Omita y vaya al Contenido

Los síntomas de conmoción cerebral de los niños pueden persistir durante mucho tiempo tras la lesión, según un estudio

Los síntomas emocionales pueden perdurar semanas, informan los investigadores
(*estas noticias no estarán disponibles después del 08/11/2014)

Traducido del inglés: martes, 13 de mayo, 2014
Imagen de noticias HealthDay

Temas relacionados en MedlinePlus

LUNES, 12 de mayo de 2014 (HealthDay News) -- Los niños que sufren una conmoción cerebral pueden sufrir unos efectos duraderos mucho después de que los síntomas físicos desaparezcan, informan unos investigadores de EE. UU.

En un estudio de la división de medicina de emergencia del Hospital Pediátrico de Boston, los médicos hallaron que, aunque el dolor de cabeza, el mareo y la visión borrosa pueden aparecer de inmediato tras una conmoción, los síntomas emocionales y mentales, como la irritabilidad y la frustración, aparecen más tarde y persisten más tiempo.

"Los pacientes y sus familias deben esperar que los síntomas físicos que experimentan tras una lesión en la cabeza mejoren en las próximas semanas, pero que los síntomas emocionales puedan aparecer más adelante, incluso cuando los síntomas físicos se aquietan", apuntó el investigador líder, el Dr. Matthew Eisenberg.

"Solo si sabemos qué síntomas se pueden anticipar tras una conmoción cerebral podemos ayudar a tranquilizar a los pacientes y a los familiares de que lo que experimentan es normal, saber cuándo buscar ayuda adicional, y garantizar que los niños tomen las precauciones adecuadas respecto a la escuela y los deportes para alcanzar una recuperación completa", añadió Eisenberg.

Para el estudio, que aparece en línea el 12 de mayo y en la edición impresa de junio de la revista Pediatrics, el equipo de Eisenberg utilizó unos cuestionarios para dar seguimiento a 235 niños y adultos jóvenes de 11 a 22 años de edad que sufrieron conmociones y que acudieron al departamento de emergencias pediátricas.

Se dio seguimiento a los pacientes durante tres meses tras la lesión, o hasta que sus síntomas desaparecieran. En ese periodo, se les preguntó sobre los síntomas, la actividad deportiva, y el rendimiento escolar y deportivo.

Los síntomas físicos más comunes fueron el dolor de cabeza, el mareo y la fatiga, que tendían a comenzar de inmediato tras la lesión y mejoraron con el tiempo. La mayoría también presentó síntomas mentales, como dificultades para concentrarse y tardar más tiempo para pensar, hallaron los investigadores.

Aunque la mayoría de los niños se recuperaron en un plazo de dos semanas tras la lesión, el 25 por ciento seguían teniendo dolores de cabeza un mes tras la lesión, hallaron los investigadores.

Además, más del 20 por ciento sufrían de fatiga, y casi el 20 por ciento reportaron tardar más tiempo para pensar un mes tras la conmoción cerebral.

Para muchos, los síntomas emocionales (como la frustración y la irritabilidad) no fueron tan comunes de inmediato tras la lesión, pero se desarrollaron más adelante, anotaron los autores del estudio.

El Dr. John Kuluz, director de lesiones cerebrales traumáticas y neurorehabilitación del Hospital Pediátrico de Miami, comentó que "recuperarse del todo de una conmoción cerebral tarda más de lo que la gente cree. Mi experiencia es que los niños que siguen teniendo síntomas dos semanas tras una conmoción tendrán muchas dificultades, y será una batalla llevarlos al punto en que no presenten síntomas".

Además del descanso físico y mental, Kuluz cree que se deben tratar los síntomas. Receta ibuprofeno y otros fármacos para aliviar el dolor de cabeza, y melatonina y otros medicamentos para ayudar a los pacientes a dormir.

Kuluz también recomienda fisioterapia para ayudar a los niños a recuperarse. La terapia incluye trabajar con el equilibrio y ayudar con cualquier problema de la vista. "La terapia también le ayuda a hallar el umbral del agotamiento. Muchos de mis niños descubren que eso es muy útil", aseguró.

También recomienda que los niños no vayan a la escuela un par de días tras la lesión, y entonces permitirles gradualmente volver a su rutina normal.

"Que un niño no vaya a la escuela durante demasiado tiempo tendrá un efecto negativo en su salud mental. Se pondrán ansiosos e irritables, porque se preocupan por atrasarse", comentó. "Pero si vuelven demasiado pronto sin que los maestros estén al tanto de su condición, pueden fracasar, y eso sucede mucho".

Kuluz intenta que los niños vuelvan a la escuela durante medio día o todo el tiempo que puedan tolerar hasta que mejoren. Los niños no deben retomar el deporte hasta que todos los síntomas hayan desaparecido, y entonces solo de manera gradual, añadió.

Si un niño sigue teniendo síntomas dos o tres días tras una conmoción cerebral, Kuluz recomienda acudir a un médico experimentado en gestionar las conmociones, o ir a una clínica de la conmoción.


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTES: Matthew Eisenberg, M.D., division of emergency medicine, Boston Children's Hospital; John Kuluz, M.D., director, traumatic brain injury and neurorehabilitation, Miami Children's Hospital; May 12, 2014, Pediatrics, online

HealthDay
Más noticias de salud en:
Conmoción cerebral
Salud del niño
Últimas noticias de salud
Página actualizada 14 mayo 2014