Omita y vaya al Contenido

Un grupo de trabajo recomienda que se haga la prueba de la hepatitis B a las personas con un riesgo alto

La vacuna y los tratamientos antivirales hacen que valga la pena detectar de forma temprana esta enfermedad crónica, afirma un investigador
(*estas noticias no estarán disponibles después del 08/25/2014)

Traducido del inglés: martes, 27 de mayo, 2014

Temas relacionados en MedlinePlus

LUNES, 26 de mayo de 2014 (HealthDay News) -- Los médicos deberían evaluar de manera regular a las personas con un riesgo alto de contraer el virus de la hepatitis B, que provoca una enfermedad crónica y puede resultar en un cáncer de hígado si no se trata, según recomienda un panel nacional de expertos en salud.

El Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de los EE.UU. aconsejó que se deberían realizar exámenes de la hepatitis B a grupos específicos de personas, que incluyen a:

  • Personas nacidas en países con una tasa alta de infecciones, principalmente en Asia, África sub-Sahariana, las islas del Pacífico, Oriente Próximo y el este de Europa.
  • Las personas que comparten factores de riesgo parecidos a los del VIH, lo que incluye a los usuarios de drogas que se inyectan, los hombres que mantienen relaciones sexuales con otros hombres y las personas que viven o que mantienen relaciones sexuales con alguien que tenga hepatitis B.
  • Los pacientes con un sistema inmunitario debilitado o que estén en tratamiento de insuficiencia renal.

La hepatitis B no tiene cura. Pero hay ahora una vacuna y los tratamientos antivirales han mejorado hasta el punto de que se puede tener controlado el virus, dijo el Dr. Roger Chou, profesor asistente de la Universidad de Salud y Ciencias de Oregón, en Portland, y director del Centro de Prácticas Basadas en la Evidencia del Noroeste Pacífico.

"Tenemos tratamientos que son efectivos para suprimir el virus y para mejorar las anomalías del hígado, de modo que podemos evitar algo del daño que produce la hepatitis B crónica", señaló Chou, que fue el autor principal de la revisión de las evidencias que formaron la base de la recomendación del grupo de trabajo.

En la actualidad, hasta una cuarta parte de las personas infectadas con la hepatitis B crónica fallecen de cirrosis (cicatrización) del hígado o de cáncer de hígado.

"Había evidencias bastante claras de que hay un beneficio significativo para las personas que tienen un riesgo alto", dijo el Dr. Mark Ebell, miembro del grupo de trabajo y profesor asociado de epidemiología y bioestadística de la Universidad de Georgia, en Athens.

La recomendación aparece en la edición del 26 de mayo de la revista Annals of Internal Medicine.

La hepatitis B se ha vuelto menos común en los Estados Unidos debido al éxito de los programas de vacunas que empezaron en los años 90, dijo Ebell.

Pero todavía hay hasta 2.2 millones de personas en los Estados Unidos que están infectadas de manera crónica con la hepatitis B. El grupo de trabajo confía en que los programas de evaluación ayuden a proporcionar a estas personas el tratamiento que necesitan.

El grupo de trabajo publicó previamente una recomendación de que todas las mujeres embarazadas en los Estados Unidos deberían hacer las pruebas de hepatitis B.

Otro estudio publicado en la misma revista halló que realizar un tratamiento a todos los bebés de las madres con hepatitis B con inmunoterapia justo desde el momento del nacimiento tiene buenos resultados.

Los investigadores de Kaiser Permanente administraron a los bebés del estudio la vacuna de la hepatitis B y anticuerpos en el plazo de 12 horas después del nacimiento, y descubrieron que los bebés tenían muchas menos probabilidades de acabar siendo infectados por el virus.

Al detectar a las futuras madres con hepatitis B y tratar a sus bebés, los médicos pudieron reducir las tasas de infección hasta 0.75 recién nacidos infectados de cada 100 nacimientos entre 1997 y 2010. Antes de este método, hasta el 40 por ciento de los bebés de madres infectadas acababan teniendo la hepatitis B de forma crónica, dijeron los investigadores.

Las recomendaciones del nuevo grupo de trabajo son consistentes con las directrices publicadas con anterioridad por los CDC y la Asociación Americana para el Estudio de las Enfermedades del Hígado (American Association for the Study of Liver Diseases), indicó Ebell.

Las personas que están en uno de estos grupos de alto riesgo deberían pedir a su médico que les examine, dijo Chou, e indicó que es beneficioso para la salud incluso para los que dan negativo en la hepatitis B.

"Si usted tiene un riesgo alto y el resultado da negativo, puede vacunarse y protegerse entonces de la hepatitis B", dijo.

El Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de los EE.UU. es un panel independiente y voluntario de expertos a nivel nacional para la medicina preventiva y basada en evidencias. Hacen recomendaciones sobre los servicios clínicos preventivos como las pruebas de detección, los servicios de asesoramiento y los medicamentos preventivos.

La Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio ha dado un nuevo impulso al grupo de trabajo, al requerir a los planes médicos que cubran de forma gratuita los servicios preventivos y las evaluaciones recomendadas por el panel.


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTES: Roger Chou, M.D., assistant professor, Oregon Health & Science University, and director, Pacific Northwest Evidence-based Practice Center, Portland, Ore.; Mark Ebell, M.D., associate professor, epidemiology and biostatistics, University of Georgia, Athens; May 26, 2014, Annals of Internal Medicine

HealthDay
Más noticias de salud en:
Exámenes médicos
Últimas noticias de salud
Página actualizada 28 mayo 2014