Omita y vaya al Contenido

¿Podrían unas cervezas a la semana reducir el riesgo de artritis reumatoide de una mujer?

Un estudio halla que la cerveza es útil, pero nunca se justifica beber en exceso, señalan los expertos
(*estas noticias no estarán disponibles después del 08/06/2014)

Traducido del inglés: jueves, 8 de mayo, 2014
Imagen de noticias HealthDay

Temas relacionados en MedlinePlus

MIÉRCOLES, 7 de mayo de 2014 (HealthDay News) -- Beberse una cerveza unas cuantas veces por semana podría ayudar a las mujeres a evitar la artritis reumatoide, una dolorosa afección, sugiere un estudio reciente.

La enfermedad, que afecta a más mujeres que hombres, es una forma de artritis vinculada con una disfunción del sistema inmunitario. Según la Arthritis Foundation, más de 1.5 millones de estadounidenses sufren de la enfermedad, que por lo general se inicia en la veintena o la treintena.

Pero "beber alcohol de forma moderada a largo plazo podría reducir el desarrollo futuro de la artritis reumatoide" en las mujeres, planteó el investigador líder, el Dr. Bing Lu, profesor asistente de medicina en el Hospital Brigham and Women's y la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, en Boston.

En general, el uso moderado de cualquier forma de alcohol redujo el riesgo en alrededor de un 21 por ciento, pero beber cerveza de forma moderada (de dos a cuatro cervezas por semana) redujo las probabilidades de la enfermedad en las mujeres en casi un tercio, halló el estudio.

Los hallazgos aparecen en la edición de primavera de 2014 de la revista Arthritis & Rheumatism.

En su investigación, el equipo de Lu dio seguimiento a los hábitos de consumo de alcohol de las mujeres en dos estudios de gran tamaño, el Estudio de la salud de las enfermeras y el Estudio de la salud de las enfermeras II. El primer estudio comenzó en 1976, e incluye a más de 121,000 enfermeras registradas. El segundo incluye a más de 116,000 enfermeras, y comenzó en 1989. Las mujeres respondieron a preguntas sobre su salud y estilo de vida cada dos años, y sobre la dieta, lo que incluía el consumo de alcohol, cada cuatro años.

La ingesta moderada de alcohol a largo plazo pareció reducir el riesgo de contraer artritis reumatoide, apuntó Lu. Pero beber unas cuantas cervezas por semana pareció tener el mejor efecto, al proveer una reducción del 31 por ciento en el riesgo.

Lu dijo que su equipo aún no puede explicar cómo la cerveza y otras bebidas alcohólicas podrían reducir el riesgo de artritis reumatoide de una mujer. Tampoco sabe si los hallazgos aplicarían para los hombres. "No lo sabemos sobre los hombres, pero la artritis reumatoide es sobre todo una enfermedad de las mujeres", comentó Lu.

El nuevo estudio se hace eco de algunas investigaciones previas, anotó un experto, el Dr. Len Horovitz, internista del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York.

"Hay una correlación entre el alcohol y un riesgo más bajo de artritis reumatoide con el tiempo", dijo, citando otros estudios. Pero eso no necesariamente significa que lo uno conduzca a lo otro. "Hay una correlación [que se demostró aquí], no causalidad", dijo Horovitz.

Exactamente cómo un poco de alcohol podría reducir las probabilidades de una mujer de una enfermedad de las articulaciones es complejo, señaló. "El mecanismo de acción es muy complejo", dijo Horovitz, y tiene que ver con la actividad del sistema inmunitario y otros factores.

El Dr. Daniel Arkfeld, profesor asociado de medicina clínica de la Facultad de Medicina Keck de la Universidad del Sur de California, en Los Ángeles, afirmó que los hallazgos son "increíbles".

También apuntó a estudios anteriores que han vinculado una ingesta moderada de alcohol con un riesgo más bajo de artritis reumatoide, pero añadió que ninguno se había enfocado en la cerveza de forma específica.

Quizá el alcohol podría funcionar al aumentar los niveles de estrógeno, que protege de la artritis reumatoide, dijo Arkfeld.

Los nuevos hallazgos podrían ser particularmente relevantes para alguien que tenga antecedentes familiares de la enfermedad, añadió el Dr. Scott Zashin, un reumatólogo de Dallas y miembro del comité mediático del Colegio Americano de Reumatología (American College of Rheumatology).

"La probabilidad de que alguien contraiga artritis reumatoide no es habitual", señaló Zashin. "Pero si se tienen antecedentes familiares, el riesgo aumenta".

Apuntó que "los pacientes con antecedentes familiares podrían disfrutar de una cerveza unas cuantas veces por semana si no hay motivo para no consumir alcohol".

Pero aunque beber una copa de vez en cuando podría ser bueno para la salud, Horovitz enfatizó que beber en exceso nunca es buena idea. El nuevo hallazgo tampoco es motivo para que las personas que no beben comiencen a hacerlo, señaló.

Arkfeld ofreció otra advertencia, al anotar que el alcohol no se mezcla bien con ciertos fármacos para la artritis reumatoide debido al riesgo de efectos en el hígado. Así que entre los que ya sufren de artritis reumatoide, se aconseja consultar al médico antes de aumentar la ingesta de alcohol, dijo.


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTES: Daniel Arkfeld, M.D, associate professor, clinical medicine, Keck School of Medicine, University of Southern California, Los Angeles; Scott Zashin, M.D., rheumatologist, Dallas, and media committee, American College of Rheumatology; Len Horovitz, M.D, internist, Lenox Hill Hospital, New York; Bing Lu, M.D, Dr.P.H., assistant professor, medicine, Brigham and Women's Hospital and Harvard Medical School, Boston; Spring 2014 Arthritis & Rheumatology

HealthDay
Más noticias de salud en:
Alcohol
Salud de las mujeres
Últimas noticias de salud
Página actualizada 9 mayo 2014