Omita y vaya al Contenido

¿Pueden los cigarrillos electrónicos ayudar a dejar de fumar?

Un estudio dice que sí, pero no todos los expertos se muestran de acuerdo
(*estas noticias no estarán disponibles después del 08/19/2014)

Traducido del inglés: miércoles, 21 de mayo, 2014
Imagen de noticias HealthDay

Tema relacionado en MedlinePlus

MARTES, 20 de mayo de 2014 (HealthDay News) -- Un nuevo estudio de investigadores británicos sugiere que los cigarrillos electrónicos pueden ayudar a las personas a dejar de fumar.

El estudio halló que las personas que deseaban dejar de fumar tenían alrededor de un 60 por ciento más de probabilidades de éxito si usaban cigarrillos electrónicos, en comparación con los que deseaban abandonar el hábito y probaron con un parche o chicle de nicotina.

"Parece que, por lo menos para algunas personas, los cigarrillos electrónicos son un método viable para abandonar el hábito que parece comparable a, o incluso mejor que, la terapia tradicional de reemplazo de nicotina", aseguró el Dr. Michael Siegel, profesor de ciencias de la salud comunitaria de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Boston, que no participó en el estudio.

La misma estadística del 60 por ciento se sostuvo cuando los autores del estudio compararon el uso de los cigarrillos electrónicos como adyuvante para dejar de fumar con las personas que intentaron dejar de fumar usando solo su fuerza de voluntad.

Pero fumar es un hábito notablemente difícil de abandonar, y las tasas de éxito siguieron siendo bajas: apenas una quinta parte de las personas que intentaron con los cigarrillos electrónicos como adyuvante para dejar de fumar tuvieron éxito a largo plazo, halló el estudio.

El estudio aparece en la edición en línea del 21 de mayo de la revista Addiction.

El vapor emitido por los cigarrillos electrónicos contiene nicotina, pero no humo de tabaco, reduciendo así el deseo y los síntomas de abstinencia en los fumadores, según la información de respaldo del informe. Y el uso de los cigarrillos electrónicos ha aumentado significativamente en los últimos años: apenas el 2 por ciento de los fumadores de EE. UU. reportaron usarlos en 2010, pero esa cifra aumentó a más del 30 por ciento en 2012, apuntaron los investigadores.

Pero los resultados de otros estudios sobre el potencial de los cigarrillos electrónicos como adyuvante en la cesación del tabaquismo han sido mezclados.

Un estudio publicado en la revista JAMA Internal Medicine en marzo halló que los cigarrillos electrónicos no ayudan a las personas a controlar ni a dejar de fumar.

"Cuando fueron usados por una amplia muestra de fumadores bajo condiciones del 'mundo real', el uso del cigarrillo electrónico no aumentó significativamente las probabilidades de dejar de fumar cigarrillos de forma exitosa", concluyó la investigadora líder, la Dra. Pamela Ling, profesora asociada del Centro de Investigación y Educación para el Control del Tabaco de la Universidad de California, en San Francisco.

Pero Siegel dijo que el nuevo estudio es distinto, porque los investigadores no observaron solo a las personas que usaron cigarrillos electrónicos, sino a las que los usaban específicamente para abandonar el hábito.

"Realmente identificaron a los fumadores que intentaban dejar de fumar usando cigarrillos electrónicos, mientras que el otro estudio solo entrevistó a fumadores en general", apuntó. "En realidad hay que saber si las personas los usan con la intención de dejar de fumar y qué tanto éxito tienen".

Los informes recientes han hallado que algunos cigarrillos electrónicos podrían contener productos secundarios nocivos que podrían aumentar el riesgo de cáncer. Pero las pruebas de toxicidad indican que son más seguros que los cigarrillos normales, según los estudios anteriores.

Siegel considera que los beneficios de renunciar a los cigarrillos superan a los riesgos planteados por los cigarrillos electrónicos.

"Si puede dejar de fumar sin usar los cigarrillos electrónicos en lo absoluto, esa es la situación ideal, pero desafortunadamente lo que los datos muestran es que las personas que intentan dejar de fumar sin ayuda no podrían tener tanto éxito", comentó.

"A largo plazo, creo que le irá mejor dejando de fumar que si no lo deja, aunque la forma de dejar de fumar sean los cigarrillos electrónicos", añadió Siegel. "Entonces podemos preocuparnos sobre cómo lograr que la gente deje el cigarrillo electrónico". (La nicotina es el componente adictivo de los cigarrillos).

El Dr. Norman Edelman, asesor médico principal de la Asociación Americana de los Pulmones (American Lung Association), no está tan dispuesto a recomendar los cigarrillos electrónicos como herramienta para dejar de fumar.

"El estudio es sugerente, pero no se puede decir que sea concluyente", señaló.

"La Asociación Americana de los Pulmones asume la postura de que no se debe pensar que ningún agente es seguro y efectivo para dejar de fumar a menos que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. lo apruebe para ese fin", dijo Edelman.

La prueba real de si los cigarrillos electrónicos ayudan a las personas a dejar de fumar llegará cuando los fabricantes tengan la confianza de solicitar la revisión y la aprobación de la FDA como adyuvantes para dejar de fumar, planteó Edelman.

El mes pasado, la FDA propuso unas regulaciones muy esperadas para regir a la industria de los cigarrillos electrónicos. Las nuevas normas otorgan a la FDA la autoridad para regular los cigarrillos electrónicos como productos de tabaco, colocándolos bajo los mismos requisitos que los cigarrillos.

Para el nuevo estudio, un equipo liderado por Jamie Brown, miembro principal de investigación del Centro de Investigación sobre Salud Conductual del Colegio Universitario de Londres, encuestó a más de 5,850 fumadores que habían intentado abandonar el hábito sin el uso de medicamentos recetados ni ayuda profesional.

Entre esos fumadores, el 20 por ciento de los que intentaron dejar de fumar usando cigarrillos electrónicos reportaron que lo había conseguido, anotaron los investigadores.

Pero según Robert West, autor principal del estudio, el uso de programas probados para dejar de fumar prácticamente triplicó las probabilidades de dejar de fumar, en comparación con intentar hacerlo solo o mediante el uso de productos de venta libre.

Los autores del estudio no informaron de ninguna financiación por de los fabricantes de cigarrillos electrónicos.


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTES: Michael Siegel, M.D., M.P.H., professor, department of community health sciences, Boston University School of Public Health, Boston; Norman Edelman, M.D., senior medical advisor, American Lung Association; May 21, 2014, Addiction

HealthDay
Más noticias de salud en:
Dejar de fumar
Últimas noticias de salud
Página actualizada 22 mayo 2014