Omita y vaya al Contenido

Los animales domésticos pueden tener las mismas cepas de 'súper gérmenes' que sus dueños, según un estudio

Pero la infección tiende a originarse en los seres humanos, de modo que no es necesario preocuparse de si su gato o su perro tienen el SARM, afirman los investigadores
(*estas noticias no estarán disponibles después del 08/12/2014)

Traducido del inglés: miércoles, 14 de mayo, 2014
Imagen de noticias HealthDay

MARTES, 13 de mayo de 2014 (HealthDay News) -- Un nuevo estudio podría proporcionar la mejor evidencia hasta ahora de que el súper germen conocido como SARM se puede transmitir entre los humanos y sus mascotas, aunque los investigadores advierten de que las personas no deberían preocuparse demasiado sobre el germen que tengan sus gatos o perros.

En general, los hallazgos revelan cómo el uso de antibióticos puede afectar a los gérmenes que infectan tanto a las personas como a los animales, explicó el autor del estudio, Ewan Harrison, investigador asociado de la Universidad de Cambridge, en Inglaterra.

La investigación también muestra hasta qué punto "las enfermedades infecciosas en los seres humanos y los animales están vinculadas intrínsecamente y deberían considerarse un problema único que se debe abordar conjuntamente a partir de la medicina humana y la veterinaria", indicó.

El Staphylococcus aureus resistente a la meticilina, más conocido como SARM, provoca infecciones en la piel, en el torrente sanguíneo y en otras partes del cuerpo.

Anteriormente se hallaba limitado principalmente a las personas enfermas en los hospitales y los hogares para ancianos, pero el SARM se ha propagado a todo el mundo, y a menudo infecta a personas sanas como los presidiarios o los deportistas que comparten artículos, como toallas y máquinas de afeitar eléctricas. El SARM puede ser mortal, y no se puede eliminar fácilmente con antibióticos.

No es ningún secreto que el SARM puede pasar de una especie a otra. En un caso bien conocido, una elefanta recién nacida en un zoo falleció después de que un ser humano que la cuidaba la infectó accidentalmente con el SARM.

Pero aunque algunos tipos de SARM parecen "ser capaces de transmitirse fácilmente entre distintas especies, otros parecen restringirse a una o a un número reducido de especies animales, lo que posiblemente se deba a que las adaptaciones específicas a una especie hagan que la bacteria sea menos capaz de infectar a otras", explicó Harrison.

En el nuevo estudio, los investigadores querían comprender mejor el modo en que el SARM pasa de una especie a otra. Analizaron la configuración genética de las cepas de SARM de los gatos y los perros en Inglaterra y descubrieron evidencias de un "origen humano" de los gérmenes que había en los animales.

Los investigadores también descubrieron que los gérmenes SARM encontrados en los animales estaban desarrollando una resistencia (inmunidad) al antibiótico clindamicina, que los veterinarios usan en el Reino Unido. Los gérmenes tienen menos probabilidades de volverse inmunes contra el antibiótico eritromicina, que se usa menos.

"Esto demuestra que el modo en que usamos los antibióticos tanto en los seres humanos como en los animales puede alterar la población de una bacteria que puede causar infecciones en ambos", dijo Harrison.

No está claro si lo mismo es cierto para otro tipos de gérmenes, dijo.

El Dr. J. Scott Weese, profesor asociado en el departamento de patobiología de la Universidad de Guelph, en Canadá, dijo que el estudio "no cambia nada, pero sí da más respaldo a la hipótesis en desarrollo de que el SARM de las mascotas normalmente tiene, en última instancia, un origen humano".

"Dado que normalmente el SARM en las mascotas se asocia con los seres humanos, si el perro de alguien tiene el SARM, probablemente el origen sea el dueño u otra persona que viva en la casa que tenga el SARM y que probablemente sea una fuente mayor que el perro", dijo.

¿Qué se puede hacer?

"Los dueños de mascotas no deberían preocuparse demasiado directamente del SARM en sus animales aparte de reforzar el mensaje de una higiene adecuada al tratar con las mascotas", dijo Harrison. Los expertos recomiendan que se laven las manos frecuentemente cuando un animal doméstico o su dueño o dueña esté infectado con el SARM.

Con respecto a la investigación en el futuro, "en la actualidad estamos usando la tecnología de secuenciación del genoma para comprender la transmisión entre los humanos y los animales en el ambiente de un hospital veterinario", señaló Harrison. "También esperamos investigar colecciones más abundantes de diferentes tipos de SARM para descubrir si los hallazgos de nuestro estudio se pueden generalizar a otros tipos de SARM".

El estudio se publicó recientemente en línea en mBio, una revista de la Sociedad Americana de Microbiología (American Society for Microbiology).


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTES: Ewan Harrison, Ph.D., research associate, University of Cambridge, England; J. Scott Weese, DVM, associate professor, department of pathobiology, University of Guelph, Ontario, Canada; March/April 2014 mBio

HealthDay
Más noticias de salud en:
Salud de las mascotas
Últimas noticias de salud
Página actualizada 15 mayo 2014