Omita y vaya al Contenido

La diabetes podría ser una mayor amenaza para el corazón de las mujeres, según un estudio

Las mujeres con diabetes se enfrentan a un riesgo entre un 40 y un 50 por ciento mayor de sufrir una enfermedad cardiaca que los hombres con diabetes, afirman los investigadores
(*estas noticias no estarán disponibles después del 08/21/2014)

Traducido del inglés: viernes, 23 de mayo, 2014
Imagen de noticias HealthDay

JUEVES, 22 de mayo de 2014 (HealthDay News) -- La diabetes parece suponer un mayor riesgo para la salud cardiaca de las mujeres que de los hombres, según un nuevo análisis de la investigación actual.

"El riesgo de enfermedad cardiaca coronaria conferido por la diabetes es entre un 40 y un 50 por ciento mayor para las mujeres que para los hombres", dijo la coautora del estudio, Rachel Huxley, directora del Centro de Bioestadística y Ensayos Clínicos de Queensland de la Universidad de Queensland, en Australia.

Los resultados respaldan los hallazgos de los análisis anteriores que habían descubierto que las mujeres con diabetes tienen un riesgo casi un 50 por ciento más alto de muerte por enfermedad cardiaca que los hombres con diabetes, indicaron los autores del estudio.

Esta diferencia podría proceder del hecho de que los hombres contraen la diabetes tipo 2 propiamente dicha antes que las mujeres y cuando tienen un peso inferior, dijo Huxley. Debido a esto, los hombres reciben un tratamiento agresivo antes tanto para la diabetes como para los posibles riesgos de la salud cardiaca, como la hipertensión o el nivel alto de colesterol.

Por su parte, las mujeres quizá tengan que estar en un peor estado que los hombres antes de contraer la diabetes tipo 2 del todo, de modo que están en un peor punto de partida desde antes de que empiece el tratamiento. Los autores del estudio citaron los datos que muestran que el índice de masa corporal (IMC) de las mujeres en el momento del diagnóstico de la diabetes tiende a ser casi 2 unidades más alto que el de los hombres. El IMC es una puntuación que mide si una persona se considera en sobrepeso en función de su estatura.

"No se trata tanto de que las mujeres no sean tratadas, sino de que están en un estado peor cuando las diagnostican", dijo la Dra. Mary Ann Bauman, directora médica de Salud de la Mujer y Relaciones Comunitarias de Integris Health en Oklahoma City, y vocera de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association).

Los autores del estudio revisaron los datos médicos de más de 850,000 personas recogidos de 64 estudios distintos realizados entre 1966 y 2013. El nuevo informe se publicó en línea el 22 de mayo en la revista Diabetologia.

Aunque los estudios no mencionaban qué tipo de diabetes tenían los voluntarios del estudio, la diabetes tipo 2 es con diferencia el tipo más común de diabetes, según la Asociación Americana del Corazón.

Casi 30,000 personas de los estudios tenían alguna forma de enfermedad cardiaca, indicaron los autores del estudio.

Cuando los investigadores observaron el riesgo según el sexo, descubrieron que las mujeres con diabetes tenían casi 3 veces más probabilidades de contraer una enfermedad cardiaca que las mujeres sin diabetes. Para los hombres con diabetes, el riesgo de enfermedad cardiaca fue un poco más del doble que el de los hombres que no tenían diabetes.

Aunque el estudio halló una asociación entre las mujeres diabéticas y las enfermedades cardiacas, no demostró que hubiera una relación de causalidad entre la diabetes, el sexo y las enfermedades cardiacas.

Los hallazgos del estudio de forma contundente que los médicos deben tener en cuenta el sexo cuando tratan una enfermedad crónica, señaló la Dra. Tara Narula, directora asociada de la Unidad de Cuidados Cardiacos del Hospital Lenox Hill de la ciudad de Nueva York.

"Se terminaron los días en los que no se distinguía si se trataba de hombres o mujeres", dijo Narula. "Tenemos que considerar a las mujeres como entidades únicas con respecto a sus factores de riesgo, si reconocemos que existe esta diferencia entre los sexos, tenemos que ser más agresivos en la evaluación y el tratamiento de la diabetes o las enfermedades cardiacas de las mujeres".

Las mujeres probablemente necesiten un tratamiento más agresivo cuando tengan prediabetes, en lugar de esperar a que contraigan la diabetes propiamente dicha, afirmaron Narula y Bauman. En la prediabetes, las personas han empezado a desarrollar una resistencia a la insulina, pero no tienen los niveles de hiperglucemia que se requieren para un diagnóstico de diabetes.

Podría ser que pasar un periodo más largo de prediabetes tiene consecuencias sobre los vasos sanguíneos del corazón, y los endurece y estrecha, señalaron.

"Si eso resulta ser cierto, entonces deberíamos prestar más atención a la fase prediabética, y quizá ser más agresivos que lo que hemos sido hasta ahora", dijo Bauman. "Podemos evitar que pasen estas cosas. Las enfermedades cardiacas son prevenibles en gran medida".

Los autores del estudio recomiendan que se hagan más evaluaciones de la prediabetes a las mujeres, además de un seguimiento más estricto a las mujeres con un riesgo alto de diabetes.


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTES: Rachel Huxley, D.Phil, director, Queensland Clinical Trials and Biostatistics Centre, the University of Queensland, Australia; Mary Ann Bauman, M.D., medical director for Women's Health and Community Relations, Integris Health, Oklahoma City, OK; Tara Narula, M.D., associate director, Cardiac Care Unit, Lenox Hill Hospital, New York City

HealthDay
Más noticias de salud en:
Diabetes tipo 2
Enfermedades del corazón en la mujer
Problemas del corazón asociados con la diabetes
Últimas noticias de salud
Página actualizada 27 mayo 2014