Omita y vaya al Contenido

El riesgo de accidentes de coche podría aumentar durante el embarazo

Un gran estudio canadiense notó el aumento en el segundo trimestre, pero los motivos siguen sin estar claros
(*estas noticias no estarán disponibles después del 08/11/2014)

Traducido del inglés: martes, 13 de mayo, 2014
Imagen de noticias HealthDay

Temas relacionados en MedlinePlus

LUNES, 12 de mayo de 2014 (HealthDay News) -- El riesgo de una mujer de sufrir un accidente grave de coche podría aumentar en su segundo trimestre de embarazo, sugiere un nuevo estudio canadiense de gran tamaño.

Los investigadores hallaron que, en comparación con unos pocos años antes del embarazo, el riesgo de una mujer de un accidente de tráfico aumentó en un 42 por ciento durante el segundo trimestre. Las probabilidades volvieron a reducirse en el tercer trimestre.

Los expertos señalaron que no saben decir por qué existe ese patrón. Pero los hallazgos sí sugieren que las mujeres deben ser particularmente cuidadosas con la conducción mientras están embarazadas.

"No es un motivo para dejar de conducir", apuntó el Dr. Donald Redelmeier, investigador del Institutos de Ciencias Clínicas Evaluativas de Toronto, quien lideró el estudio. "Es motivo para conducir con más cuidado", explicó.

"Y no significa que deba delegar las responsabilidades de conducción a su marido", añadió Redelmeier. Anotó que incluso con un aumento del 42 por ciento, la tasa de accidentes de las mujeres embarazadas es más baja que la de los hombres de su edad.

El estudio, publicado en línea el 12 de mayo en la revista CMAJ (Canadian Medical Association Journal), se basa en los expedientes de más de 500,000 mujeres canadienses que dieron a luz entre 2006 y 2011. Los investigadores observaron las tasas de accidentes de coche graves de las mujeres (suficientemente malos como para acudir a emergencias) durante el embarazo y durante los tres años anteriores al embarazo.

Antes del embarazo, halló el estudio, la tasa de accidentes fue de alrededor de 4.5 por cada 1,000 mujeres cada año. La tasa fue similar durante el primer trimestre de embarazo, pero aumentó a casi 7.7 accidentes por cada 1,000 mujeres durante el primer mes del segundo trimestre. Durante el tercer trimestre, los accidentes de coche se redujeron una vez más.

Según Redelmeier, el aumento en el segundo trimestre sucedió independientemente de la edad, los ingresos o el nivel educativo de las mujeres. También apareció en todas las estaciones del año.

Pero es difícil culpar definitivamente al embarazo en sí, según un médico de medicina de emergencias que no participó en la investigación.

Otros factores, que no pudieron ser medidos en el estudio, quizá expliquen la conexión, señaló el Dr. Sampson Davis, del Centro Médico del Hospital de Meadowlands en Secaucus, Nueva Jersey.

Tampoco está claro por qué el riesgo se reduciría nuevamente en el tercer trimestre, añadió Davis.

Pero a pesar de las preguntas, concurrió en que la conducción segura se debe enfatizar en el embarazo. "Normalmente, los obstetras no hablan a las mujeres sobre la conducción", dijo Davis. "Creo que añadirlo a la atención prenatal es importante".

Según Redelmeier, podría haber algo sobre el segundo trimestre en particular que hace que las mujeres sean más vulnerables a los errores de conducción. Dijo que "los cambios fisiológicos que se acumulan" del embarazo, más el estrés, podrían dejar a las mujeres fatigadas o con una conducción afectada de otra manera.

Pero dado que sus cuerpos aún no han pasado por los cambios externos del embarazo más tardío, quizá hagan todas sus actividades usuales sin darse cuenta de que sus habilidades de conducción están menos agudas.

Pero eso es especulación. "En este estudio no podemos llegar a los mecanismos", lamentó Redelmeier. "Pero simplemente porque no sepamos las causas exactas no significa que no podamos prevenir estos accidentes".

Añadió que para las mujeres la moraleja es "siempre obedecer los límites de velocidad, las señales de stop, ceder el paso, minimizar las distracciones y utilizar el cinturón de seguridad".

Davis se mostró de acuerdo, y enfatizó la regla de "no usar el teléfono celular". "Si un día está cansada y no se siente bien, no conduzca", aconsejó.

A veces, anotó Davis, las mujeres embarazadas se preocupan de que usar un cinturón de seguridad sobre el abdomen podría resultar nocivo para el bebé. Pero no es así, enfatizó.

"Usar un cinturón de seguridad la protege si sufre un accidente", señaló Davis. "Y eso también protege al bebé".


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTES: Donald Redelmeier, M.D., researcher, Institute for Clinical Evaluative Sciences, and professor, medicine, University of Toronto, Ontario, Canada; Sampson Davis, M.D., emergency medicine physician, Meadowlands Hospital Medical Center, Secaucus, N.J.; May 12, 2014 CMAJ (Canadian Medical Association Journal), online

HealthDay
Más noticias de salud en:
Embarazo
Seguridad al conducir
Últimas noticias de salud
Página actualizada 14 mayo 2014