tipo de peligro".

Para el estudio, los investigadores examinaron datos de la Administración Nacional de Seguridad Vial de EE. UU. de niños menores de 15 años que murieron en accidentes de coche entre 2001 y 2010.

En esa década, las muertes de niños que tuvieron que ver con un conductor borracho se redujeron en un 41 por ciento, reportó el estudio, que aparece en línea el 5 de mayo y en la edición impresa de junio de la revista Pediatrics.

Pero cientos de niños siguen muriendo cada año, y ahora se sabe que lo más frecuente es que estén en el mismo coche que el conductor borracho.

Los investigadores también hallaron que casi dos tercios de los niños en el coche del conductor borracho no estaban usando un cinturón de seguridad en el momento del choque. "Mientras más había bebido el conductor, menos propenso era el niño a estar usando el cinturón en el accidente en que murió", lamentó Quinlan.

Un tercio de los conductores borrachos identificados en el estudio no tenían una licencia de conducir válida en el momento del accidente.

Texas y California tuvieron el número total más alto de niños muertos mientras iban con un conductor borracho, halló el estudio. Durante la década, Texas tuvo 272 muertes y California 135.

Tomando la población en cuenta, Dakota del Sur y Nuevo México tuvieron las tasas más altas de niños que murieron mientras iban con un conductor borracho.

Withers, de MADD, afirmó que "desafortunadamente, no nos sorprende ver que Dakota del Sur tuviera el porcentaje más alto de niños que murieron mientras eran pasajeros de un conductor borracho en este estudio, dado que es uno de los únicos cuatro estados que no recibió una estrella en nuestro informe para el país de 2014 por tener leyes en vigencia en contra de poner a los niños en peligro".

Quinlan, autor del estudio, comentó que probablemente unas leyes más estrictas contra la conducción bajo la influencia del alcohol, unas edades mínimas para el consumo de alcohol e impuestos sobre las bebidas alcohólicas sean estrategias que hayan hecho que algunos estados sean más seguros que otros para los niños.

"Esperamos que los estados vean sus cifras, ahora que las tienen, y consideren la idea de renovar sus esfuerzos para resolverlo", enfatizó. "Hace treinta años, la cultura era completamente distinta a la de hoy en día. La gente antes decía 'una más y me voy', pero ahora ya no resulta gracioso", añadió Quinlan.

Withers se mostró de acuerdo. "MADD exhorta a todos los estados a hacer que la conducción bajo la influencia del alcohol con pasajeros que sean niños se convierta en un crimen, y que requieran un seguro de ignición para todos los condenados", enfatizó.

Pero Quinlan añadió que la cantidad de tiempo que un niño pasa en el coche también podría ser un factor.

"Nueva York tiene muchísimos niños, una inmensa población de niños, y en realidad su tasa y el número de muertes fueron bastante bajos", comentó. "¿A qué se debe esto? En Nueva York hay muchos medios de transporte. Mucho transporte público".

Por otro lado, los niños en los estados con las peores tasas de mortalidad probablemente pasen mucho tiempo en coches desplazándose a lugares lejanos, y el tiempo adicional de conducción aumenta el riesgo de estar en un accidente con un conductor borracho, señaló Quinlan.


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTES: Kyran Quinlan, M.D., associate professor of clinical pediatrics, Feinberg School of Medicine, Northwestern University, and partner, Erie Family Health Center, Chicago; Jan Withers, national president, Mothers Against Drunk Driving; June 2014, Pediatrics

HealthDay
Más noticias de salud en:
Inhabilidad para conducir
Seguridad del niño
Últimas noticias de salud
Página actualizada 7 mayo 2014